900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

¿Necesitas solicitar el atestado por un accidente de tráfico? Conoce lo que es, para qué vas a necesitarlo, y cómo puedes solicitarlo en la reclamación por las lesiones y daños sufridos en el siniestro.

Es uno de los medios probatorios más fiables que tenemos para acreditar la dinámica de un siniestro y poder, en su caso, iniciar un proceso de reclamación por los daños y perjuicios sufridos contra la compañía de seguros del responsable del siniestro.

No siempre es fácil conseguir este documento, y en gran medida depende de quien lo ha emitido (Policía o Guardia Civil) y el tipo de accidente de que se trate.

Aunque se trate de un medio de prueba importante para determinar la dinámica de un siniestro.

En LEGALCAR hemos tenido casos en los que ha sido necesario desmontarlos con otro tipo de pruebas, como un informe de un perito reconstructor de accidentes, porque bien no se ajustaba a la realidad, o bien había obviado factores o conceptos que hacían inviable una reclamación a la que, sin embargo, la víctima tenía derecho.

Por eso es muy importante que lo antes posible, el perjudicado se asesore con LegalCar para asegurarse de que puede reclamar con garantías los daños y perjuicios sufridos en un accidente.

¿Qué es?

Es un documento de carácter administrativo, emitido por los Agentes de Autoridad que corresponda, que contiene una serie de Diligencias practicadas por éstos que suponen una prueba o un indicio de unos hechos, referidos en este caso a un siniestro de tráfico.

No todos son iguales, ya que dependen en gran medida de los hechos ocurridos. Por ejemplo, si se ha producido un siniestro leve en una vía urbana, y acude la Policía Municipal, normalmente levantará lo que se llama un Parte de Accidente, mucho más escueto y sencillo.

Ahora bien, si el siniestro ha consistido en, por ejemplo, un atropello grave con una víctima lesionada, será mucho más exhaustivo y completo.

Los atestados de la Guardia Civil suelen tener, en términos generales, varias partes:

  • Diligencias Iniciales, referidas al modo a través del cual los Agentes han tenido conocimiento del hecho en sí (puede ser una llamada de teléfono, una comparecencia en el lugar del siniestro, etcétera).
  • Diligencias de Trámite, que son las que realizan los Agentes como parte de sus funciones y su actuación profesional ante esos hechos.
  • Diligencias indagatorias, que realizan los agentes para investigar todo lo posible sobre el hecho en cuestión, que pueden ser muy variadas (inspección del lugar, toma de declaraciones a testigos presenciales, análisis de huellas o vestigios, etcétera).
  • Diligencias de terminación o remisión, que suelen incluir un juicio crítico o Diligencia de parecer o informe, con una valoración de los Agentes, en el caso de los accidentes de tráfico y a la vista de todo lo practicado, sobre cómo ha podido ocurrir el mismo. Y finalmente será remitido al Juzgado de Instrucción correspondiente.

¿Para qué lo necesito?

Ya hemos visto que se convierte, en un accidente de circulación, en uno de los medios de prueba fundamentales con el que cuenta la víctima para iniciar un proceso de reclamación por los daños sufridos.

En muchas ocasiones no es posible determinar el modo de ocurrir un siniestro, o la víctima no está en condiciones de manifestar su versión de los hechos. Puede ocurrir que el responsable del mismo se haya dado a la fuga, o que haya dado positivo en un control de alcoholemia. Incluso muchas veces hay versiones contradictorias y las partes no se ponen de acuerdo sobre la dinámica del mismo.

Puede resolver muchos de estos problemas. Por eso es muy necesario para el perjudicado por un accidente, ya que ninguno es igual a los demás y es necesario acreditar la culpa del contrario para poder reclamar a su compañía de seguros.

¿Cómo solicitarlo?

Ya hemos visto que solicitar este documento no siempre es sencillo, y en gran medida depende del tipo de que se trate.

Cuando lo que queremos solicitar es un Parte de Accidente emitido por Policía Municipal de una ciudad o localidad, normalmente puede solicitarse en el organismo competente rellenando una solicitud y previo pago de una tasa, y es muchas ocasiones lo remiten directamente por email o por correo.

Cuando lo que buscamos es un atestado emitido por la Guardia Civil, la cosa se complica un poco más porque normalmente son remitidos al Juzgado de Instrucción correspondiente a la localidad donde ha ocurrido el siniestro.

Antes de la reforma del Código Penal en 2015, cuando todavía existían los Juicios de Faltas, el proceso era más sencillo porque la gran mayoría de los accidentes de tráfico se tramitaban por esta vía.

Pero tras la despenalización de los Juicios de Faltas, la vía penal queda abierta únicamente para una pequeña minoría de siniestros, como por ejemplo los que se producen interviniendo las alcoholemias.