Un coche de la guardia civil choca con un vehículo ¿ahora qué?

Un coche de la guardia civil choca con un vehículo ¿ahora qué?

Estamos acostumbrados a ver en los medios de comunicación accidentes de tráfico de todo tipo. En nuestro trabajo diario, también nos hemos encontrado con siniestros de distinta clase, con más y menos implicados, o casos donde los intervinientes son atípicos, o al menos, no tan comunes como en los accidentes de tráfico más habituales.

Uno de los supuestos que más nos han llamado la atención y que hemos tramitado en varias ocasiones son los siniestros en los que uno de los vehículos involucrados es de la Guardia Civil.

¿QUIÉN INDEMNIZA A LAS VÍCTIMAS?

Pueden darse dos tipos de accidentes, aquel donde el culpable es el vehículo de la Guardia Civil, y el otro caso en el que dicho vehículo es la víctima, porque el responsable es otro u otros.

La diferencia vendrá marcada por quien tendrá que abonar la indemnización, y según se trate de conductores u ocupantes, como ahora veremos.

Los vehículos de la Guardia Civil están asegurados, como cualquier otro vehículo, y su seguro de responsabilidad civil cubrirá dicha responsabilidad civil del conductor por los daños tanto materiales como personales causados a terceros causados como consecuencia de un hecho de la circulación.

Si el accidente ha sido responsabilidad de un vehículo de la Guardia Civil, la reclamación en principio se tramitará de la misma manera que cualquier otro siniestro, teniendo en cuenta un factor importante, que es si dicho vehículo se encontraba o no en acto de servicio y se encontraba, por ejemplo, yendo a una emergencia.

Los vehículos de la Guardia Civil se consideran de emergencia, y por tanto gozan de prioridad de paso en cruces o en encuentros con otros vehículos, pero ello no les exime, no obstante, de adoptar las precauciones necesarias para evitar causar un accidente.

Si no obstante lo anterior, un vehículo de la Guardia Civil tiene un accidente con otro vehículo y es responsable del mismo, su aseguradora tendrá que indemnizar los daños personales y materiales causados, siempre que la culpa quede bien acreditada.

En estos casos es conveniente, dado que el otro vehículo implicado es de la Guardia Civil, llamar no obstante a los agentes de la Autoridad, para que levanten el oportuno Atestado de Tráfico, y si tenemos testigos mucho mejor.

Las víctimas del accidente podrán reclamar los daños personales sufridos, acudiendo a urgencias lo antes posible y como tarde antes de que pasen 72 horas desde el accidente, y acreditando con la documentación médica que han necesitado tratamiento para la curación de sus lesiones, para que ese periodo se les pague. Si han necesitado baja laboral serán indemnizados por perjuicio personal particular, y si no esos días se computarán como perjuicio personal básico.

Igualmente si después del tratamiento les quedan secuelas, las mismas igualmente serán indemnizadas conforme al Baremo de Tráfico siempre que su existencia se acredite con los informes médicos del lesionado o incluso, si es necesario, con una pericial médica que indique el periodo de curación y las secuelas tras finalizarlo.

Ahora bien, si en el vehículo de la Guardia Civil viajan varios ocupantes, estos tendrán derecho a reclamar indemnización siempre, independientemente de quien haya sido responsable del accidente.

¿QUIÉN INDEMNIZA A LOS POLICÍAS?

Si el accidente no es culpa de los agentes de la Autoridad, sino de otro vehículo, la aseguradora de este último, igualmente tendrá que indemnizar al conductor y ocupantes del vehículo policial.

Normalmente y si el accidente es de cierta consideración, los agentes de la autoridad se verán obligados a pedir una baja laboral, para el caso de que a consecuencia de sus lesiones se vean imposibilitados para realizar su trabajo habitual, teniendo en cuenta que su profesión les exige estar en buena forma física para desempeñarla. Si aun así no necesitan baja laboral, deberán acreditar el tratamiento que reciben para curarse con los informes médicos correspondientes, al igual que las secuelas que les hayan quedado tras el mismo, que pueden ser de mayor o menor envergadura dependiendo del tipo de siniestro y de las lesiones causadas.

De la misma manera que en el caso anterior, si el vehículo causante del accidente lleva ocupantes, estos podrán reclamar su indemnización, ya que los ocupantes cobran siempre, al margen de quien haya tenido la culpa en el accidente.

¿CÓMO FUNCIONAN LAS ASEGURADORAS EN ESTOS CASOS?

Las aseguradoras en estos casos funcionan igual que en cualquier accidente.

Se da la circunstancia de que en el caso de los vehículos de la Policía y la Guardia Civil, nos encontramos ante una profesión de riesgo, por encima de otras profesiones y trabajos.

Ello motivó que en su momento que no se llegara a un acuerdo con ninguna compañía aseguradora para que se ocupara de las pólizas de los policías y los guardias civiles. El concurso público quedó desierto porque no había ninguna compañía que quisiera asegurarlos.

Finalmente fue posible llegar a un acuerdo y una sola compañía presentó la única oferta para suscribir la póliza de accidentes de policías y guardias civiles.

900901450 – Teléfono gratuito