¿Cómo se hace una demanda por caída en establecimiento?

¿Cómo se hace una demanda por caída en establecimiento?

La demanda por caída en establecimiento se interpone contra la compañía de seguros del local, por los daños y perjuicios sufridos por la víctima que no hayan sido por culpa exclusiva suya.

Al tratarse de un procedimiento judicial, siempre va a ser necesario para interponerla, contar con el asesoramiento de LegalCar, especialista en responsabilidad civil derivada de accidentes en locales o establecimientos, a fin de que la reclamación a la que tengamos derecho a consecuencia de la caída sea viable y sobre todo que pueda prosperar con garantías, porque interponer una demanda implica que si no se hace de manera adecuada, haya riesgo de perderla y por tanto, el demandante tendría que abonar las costas de la otra parte, si no se estimaran sus pretensiones.

¿CÓMO SE HACE UNA DEMANDA?

La demanda inicia un procedimiento judicial civil contra la compañía de seguros del establecimiento donde se ha producido la caída. Para llegar a interponer la demanda, antes hay un proceso en el que deben sentarse las bases para valorar si es o no viable interponer esa demanda y si contamos con suficiente carga probatoria para iniciar el procedimiento judicial.

Es importante tener en cuenta que la carga de la prueba la tiene el demandante, es decir, el perjudicado que quiere reclamar, y que, por tanto, es quien debe de recopilar cuanta documentación sea posible para demostrar, no solo la existencia y dinámica del accidente, sino también los daños y perjuicios sufridos, sean materiales o sean personales.

También es importante tener en cuenta que la demanda no puede interponerse hasta que haya finalizado el proceso curativo del lesionado, es decir, si en la caída hemos sufrido lesiones, habrá que esperar hasta que el proceso curativo de las mismas haya finalizado, y contemos con toda la documentación médica que demuestre la entidad de esos daños, el tiempo que hemos tardado en curar y cómo hemos quedado tras el alta médica.

Una vez el perjudicado ha recopilado toda la documentación, y se ha hecho el requerimiento previo a la compañía de seguros, sin que se haya alcanzado un acuerdo amistoso o extrajudicial, LegalCar procederá a redactar la demanda, adjuntando toda la documentación necesaria para acreditar la responsabilidad, por un lado, y para acreditar los daños y perjuicios sufridos por otro, siendo necesario en caso de haber sufrido lesiones, adjuntar también una pericial médica del lesionado, donde se recoja la entidad de los daños sufridos y el tiempo de curación y secuelas, en base al cual se va a valorar la cuantía a solicitar.

CAÍDAS EN ESTABLECIMIENTOS PÚBLICOS

Una caída puede producirse tanto en un establecimiento público como privado.

Cuando hablamos de establecimientos públicos, nos referimos a accidentes producidos en lugares tales como centros comerciales, restaurantes, locales de ocio, supermercados, tiendas, etcétera. En cualquiera de estos sitios podemos sufrir, por ejemplo, una caída por una mancha de aceite, o de agua o cualquier producto derramado, o en otros casos por una baldosa en mal estado, un anclaje que sobresale, unas escaleras mecánicas defectuosas o unas puertas giratorias que funcionan mal.

Los daños pueden ser de diversa entidad, y pueden ir desde lesiones leves, como golpes o contusiones que se curan con el tiempo, hasta daños personales graves, que pueden consistir en fracturas de huesos en un brazo o una pierna, fractura de cadera, lesiones en el hombro, o traumatismos en la cabeza.

En los establecimientos públicos es necesario, nada más sufrir el accidente, llamar a los servicios de emergencia para una primera asistencia in situ y también a la policía, para poder acreditar cómo ha ocurrido el siniestro, la responsabilidad del centro comercial, sacar fotografías del lugar, de la causa del accidente, y contar con testigos presenciales que en caso de interponer una demanda serán fundamentales para demostrar la culpa, pudiendo ser citados a declarar en caso de ser necesario.

También es fundamental no abandonar el establecimiento sin poner una reclamación en el mismo, o en caso de ser evacuados a causa de las lesiones sufridas, acudir lo antes posible a presentarla, adjuntando fotos, el informe de urgencias con las lesiones, y los datos de los testigos presenciales.

CAÍDAS EN ESTABLECIMIENTOS PRIVADOS

Cuando hablamos de caídas en establecimientos privados, nos referimos a casos de accidentes sufridos en casas particulares, fincas, o edificios de propiedad horizontal.

Las causas de este tipo de siniestros pueden ser muy variadas, y no siempre se podrá achacar responsabilidad al propietario de la vivienda donde se produce la caída o a la comunidad de propietarios de la casa donde ha ocurrido el accidente, ya que en muchos supuestos se trata de caídas casuales o fortuitas donde el único responsable es la propia víctima, en cuyo caso no puede reclamar alguna ya que la responsabilidad es únicamente del propio perjudicado.

En estos supuestos normalmente se hará cargo también, el seguro de hogar de la vivienda donde haya ocurrido el accidente, o el seguro de la comunidad si la caída ocurre en zonas comunes, el portal, las escaleras, rellanos, etcétera.

En cualquier caso, siempre es muy importante que la víctima consulte cuanto antes con LegalCar, para saber si hay derecho a reclamar y si esa reclamación es viable.

¿QUÉ PODEMOS CONSEGUIR CON ESTA DEMANDA?

Partimos de la base de que la demanda civil solamente se interpone cuando no ha sido posible un acuerdo amistoso o extrajudicial, pues antes de iniciar acciones legales se va a realizar un requerimiento de pago a la compañía de seguros responsable.

Lógicamente, lo que pretendemos con la demanda es conseguir que se nos indemnice de manera justa y acorde con los daños y perjuicios que hemos sufrido, compensación que no hemos podido obtener de manera amistosa.

Cuando el requerimiento de pago no es atendido por la aseguradora o la oferta de indemnización por las lesiones y los perjuicios es insuficiente o no se ajusta a los daños reales sufridos por la víctima, es cuando se interpone la demanda judicial, que debe ir suscrita por un abogado y un procurador.

Estos procedimientos judiciales suelen alargarse en el tiempo, debido entre otras cosas, a la saturación de nuestros Juzgados y Tribunales.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que, en cualquier momento del proceso judicial hasta la vista oral, puede llegarse a un acuerdo entre las partes, y será nuestro abogado quien negocie los términos del mismo, que en cualquier caso tienen que ser aceptados por el cliente.

De no llegarse a un acuerdo, el procedimiento continuará su tramitación hasta llegar al juicio, donde se practicará toda la prueba propuesta por las partes y admitida por el Juez, quedando los autos vistos para sentencia.

Esta sentencia es susceptible de ser apelada por cualquiera de las partes, con lo que se generaría otro proceso que puede durar varios meses y que culmina con otra sentencia confirmatoria o no de la dictada por el Juez de Primera Instancia.