900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Muchas víctimas nos llaman para preguntar cómo calcular su indemnización por accidente de tráfico. También recibimos muchas consultas de clientes que, nada más sufrir el accidente, quieren saber cuánto van a poder reclamar por sus daños.

 

Jorge.-Existe un claro desconocimiento sobre cómo se calculan las indemnizaciones por accidente de tráfico. Por eso, te tengo que preguntar, ¿Qué grandes conceptos se indemnizan en este tipo de accidentes?

Alicia.- Las víctimas de accidentes de tráfico pueden reclamar por dos grandes conceptos: uno son los daños personales, es decir, las lesiones y otro son los daños materiales, es decir, la pérdida patrimonial.

 

Jorge.- Entonces tenemos daños personales y daños materiales. ¿Qué se indemniza en cada caso? Vamos a empezar por los daños personales. ¿Cómo se calcula la indemnización por lesiones?

Alicia.- La indemnización por lesiones se calcula fundamentalmente en base a dos conceptos variables: uno es el tiempo y otro son las secuelas.

El tiempo son los días que transcurren desde el día del accidente hasta que la víctima recibe el alta médica por curación o hasta que sus lesiones quedan estables.

Cada uno de estos días se cobra en una cuantía diferente en función a lo que se conoce como perjuicio personal. Así, tenemos, que el perjuicio personal muy grave se indemniza con 100€ diarios mientras que, por ejemplo, el día de perjuicio personal básico se indemniza con 31€ diarios. La calificación de este perjuicio se medirá en función a la limitación personal diaria que supongan las lesiones de la víctima.

Una vez se tiene el alta, siempre que ésta sea porque las lesiones no puedan curarse completamente y estén estables, hablamos de que existen secuelas. Por tanto, las secuelas son aquellas lesiones que la víctima tendrá de forma permanente, es decir que después de tratarlas no han curado y no se prevé su curación a corto plazo.

 

Jorge.- Alicia, ¿cómo se calcula la indemnización por daños materiales? ¿Qué conceptos incluye?

Alicia.- La indemnización por daños materiales incluye dos conceptos: daño emergente y lucro cesante.

  • El daño emergente es el perjuicio patrimonial que la víctima sufre en sus bienes pasados y presentes. Generalmente se asocia a los desperfectos en los bienes, así como los daños en el vehículo y, además, los gastos que la víctima tenga que soportar con motivo del accidente.
  • Lucro cesante hace referencia a la ganancia futura que se deja de percibir con motivo del accidente. Por ejemplo, un taxista cuyo vehículo está en el taller durante 15 días y no puede trabajar. Se le debe presuponer que esos 15 días que no puede trabajar deja de ganar una cuantía diaria que la compañía responsable debe indemnizar.

Jorge.- De acuerdo, de nuevo, entonces, por resumir. Por daños materiales tenemos que calcular dos conceptos: el daño emergente, que es el patrimonio pasado y presente de la víctima que se ve afectado con motivo del accidente y, también, el lucro cesante, que es la ganancia dejada de percibir debido al accidente de tráfico.