Cobertura ocupantes vehículo

Cobertura ocupantes vehículo

Conoce en la cobertura de ocupantes de un vehículo, si están todas las personas que viajan en el coche aseguradas, las exclusiones más habituales, si puedo reclamar y la ayuda de nuestros abogados para accidente de tráfico.

Los accidentes de tráfico provocan consecuencias diferentes en las víctimas que son conductores y en las que son ocupantes.

La diferencia fundamental es que el conductor puede ser culpable del accidente o víctima si la responsabilidad es de un tercero. Pero el ocupante es víctima siempre, puesto que es un elemento pasivo que no participa del hecho de conducir.

Esta diferencia supone que mientras que un conductor podrá reclamar indemnización siempre que nos sea el culpable exclusivo del siniestro, los ocupantes cobrarán indemnización siempre, y ello al margen de si viajan en el vehículo culpable o el responsable es un tercero.

Es importante que antes de dar cualquier paso, el ocupante se asesore debidamente de las coberturas y derechos que le asisten si ha sido víctima de un accidente de tráfico con un abogado para accidente que no solo le gestionará todo el proceso de reclamación, sino que resolverá todas sus dudas y le indicará los pasos a dar en cada momento.

 

¿ESTÁN TODAS LAS PERSONAS QUE VIAJAN EN EL COCHE ASEGURADAS?

Para muchos conductores, a la hora de contratar un seguro, saber la cobertura de ocupantes del vehículo es una cuestión que les interesa y les preocupa, sobre todo cuando su intención es contratar un seguro a terceros o a todo riesgo con franquicia.

Es claro que en el supuesto de que el accidente sea provocado por un tercer vehículo, tanto el conductor como los ocupantes del vehículo no culpable estarán cubiertos y podrán reclamar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos en el siniestro, tanto personales como materiales.

Pero ¿qué ocurre si soy el culpable de un accidente y en mi coche viajan, por ejemplo, mis padres y un hermano, o unos amigos?

En estos supuestos, mi Seguro de Responsabilidad Civil obligatoria va a cubrir las lesiones sufridas por los ocupantes de mi vehículo, pero no cubre los míos, al ser culpable del siniestro, ni tampoco va a cubrir los daños materiales de ninguno (ni míos como conductor, ni los de los ocupantes de mi vehículo), ni del propio coche ni de los objetos que transporte en el mismo.

Pongamos el caso de que el accidente lo haya provocado un tercero cuyo vehículo carece de seguro, o que se trate de un coche robado, los daños y perjuicios serán cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros.

El conductor culpable del accidente solo tendrá derecho a indemnización en el caso de que haya contratado una cobertura extra, que ya ofrecen muchas compañías de seguros, y que es el seguro del conductor.

Si además soy culpable del accidente y he causado daños personales y/o materiales a un tercero que también lleva ocupantes en su vehículo, al igual que mis propios ocupantes, todos ellos estarán cubiertos por mi Seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria.

 

EXCLUSIONES MÁS HABITUALES

El artículo 5 de la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor indica qué es lo que no está cubierto en estos casos por el Seguro de Responsabilidad Civil.

Ya hemos visto la cobertura por daños personales. Sin embargo, respecto de los daños materiales no están cubiertos los sufridos por el propio vehículo culpable ni por los objetos que se trasladaban en el interior del mismo.

¿Qué ocurre con los ocupantes de un vehículo culpable de un accidente que no está asegurado? En estos supuestos ya sabemos que es el Consorcio de Compensación de Seguros quien se hace cargo de las indemnizaciones.

No obstante, no se hará cargo si los ocupantes del vehículo culpable sabían antes de viajar en el que carecía de seguro obligatorio. En estos casos el Consorcio no les pagará indemnización alguna.

¿Qué ocurre en los casos de alcoholemia con los ocupantes del vehículo culpable cuyo conductor circulaba bajo los efectos del alcohol? La ley indica que los mismos tienen derecho a ser indemnizados, incluso en el caso de que conocieran que el conductor estaba bajo los efectos del alcohol.

Eso no va a impedir, como ya sabemos, que luego la aseguradora repita contra el conductor que circulaba ebrio, debido a las cláusulas de exclusión de responsabilidad incluidas en las pólizas de seguro para estos casos.

 

¿PUEDO RECLAMAR?

Ya hemos visto que el ocupante puede reclamar siempre, salvo en las exclusiones ya mencionadas.

¿Y cómo reclamo? Lo primero es que deben quedar muy claras las circunstancias o dinámica del siniestro y quien es el responsable del mismo, para saber a quién hay que dirigir la reclamación.

Un parte amistoso o un Atestado elaborado por los agentes de la autoridad son los mejores medios de prueba para demostrar la culpa.

Lo segundo, deben acreditarse los daños personales o lesiones sufridas. Para ello cuanta más documentación médica tengamos mucho mejor.

Acudir a urgencias de inmediato y antes de que pasen 72 horas desde el accidente, realizarse pruebas diagnósticas, justificar el tratamiento rehabilitador necesario para la curación, acreditar la baja laboral o el tiempo de incapacitación para hacer las tareas básicas de la vida diaria, recopilar informes de traumatólogo, médico rehabilitador, médico de cabecera, etcétera, son algunos de los documentos básicos para cualquier reclamación por lesiones.

Toda la documentación que acredite los daños sufridos se enviará en su momento a la compañía de seguros responsable de indemnizar junto con un requerimiento de pago.

La seguradora dispone de tres meses para realizar una oferta motivada de pago (ofrecen una cantidad en concepto de indemnización), o una respuesta motivada de pago (niegan el pago bien por no reconocer el accidente, por alegar que no existe, o por negar la culpa de su asegurado).

En ocasiones es posible llegar a un acuerdo amistoso con la compañía con una buena negociación, y en otros casos será necesario interponer un procedimiento judicial contra la misma, cuando la aseguradora realiza una oferta por debajo de lo que corresponde a la víctima, lo que ocurre en la inmensa mayoría de los casos.

 

NUESTROS ABOGADOS PARA ACCIDENTE DE TRÁFICO

Las circunstancias que rodean un accidente de tráfico pueden ser muy variadas y no hay dos siniestros iguales.

Ya sabemos que las aseguradoras velan por el interés de la compañía y nunca por el de la víctima.

Y también sabemos que en la inmensa mayoría de los casos las aseguradoras ofertan siempre indemnizaciones por debajo de lo corresponde percibir al perjudicado.

Por tanto, la víctima siempre va a necesitar ayuda legal. Y no de un abogado cualquiera, sino de un abogado para accidente de tráfico.