Latigazo cervical ¿Cómo reclamar una indemnización?

Latigazo cervical ¿Cómo reclamar una indemnización?

El latigazo cervical o whiplash es el movimiento de flexión y extensión que realiza el cuello tras el impacto de un accidente de tráfico. Aunque en muchas ocasiones este concepto se confunde con una lesión, en realidad es el mecanismo que provoca una lesión en la región cervical. Las lesiones más comunes derivadas del latigazo cervical son: la cervicalgia, el esguince cervical, la rectificación de la lordosis, la protusión y la hernia cervical.

La secuencia que genera este movimiento y que suele provocar las lesiones anteriormente citadas arranca cuando un coche recibe un impacto. Cuando esto ocurre se produce una aceleración en el vehículo que se transmite casi inmediatamente al asiento, afectando al tronco y a los hombros del ocupante del vehículo.

Con cierta frecuencia, los afectados por latigazo cervical refieren dolores ubicados en otras zonas distintas a la cervical. Algunos estudios sobre el tema creen que el latigazo cervical debería considerarse como una afectación de la columna vertebral en conjunto.

Y es que de cara a reclamar en este sentido las compañías aseguradoras en general exigen que se demuestre el nexo causal entre el impacto recibido y las lesiones alegadas. Y no siempre es sencillo encontrarlo cuando las lesiones que se reclaman también aparecen en otras zonas de la columna distintas a la cervical.

Tipos de latigazo cervical

Según la DGT existen tres tipos de latigazo cervical según el tipo de impacto. De esta forma nos encontramos con el impacto trasero, el delantero y el lateral.

Si la colisión con el vehículo es trasera, el cuerpo del impactado se desplaza junto con el asiento hacia delante. El tronco se va hacia delante mientras la cabeza de forma inicial  lo hace hacia atrás, sufriendo una hiperextensión inicial. Después la cabeza se desplaza hacia abajo provocando una hiperflexión.

En el caso de que el impacto sea frontal, la secuencia que se produce es justamente la opuesta a la descrita anteriormente. Primero la cabeza realiza una hiperflexión al desplazarse hacia abajo para acabar efectuando el movimiento de hiperextensión hacia atrás.

Cuando el choque es lateral lo normal es que la cabeza y el cuello se desplacen hacia los lados empezando por el lado desde el que se produce el impacto. El deslazamiento de cuello y cabeza en este caso se produce con un movimiento de inclinación lateral. Aunque el esquema biomecánico del whiplash es más complejo en la realidad.

Otros factores como: la posición de la cabeza y del cuerpo del ocupante impactado; la dirección del vehículo; el tipo de asiento; la posición del reposacabezas; y hasta la fisionomía o las condiciones médicas del accidentado, inciden y afectan a las posibles lesiones.

Las lesiones tienen unos síntomas que a veces pueden presentarse inmediatamente  en otros casos transcurrido un tiempo desde que se produce el accidente. Es fundamental acudir al médico y someterse a una revisión.

A cualquiera de estas variaciones de latigazo cervical se une otro factor que influye directamente en la lesiones y por tanto en el cálculo, el grado de intensidad del impacto.

Indemnización por esguince cervical

Cuando se quiere reclamar por esguince cervical tener una recopilación con toda la documentación médica lo más completa posible es de gran ayuda. Por tanto, es más que recomendable ir a urgencia entre las 24 y las 72 horas desde que se produce el accidente.

Durante la primera revisión médica, la persona lesionada debe intentar detallar lo más posible todos los síntomas que presenta. Cuando una lesión no aparece reflejada dentro en el primer informe  lo más probable es que la aseguradora del demandado alegue la ruptura del nexo causal. Y que por tanto,  no se responsabilice del pago de la misma al no considerar que la lesión alegada tenga su origen en el accidente que se reclama.

Cuando el accidentado es dado de baja, también se requieren tanto los informes facultativos en los que constante la necesidad de baja, como un parte de su médico de cabecera detallando como la lesión le impide el desarrollo efectivo de sus labores.

Si el impactado está de baja, debe ir al INEM y solicitar la baja laboral aunque esté en situación de desempleo. Porque en el caso de recibir una oferta laboral durante este periodo la persona no podrá asistir a la entrevista ni aceptar la oferta debido a las lesiones del accidente.

Para justificara las compañías aseguradoras la gravedad de algunas lesiones se deberán adjuntar todas las pruebas médicas, los informes traumatológicos y del centro de rehabilitación que detallen el estado de las mismas al finalizar los tratamientos. Estos ayudarán a determinar las posibles secuelas.