El uso del móvil ha disparado el número de accidentes de tráfico en Barcelona causados por distracciones elevando a 81 los fallecidos en el primer semestre. Además, 428 personas han resultado heridas en el mismo espacio de tiempo, por las 389 que lo hicieran el año pasado en las mismas fechas.

Las distracciones por el móvil se han convertido en el 23% del total de los accidentes con víctimas. Parte de este incremento se ha trasladado a la mortalidad en carreteras catalanas, con un ascenso del 12’5%. Asimismo, Jordi Jané, Consejero de Interior, ha anunciado que se instalarán hasta 5.338 puntos de control en las carreteras para mejorar la seguridad de las vías interurbanas. También ha denunciado que la mayoría de las víctimas mortales se registran en las comarcas de Tarragona, concretamente en la N-340; uno de los tramos de carretera con más mortalidad de España.

LAS CARRETERAS CATALANAS EN 2015

En general, las carreteras catalanas han sufrido un incremento de la accidentalidad y la mortalidad en el primer semestre de 2015. La mayoría de accidentes se han producido en forma de colisiones frontales y salidas de vía, dejando un resultado de 48 fallecidos y 202 heridos. Jordi Jané ha llamado a los conductores que se desplacen durante las vacaciones estivales que tengan cuidado, descansen adecuadamente y eviten las distracciones al volante.

El Consejero de Interior de Cataluña ha indicado del mismo modo que la mortalidad entre peatones ha pasado de cuatro a diez víctimas durante el año, concentrando los accidentes mayoritariamente en los fines de semana. La directora del Servicio Catalán de Tráfico, Maria Eugènia Domènech, ha proporcionado los datos del resto de provincias: Gerona ha mantenido el número de víctimas mortales en diez, Lérida ha presentado siete muertos más que el año pasado, pasando de once a dieciocho; y Barcelona ha reducido las víctimas de treinta y cinco a veintiséis.

ACCIDENTES TRAUMÁTICOS EN CATALUÑA

Uno de los accidentes más traumáticos acontecidos en Barcelona este verano fue el de un niño de seis años que falleció tras ser atropellado por un autobús de Transportes Metropolitanos de Barcelona. El siniestro ocurrió el 1 de julio a las 16:00 horas en la calle Almagro, en el barrio de Nou Barris. Tras el accidente, el menor fue trasladado al Hospital del Vall d’Hebron donde falleció a causa de sus heridas.

La guardia urbana investigó el asunto, descartando mediante una prueba de alcoholemia que el siniestro estuviese relacionado con la ingesta de bebidas alcohólicas. Además, se ha activado el Protocolo de Apoyo Psicológico del Centro de Urgencias y Emergencias Sociales del Ayuntamiento de Barcelona para dar tratamiento psicológico a los familiares del niño fallecido.

LOS MAYORES AL VOLANTE

Los accidentes de tráfico en personas mayores según Marta Seguí, directora general de tráfico, lanzó un mensaje preocupante afirmando que el único colectivo que ha aumentado el número de víctimas mortales por accidente es el de los mayores de 65 años. Con una población cada vez más envejecida, es normal que aumente el número de personas que conserva el carnet de conducir con esa edad.

Pese a que aprueben los exámenes psicofísicos necesarios para renovar el carnet, es obvio que la pérdida de reflejos y movilidad a esas edades es cada vez más pronunciado, por lo que suponen un peligro para la circulación en según qué situaciones. María del Carmen Martínez, médico de familia de profesión, señala que las facultades como los reflejos, el oído, la atención o la vista se resienten con el envejecimiento de forma progresiva, lo que hace que la mayoría de las personas mayores no lo noten y sientan que están bien para conducir.

En España, el 12’8% de los conductores pertenecen a este colectivo, y el 4’7% supera los 74 años de edad. Pero no solo conservan el carnet de conducir, sino que el 56% de los mayores de 65 años conducen al menos cuatro días por semana. Por contra, apenas el 12% reconoce conducir menos de dos veces a la semana y solo un 33% ha dejado de conducir.

El período de renovación del carnet de conducir en mayores de 65 años es de cinco años, muy por encima, por ejemplo, a los dos años establecidos en Nueva Zelanda. El fiscal de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, asegura que a menudo acuden familias a preguntar qué pueden hacer para que se les retire el permiso a sus familiares de edad avanzada aunque hayan pasado las pruebas psicofísicas. En estos casos se puede solicitar a la Jefatura Provincial de Tráfico una prueba alternativa para reconocer si el conductor mayor de 65 años mantiene unas capacidades aceptables para la conducción.

Consulta a nuestros abogados para accidentes de tráfico gratis.