Necesito un coche de sustitución para trabajar tras un accidente

Necesito un coche de sustitución para trabajar tras un accidente

¿Te hace falta un coche de sustitución tras un accidente para trabajar? Conoce si tienes derecho a él, lo que puedes hacer en esos casos y cuándo puedes reclamarlos al seguro.

El derecho o no a reclamar un coche de sustitución tras un accidente de tráfico genera mucha confusión a las víctimas de siniestros, que se encuentran con una verdadera “faena”, además de los daños sufridos y el trauma derivado de un siniestro, por las consecuencias que provoca quedarse sin su medio de transporte.

En algunos casos, esa faena no va más allá de tener que esperar pacientemente a que nos reparen el vehículo, Pero ¿qué ocurre cuando lo necesitas para trabajar necesariamente porque no tienes otra opción, o cuando vives en un lugar donde no tienes posibilidades de encontrar otras alternativas de transporte?

¿Qué puedo hacer si necesito mi coche para trabajar y tiene daños tras un accidente?

Seguro que te suena alguna de estas situaciones, que en LEGALCAR conocemos de la mano de algunos de nuestros clientes:

  1. Eres comercial y necesitas tu vehículo para hacer las visitas correspondientes en el desempeño de tu trabajo.
  2. Tu profesión implica viajar constantemente, o eres un repartidor que utilizas tu vehículo diariamente para desempeñar tu trabajo.
  3. Vives en un pueblo pequeño y te desplazas a trabajar en tu coche todos los días, sin que haya alternativas de transporte que cuadren con tus horarios laborales.
  4. Resides con tu familia en una pequeña localidad y utilizas tu vehículo, además de para trabajar, para llevar a tus hijos pequeños al colegio todos los días, y no hay otra posibilidad para moverse o desplazarse.

En todos estos casos y otros muchos, quedarse sin vehículo a consecuencia de un siniestro provoca graves perjuicios a la víctima, que implican tener que buscar soluciones alternativas de transporte que siempre, de uno u otro modo, van a repercutir económicamente en su bolsillo.

Si nos atenemos al espíritu de la Ley, que busca en caso de accidente la compensación o reparación de cualquier perjuicio sufrido por el perjudicado, deberíamos concluir que las aseguradoras deberían hacerse cargo de solventar estas situaciones asumiendo el coste, sea del tipo que sea, que suponga a la víctima buscar alternativas de transporte en estos casos, si bien no es tan sencillo como parece.

¿Tengo derecho a un coche de sustitución?

Dos son los puntos de referencia a tener en cuenta a la hora de valorar si hay o no derecho a coche de sustitución, y el punto de partida es común a ambos supuestos: es fundamental acreditar que necesitas de manera obligatoria e imprescindible tu vehículo para trabajar, y eso implica que realmente es absolutamente necesario.

Por norma las compañías intentarán discutir este derecho, de la misma manera que discuten cualquier partida que les suponga tener que desembolsar una cantidad o pagar algún tipo de gasto.

¿Qué debes tener en cuenta?

  1. Si tienes incluida en tu póliza la cobertura que te da derecho a un coche de sustitución, podrás disponer de él al margen de que hayas sido o no responsable del accidente. Conviene asegurarse leyendo bien la póliza y tener en cuenta que este derecho se ciñe exclusivamente al tiempo que esté tu vehículo reparándose en sentido estricto.
  2. Si no tienes esta cobertura, siempre y cuando no hayas sido culpable del accidente y esté clara la responsabilidad del contrario, puedes reclamar a su aseguradora los gastos derivados de la adquisición de un vehículo de sustitución. Es decir, no se trata de reclamar el coche en sí, sino el importe de lo que te haya costado contratarlo.

¿Puedo reclamar los gastos de desplazamiento a mi seguro?

Como hemos visto, tu seguro únicamente pondrá a tu disposición un coche de sustitución si lo tienes contratado en tu póliza.

En el resto de los casos, la reclamación debe hacerse, y siempre que no seas culpable del accidente, a la compañía del responsable del siniestro.

Eso sí, es fundamental, porque de otro modo la aseguradora se va a negar a costar esta partida, que demuestres, en primer lugar, que el vehículo te es absolutamente necesario para trabajar.

Y, en segundo lugar, que acredites mediante un certificado el tiempo de estancia de tu vehículo en el taller (fecha de entrada y de salida), es decir, el periodo en que has estado privado del mismo que debe coincidir con el tiempo que has necesitado el vehículo de sustitución.

LEGALCAR

En LEGALCAR conocemos de primera mano estos casos y son muchas las veces que hemos reclamado este gasto como un perjuicio más derivado del accidente, tanto en vía amistosa como judicialmente, habida cuenta que las aseguradoras parten de negar esa necesidad, por lo que es importante que el perjudicado esté bien asesorado y sepa lo que hacer y cómo hacerlo para reclamar este perjuicio a la compañía.

Si eres un perjudicado por un accidente de tráfico y necesitas ayuda para reclamar, no esperes y contacta con LEGALCAR.