900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

A la pregunta de si circulamos correctamente en España, tenemos que responder que sí, al menos según los datos recogidos por la última campaña de la DGT. Eso sí, hay que puntualizar que se trata de una campaña especial de concienciación y control que la Dirección General de Tráfico ha puesto en marcha en Andalucía, Ceuta y Melilla y, solamente, sobre usuarios de motocicletas y ciclomotores.

Una vez hecha esta aclaración, contemos lo positivo de la campaña de la DGT, que es, principalmente, que nada menos que el 95% de los conductores que han sido controlados circulaba respetando las normas de tráfico y seguridad vial.

Cerca de 3.000 motocicletas y ciclomotores han pasado el control de los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, quienes sólo han tenido que interponer 150 denuncias. La mayoría de estas denuncias han sido por exceso de velocidad y adelantamientos en lugares donde no estaba permitido.

Junto a los agentes de Tráfico de la Guardia Civil, la campaña especial de la DGT también ha dispuesto un sistema de vigilancia desde el aire por medio del sistema radar Pegasus. En total, se han realizado hasta nueve horas de vuelo en toda Andalucía para detectar conductas temerarias y el uso de una velocidad excesiva en determinadas carreteras.

Asimismo, también se han difundido distintos mensajes de concienciación desde los Paneles de Mensaje Variable que se controlan desde las dos sedes del Centro de Gestión del Tráfico que hay en Andalucía, una en Sevilla y otra en Málaga. El mensaje no ha sido otro que pedir “respeto al resto de conductores hacia los usuarios vulnerables”.

Los usuarios vulnerables en las carreteras son, precisamente, los conductores de motocicletas y ciclomotores. Éstos tienen más posibilidades de sufrir lesiones de mayor gravedad, ya que en un accidente de tráfico reciben el impacto directamente en el cuerpo, ya sea contra otro vehículo o al caer al asfalto cuando intentan evitar una colisión.

Otro de los motivos que más se ha repetido entre las denuncias de tráfico, al igual que en la campaña de la DGT del pasado año, es la inspección técnica de vehículos. Algo más de 40 motoristas no habían pasado la ITV cuando les paró la Guardia Civil durante los días que duró la campaña de control y concienciación en noviembre de 2015.

El uso inadecuado del casco y el consumo del alcohol son graves infracciones que se siguen repitiendo entre los conductores de motocicletas y ciclomotores. En la última campaña de la DGT, seis motoristas no llevaban casco o no lo empleaban de forma correcta, mientras que un total de doce personas que iban en este tipo de vehículos de motor lo hacían con una tasa de alcoholemia superior a la permitida.

La campaña de control y concienciación de la DGT se ha desarrollado de manera efectiva gracias también a la colaboración de los policías municipales de diversos ayuntamientos, dentro de las vías urbanas que son de su competencia.

EL COPILO PERFECTO

¿Sabías que el copiloto tiene un papel fundamental en la prevención de accidentes de tráfico? Hay estudios que señalan que la presencia del copiloto en un vehículo puede llegar a reducir en hasta un 35% las probabilidades de sufrir un accidente de circulación.

Pero no nos vale ir acompañados de cualquier persona mientras conducimos, hay perfiles que son más aptos que otros. Así, los hombres entre 60 y 69 años pertenecen al grupo del copiloto perfecto, pues tienen una actitud empática y vigilan por que el conductor cumpla las normas de circulación.

Además, el copiloto perfecto se preocupa por no distraer al conductor y está pendiente de la señalización, todo lo contrario que el copiloto imperfecto. Éste es normalmente un joven de entre 18 y 29 años y tiene una actitud poco colaborativa: habla demasiado, lanza críticas constantes sobre la forma de conducir de quien va al volante, no para de manipular los dispositivos del salpicadero, etc.

En nuestro país, los conductores son demasiado permisivos con las conductas irresponsables de sus copilotos. Hay quienes confiesan que les permiten que les muestre el teléfono móvil mientras conducen y hasta que no se pongan el cinturón de seguridad, justamente dos de los principales motivos de los accidentes de tráfico donde suelen haber víctimas mortales.