Caso real de indemnización por accidente en autobús

Caso real de indemnización por accidente en autobús

A lo largo de todos los años de experiencia profesional, son múltiples y variados los casos que hemos tramitado de reclamaciones de indemnizaciones derivadas de accidentes en un autobús.

La mayoría de las víctimas de un accidente de autobús desconocen los derechos que les asisten cuando sufren un siniestro de este tipo, en la creencia de que solo si se sufren daños graves puede reclamarse una indemnización.

La víctima de un accidente de autobús tiene que estar siempre asesorada por un abogado especializado. La multitud de opciones de reclamar, las indemnizaciones a pedir dependiendo de la responsabilidad en el accidente, la documentación que hace falta para que esa reclamación prospere, y sobre todo, el hecho innegable de que las ofertas de las aseguradoras son siempre por debajo de lo que realmente corresponde al lesionado, requieren que un abogado especialista informe a la víctima, la oriente, y defienda su interés desde el primer momento con garantías.

¿CÓMO FUE EL CASO?

 

Ana R.C viajaba como ocupante en un autobús de la EMT en Madrid, cuando en una intersección en el Paseo de la Castellana, un vehículo que circulaba por el carril izquierdo invadió el carril bus por el que circulaba el autobús para girar a la derecha sin apercibirse de la presencia del mismo.

El conductor del autobús se vio obligado a frenar violentamente para evitar la colisión con el vehículo y realizar una maniobra evasiva. A consecuencia de dicho frenazo, varios pasajeros que viajaban en el interior del autobús cayeron al suelo, lesionándose.

Ana R.C, que viajaba de pie agarrada a la barra de seguridad, salió despedida como consecuencia del fuerte frenazo, golpeándose contra los asientos y el suelo del autobús.

De inmediato se presentó una dotación de la Policía Municipal que realizó un Atestado tomando declaración tanto al conductor responsable del accidente, que invadió el carril bus por el que circulaba el autobús sin prestar atención a las circunstancias del tráfico, como al conductor del mismo, que evitó con el frenazo la colisión con el turismo.

De inmediato se desalojó el autobús y acudieron los servicios de emergencias a realizar la primera asistencia a los heridos en el propio autobús.

Algunos pasajeros fueron dados de alta allí mismo, mientras que otros, como Ana R.C fueron trasladados al Hospital.

A consecuencia de dicho accidente, Ana R.C sufrió lesiones por las cuales estuvo de baja laboral durante 140 días, consistentes en traumatismo craneal, cervicalgia y dorsalgia postraumática, rotura fibrilar del gemelo derecho y contusión en rodilla izquierda.

¿CÓMO SE DESARROLLÓ EL PROCESO?

 

Ana R.C acudió a nuestro despacho a los pocos días de sufrir el accidente para asesorarse sobre su derecho a una indemnización por accidente en autobús.

Desde el principio, nuestros abogados le fueron indicando los pasos que tenía que dar para ir recopilando toda la documentación medica que iba a hacer falta para la reclamación posterior a la aseguradora del vehículo causante del siniestro.

Asimismo se solicitó y obtuvo el Atestado, que indicaba claramente la responsabilidad del conductor del vehículo que invadió de manera temeraria el carril por el que circulaba el autobús. Durante el proceso, la lesionada fue reconocida por el médico de la aseguradora en dos ocasiones, y también examinada periódicamente por un perito valorador del daño corporal, que seguía la evolución de sus lesiones en el tiempo.

Tras obtener el alta médica nuestra clienta, y recopilar toda la documentación, nuestros abogados hicieron una reclamación inicial a la aseguradora responsable solicitando la preceptiva oferta motivada, adjuntando toda la documentación medica de la lesionada, el informe pericial de lesiones y secuelas emitido por el perito valorador del daño corporal, y fotos y facturas de arreglo de las gafas de sol y el teléfono móvil que Ana R.C llevaba en el momento del accidente y que resultaron dañados en el mismo.

En unos días la compañía de seguros remitió a los abogados la oferta motivada de indemnización, que resultó muy inferior a la valoración real de las lesiones de Ana R.C realizada por el perito de la misma.

Nuestros abogados intentaron una negociación amistosa con la compañía de seguros, que subió mínimamente la oferta inicial, pero no se acercaba a la realidad lesional de Ana R.C, por lo que pese al esfuerzo por llegar a un acuerdo amistoso fue necesario interponer una demanda civil contra la aseguradora.

¿CUÁL FUE LA INDEMNIZACIÓN CONSEGUIDA?

 

El proceso de reclamación de Ana R.C se alargó porque los procedimientos judiciales en nuestro país van lentos y el colapso de los Juzgados afectan a la normal tramitación del Procedimiento.

La aseguradora contestó a la demanda reconociendo la obligación de indemnizar, pero ofreciendo una cantidad que nuevamente no resultaba acorde con los daños realmente sufridos por la lesionada.

Se celebró la Audiencia Previa el pasado mes de octubre, señalándose juicio en abril de 2017. Al mismo estaban citado los peritos de ambas partes, tanto de la aseguradora como de la lesionada, quienes defenderían sus informes en la vista.

Un mes después, el letrado de la aseguradora contactó con nuestros abogados con la intención de buscar un posible acuerdo.  Se trataba de iniciar otra negociación para ver si acercando posturas, se conseguía una solución satisfactoria para ambas partes.

La negociación se prolongó unos días y el resultado fue positivo, llegándose a un acuerdo aceptado por Ana R.C que puso fin a la reclamación sin necesidad de tener que ir a juicio.

La oferta inicial de la aseguradora por las lesiones de Ana R.C fue de 11.600 €. Tras la negociación, se llegó a un acuerdo mediante el cual la lesionada fue indemnizada con la cantidad de 17.580 euros por los daños personales o lesiones, y se le abonaron 570 euros por los daños materiales acreditados tanto en el móvil como en las gafas.

Además de lo anterior, Ana R.C recibió otra indemnización conforme al Seguro Obligatorio de Viajeros (SOV), en virtud de las lesiones sufridas, indemnización abonada en base al Baremo específico del SOV y tramitada también por nuestros abogados.

¿POR QUÉ DEBES CONTAR CON NUESTROS ABOGADOS?

 

La labor del abogado especialista en accidentes de tráfico es fundamental en un proceso de reclamación de lesiones y daños.

La víctima desconoce la normativa, y tampoco sabe qué documentación necesita, como llevar su proceso curativo, y a quien tiene que dirigirse en la reclamación. En muchos casos desconocen también que las ofertas de las compañías de seguros, como en el caso de Ana R.C, siempre son por debajo de lo que realmente les corresponde.

Dadas las especialidades de un accidente en un autobús, las opciones que hay, las distintas reclamaciones que hay que hacer dependiendo de quien haya sido responsable, y las opciones de acuerdo amistoso o por el contrario, demanda judicial si llega el caso, es fundamental tener detrás el asesoramiento desde el principio de un abogado especialista que defienda nuestros derechos.

 LEGALCAR ABOGADOS

 

El caso de Ana R.C es uno de los muchos que en LEGALCAR abogados hemos tramitado de víctimas de accidentes de autobús. Sean más graves o menos, siempre debe contarse con apoyo jurídico para tramitar estas reclamaciones.

Además, si la victima dispone de póliza de hogar, es muy probable que la misma le cubra los honorarios del abogado particular gracias a la defensa jurídica, gestión que también se realiza por nuestros abogados para facilitar al cliente en todo lo posible la gestión de su caso.

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita