Calcular el valor venal

Calcular el valor venal

¿Cómo calcular el valor venal de una moto o un coche siniestrado? te explicamos que es el valor venal y cuando se paga este concepto y no el valor íntegro

Los daños materiales se producen en nuestro vehículo, motocicleta o bicicleta, a consecuencia del accidente, y debemos reclamarlos como un perjuicio sufrido, si bien la reclamación puede consistir en la reparación de esos daños, siempre que el importe de la misma no supere el valor venal de nuestro vehículo, motocicleta o bicicleta, ya que de lo contrario nos lo van a dar siniestro total.

QUE ES EL VALOR VENAL DE UN VEHICULO

Podemos definir el valor venal como el importe económico que obtendría el dueño de un bien usado, cuando decide venderlo. El importe depende de la antigüedad del bien, de su estado (más o menos usado) y a las leyes del mercado.

En el ámbito de los seguros, debemos tener en cuenta que el concepto de valor venal cuando vayamos a contratar una póliza de seguros, ya que no significa lo mismo el valor venal que el importe de la reposición o reparación, y si tenemos un accidente no es lo mismo que nos paguen el valor venal o que nos reparen los daños del coche, sobre todo teniendo en cuenta que los vehículos pierden valor a gran velocidad con cada año que pasa.

El valor venal de un vehículo cobra más importancia en los casos en que nos decantemos por contratar un seguro a todo riesgo. Muchas aseguradoras solo pagan una parte del valor venal del vehículo en caso de sufrir un accidente cuando el mismo tiene una antigüedad de más de 4 años.

Para calcular el valor venal de un vehículo tendremos, por tanto, que tomar como base los años de antigüedad del mismo, por lo que si sufrimos un accidente ese valor venal vendrá determinado por el valor de venta de nuestro vehículo en el momento del siniestro, es decir, por lo que obtendríamos en ese momento si quisiéramos vender nuestro coche.

Debemos por tanto, antes de contratar un seguro a todo riesgo, comprobar las distintas coberturas que ofrecen las aseguradoras. Lo habitual es que en caso de coches nuevos, el seguro a todo riesgo cubran el valor de nuevo del vehículo los dos primeros años, y los dos siguientes años paguen el valor “de afección o valor mejorado” (valor venal con un pequeño incremento). A partir del quinto año las compañías de seguro solo suelen abonar el valor venal solamente si se trata de seguros a todo riesgo.

EL VALOR VENAL DE UN COCHE

Ya hemos visto que cuando nos referimos al valor venal de un coche estamos hablando del dinero que puede conseguir el dueño de un coche usado cuando lo vende. Se trata del precio o importe que ese coche puede alcanzar en el mercado, teniendo en cuenta factores como la antigüedad, como se conserva, y la ley de la oferta y la demanda.

Si trasladamos el concepto al campo de las indemnizaciones cuando sufrimos un accidente de coche, se considera el valor venal de un coche el valor de mercado que tiene ese vehículo en el momento inmediatamente anterior al accidente que hemos tenido.

Evidentemente el valor venal no puede ser el valor del coche como si fuera nuevo, pues el factor principal a tener en cuenta va a ser la antigüedad del mismo, y el valor de nuevo se refiere al momento en el que el coche sale del concesionario.

En cambio, el valor de reposición, o valor de mercado, se refiere al valor que tiene un coche si se comprara en el momento del accidente, por lo que se tiene en cuenta el valor de un coche que tuviera las mismas características y antigüedad que el coche que ha sufrido el siniestro, pero sin importar ni el estado del mismo, ni los kilómetros que tenga.

Hay ocasiones en las que hablamos de valor venal mejorado, que sería un intermedio entre el valor venal y el de reposición, y que va a depender de la negociación que tengamos, ya que aunque el perito haya determinado el valor venal, quien se encargue de esa operación prefiere mejorar ese valor. En estos casos habrá que revisar bien la póliza de seguro que tengamos y suelen utilizarse las referencias de las Tablas Ganvam o Eurotax, añadiendo un tanto por ciento que se incluye en la póliza.

EL VALOR VENAL DE UNA MOTOCICLETA

En el caso del valor venal de una motocicleta, ocurre más o menos lo mismo, el valor venal de la moto será el importe monetario en el caso de querer venderla en ese momento, y se tendrán en cuenta para su cálculo elementos como la antigüedad, las características técnicas y los accesorios que se hayan añadido a la moto y no sean de serie.

Para calcular el valor venal de la moto se utilizarán las tablas del Ministerio de Hacienda, teniendo en cuenta marca y modelo, y a partir de ello se va a plica run porcentaje al valor oficial que haya publicado Hacienda según los años que lleva matriculada la motocicleta.

Como es lógico, e igual que en los coches, cuanto más tiempo pase menos va a valer la moto, siendo los porcentajes de referencia los siguientes:

  • Hasta 1 año: 100%
  • Más de 1 año, hasta 2: 84%
  • Más de 2 años, hasta 3: 67%
  • Más de 3 años, hasta 4: 56%
  • Más de 4 años, hasta 5: 47%
  • Más de 5 años, hasta 6: 39%
  • Más de 6 años, hasta 7: 34%
  • Más de 7 años, hasta 8: 28%
  • Más de 8 años, hasta 9: 24%
  • Más de 9 años, hasta 10: 19%
  • Más de 10 años, hasta 11: 17%
  • Más de 11 años, hasta 12: 13%
  • Más de 12 años: 10%

La póliza de seguros que tenemos contratada es la que nos va a determinar en caso de sufrir un accidente, si nos van a aplicar el valor venal, el valor a nuevo o el valor de mercado. Normalmente el seguro va a pagar el arreglo de la moto salvo que esa reparación supere el valor venal, en cuyo caso pagarán solo el valor venal, no el de la reparación, ya que de lo contrario se considera que existe enriquecimiento injusto.

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita