900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Saber cómo actuar cuando somos ocupantes o pasajeros de un turismo, motocicleta, autobús o cualquier medio de transporte, es fundamental a la hora de conocer qué derechos nos asisten y qué debemos hacer si hemos sufrido daños personales y/o materiales.

Lo primero que debe tenerse en cuenta es que el pasajero, tiene derecho siempre a percibir una compensación por los daños y perjuicios sufridos, independientemente de quien haya sido el responsable del accidente. Por lo tanto, lo único que debe saberse con claridad es quien ha sido culpable, para tener claro a quien hay que reclamar.

Así, si por ejemplo viajamos en un vehículo que ha sido colisionado por otro que tiene la culpa del siniestro, reclamaremos los daños y perjuicios a la compañía de seguros de ese coche, pero si el culpable ha sido el conductor del vehículo en el que viajamos, la responsabilidad debe ser asumida por la aseguradora del mismo.

En términos generales la reclamación del ocupante o pasajero se realiza de la misma manera que la del conductor no culpable, y es muy frecuente que, si hay varios lesionados en el mismo accidente, todos ellos reclamen de manera conjunta y sean asesorados por LegalCar, si bien las indemnizaciones no tienen que ser las mismas, porque lógicamente el accidente no afecta por igual a todos.

De esa forma, uno de los ocupantes puede haber sufrido una cervicalgia leve, mientras que otro pude tener antecedentes previos de lesiones similares y sufrir una agravación de su patología previa o incluso, por ejemplo, una lesión en el hombro que el otro pasajero no tiene. O puede darse el caso de que, de varios ocupantes, solo uno de ellos haya resultado lesionado.

Como ya hemos apuntado, lo que el ocupante debe tener claro antes de reclamar es saber a quién tiene que dirigirse. Para ello, si se firma un parte amistoso entre las partes, conviene hacer constar en el mismo que hay ocupantes lesionados e indicar sus datos personales, para evitar que la aseguradora pueda poner en duda que ese pasajero viajaba realmente en el vehículo accidentado.

En caso de intervención de la Guardia Civil o la Policía Local, es importante que en el Atestado que levanten se haga constar los datos de los pasajeros, y que los mismos indiquen si han resultado lesionados. El Atestado servirá también para determinar quién ha sido responsable del accidente y de esa manera conocer a qué compañía aseguradora debemos dirigir la reclamación.

En cuanto a los daños, lo habitual es que el pasajero reclame por las lesiones sufridas y cualquier otro daño en objetos como gafas o móviles, además de los gastos derivados del accidente. En el caso de que el ocupante sea también el propietario del vehículo, podrá reclamar también los daños materiales como perjudicado, aunque no suele ser lo habitual.

Para tramitar la reclamación es muy importante que el pasajero esté convenientemente asesorado por LegalCar, a fin de que se le indiquen los pasos a dar y sus intereses sean defendidos frente a la aseguradora responsable por un experto ajeno a las compañías.

Para reclamar las lesiones, el pasajero u ocupante debe tenerlas acreditadas desde el primer momento. Así, la primera asistencia médica debe realizarse antes de que hayan transcurrido 72 horas desde el siniestro, y es fundamental asegurarse de que el informe médico recoge la totalidad de los daños sufridos.

Para recuperarse, el pasajero u ocupante necesitará realizar tratamiento rehabilitador, que será más o menos largo dependiendo del daño sufrido. El informe final de rehabilitación es un documento básico, ya que en el mismo debe plasmarse no solo el tiempo de curación del lesionado, sino también el estado en que queda a fecha de la estabilización lesional, y si le han quedado secuelas.

La indemnización al pasajero u ocupante se calcula de conformidad con lo dispuesto en el conocido como Baremo de Tráfico 2016, que determina los conceptos que se reclaman, las cantidades y los factores que son de aplicación a cada caso concreto, y que deben ser calculados siempre por LegalCar, ya que la nueva normativa es compleja y comprende muchas partidas que deben ser valoradas e interpretadas por expertos en la materia para que no quede nada por reclamar.

La indemnización por lesiones comprenderá por un lado el periodo de curación que haya tenido el pasajero, dividido en perjuicio personal particular y perjuicio personal básico, dependiendo de si la víctima ha estado hospitalizada, de baja laboral o incapacitada, o en periodo de curación y tratamiento por sus lesiones.

A dicho periodo se le añade la valoración de las secuelas que hayan quedado a la víctima tras el alta médica, de conformidad con unas Tablas recogidas en el baremo de tráfico, y calculadas teniendo en cuenta la edad del lesionado y el número de puntos por las secuelas. Si además el pasajero sufre una incapacidad de la clase que sea derivada del accidente, debe valorarse e igualmente reclamarse.

A los daños personales, el pasajero debe añadir, en caso de tenerlos, la indemnización que le corresponda por daños materiales como te comentamos anteriormente, siempre y cuando se pueda acreditar con facturas.

LEGALCAR ABOGADOS

En LEGALCAR llevamos muchos años defendiendo los derechos de los pasajeros u ocupantes de todo tipo de medios de transporte, perjudicados en accidentes de tráfico. Nuestra experiencia nos indica que hoy más que nunca la víctima necesita ayuda y asesoramiento profesional especializada, para que se reclamen con garantía la indemnización por la totalidad de los daños sufridos por el pasajero