¿Cómo esta el sistema de reclamación de accidentes de tráfico?

¿Cómo esta el sistema de reclamación de accidentes de tráfico?

Es habitual que  los abogados especializados en accidentes de tráfico nos encontremos con clientes que vienen al despacho o que nos llaman y nos comenten que han sufrido un accidente de tráfico hace un tiempo y que no saben que es lo que les corresponde, ni a quién reclamarlo. En muchos de los casos es ya demasiado tarde para poder hacer un seguimiento del caso correcto, y por tanto para que el accidentado obtenga lo que por derecho le corresponde.

En LEGALCAR hemos constatado en muchas ocasiones cómo las víctimas de un accidente que han sufrido lesiones en el mismo, desconocen qué deben de hacer, y al no haber sido informados han estado desde el siniestro sin realizar ningún tratamiento para la curación de sus lesiones, es decir, cuentan solo con el parte de urgencias y la medicación recetada por el médico de cabecera.

Esto, lógicamente no es culpa del lesionado, ya que nadie le explica que derechos son los que les corresponde y que necesita para poder reclamarlos. Desde nuestro punto de vista, las administraciones deberían realizar un esfuerzo para que en las autoescuelas o de forma privada, se facilitara una pequeña información básica al conductor con sus derechos ante un accidente de tráfico.

Es curioso que las compañías de seguros cobran por un servicio de aseguramiento teniendo una cobertura de defensa jurídica, y sin embargo no facilitan una información básica a lo asegurados, dejándoles desprotegidos ante un eventual siniestro,  y en muchos casos dando una información parcial, o incompleta. Bien es cierto, que el funcionamiento de la reclamación de los daños materiales es más conocido por los conductores, pero respecto a las lesiones es habitual que haya un desconocimiento de qué derechos son los que nos corresponden.

Este desconocimiento viene muy bien a las compañías de seguros, ya que se ahorran una cantidad muy importante de dinero por ello, ya sea porque el lesionado no reclame, ya sea por la imposibilidad de poder hacerlo al no disponer de la documentación médica necesaria o el tratamiento que acredita sus lesiones, con lo que la reclamación puede no prosperar o la indemnización ser muy por debajo de lo que realmente les correspondería.

En LEGALCAR, asimismo, no compartimos el criterio de muchas compañías aseguradoras de hablar de fraude en las lesiones o en los daños, cuando nada se dice de cuantas de ellas han sido injustamente indemnizadas. Es importante luchar contra ello, pero no a costa de perjudicar a las verdaderas víctimas de loa accidentes de tráfico.

CAMBIOS LEGALES

Toda esta situación se ha traducido en dos grandes cambios que han sucedido recientemente en la normativa que se aplicaba hasta el momento a las reclamaciones por accidentes de tráfico.

DESPENALIZACIÓN DE FALTAS

El primero de ellos ha sido la reforma del Código penal que entró en vigor el 1 de julio de 2015, y que hizo desaparecer los Juicios de Faltas, que era la forma más sencilla que tenía la víctima de un accidente de tráfico para realizar su reclamación, por tres motivos: no necesitaba abogado, el médico que valoraba sus lesiones era gratuito e imparcial, y por último el Juicio no conllevaba ningún riesgo en caso de perderse porque estos procedimientos no tenían gastos.

Con la Reforma, se deja a la víctima una sola vía de reclamación, que es la civil, y que implica que si la compañía de seguros no hace una oferta correcta y ajustada a derecho, o si el accidente es discutido en cuanto a la responsabilidad, ahora es necesario contar con abogado, procurador y perito valorador de las lesiones, por lo que los gastos ya son notablemente superiores, no pudiendo en muchos casos hacer frente a ellos la víctima, y por otro lado hay un eventual riesgo de costas, lo que provoca que entre el coste del pleito y el riesgo de las costas muchos lesionados dejen de reclamar o se conformen con la oferta de la compañía, sea o no sea justa.

NUEVO BAREMO DE TRÁFICO

La segunda de las modificaciones que ha empeorado el panorama de la reclamación por accidentes de tráfico es el nuevo Baremo de tráfico que ha entrado en vigor el 1 de enero de 2016.

Este nuevo Baremo es otro claro ejemplo de la capacidad que tienen las compañías de seguros de vender su punto de vista, y en este caso con mayor gravedad, ya que en la redacción del dicho Baremo estaban presentes abogados y victimas de accidentes de tráfico. Si bien es cierto que amplia las coberturas y derechos de los grandes lesionados y deja más claro conceptos como el lucro cesante y el daño emergente, también es cierto que ha dejado al descubierto lo que en LEGALCAR abogados, que llevamos muchos años dedicados a esta especialidad  hace tiempo que estábamos comprobando, y es que la mayoría de los accidentados de lesiones medias y bajas han sido perjudicados claramente.

En la práctica estamos hablando de que la mayoría de los accidentes se producen a baja inercia o media inercia y con lesionados, y lo que las compañías no consiguieron en los tribunales al no poder demostrar que los accidentes a baja velocidad no eran capaces de generar lesiones, lo han conseguido sacando el nuevo Baremo de tráfico.

Igual pasa, por ejemplo, con la valoración de los días de curación, que con el nuevo Baremo suben para aquellos lesionados que están en UCI o similar, pero baja para el resto de los lesionados.

Las asociaciones de victimas de tráfico se han centrado  y han conseguido, de manera muy satisfactoria, una buena sensibilización social con temas como las alcoholemias y los fallecidos o grandes lesionados, lo cual es un éxito muy importante en estos casos que por su dramatismo requerían una acción directa y firme, pero queda mucho trabajo por realizar para los lesionados menos graves, que son la mayoría, y que en la actualidad quedan completamente indefensos frente a las compañías de seguros.

De ahí la importancia de acudir lo antes posible a un abogado especialista para que desde el principio cuenten con asesoramiento para la reclamación de su accidente de tráfico.