900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

¿Has tenido un accidente de tráfico y tu compañía se niega a pagar la reparación? Conoce cuándo y cómo puedes reclamar, quién se ocupa de los daños y qué pruebas vas a necesitar.

Uno de los mayores quebraderos de cabeza para los perjudicados por un accidente de circulación es la reclamación de los daños materiales de su vehículo.

Y esto es así porque, como ocurre habitualmente, los Convenios y acuerdos que tienen entre sí las compañías de seguros están pensados velando por el interés de la propia aseguradora, nunca el del perjudicado, y contienen una serie de cláusulas donde limitan la cobertura de daños hasta el valor venal.

Esto se traduce en que, a la hora de reclamar, la compañía que corresponda no atienda nuestro requerimiento como esperamos, causándonos un perjuicio que no siempre se resuelve satisfactoriamente para el afectado por el accidente, lo que motiva que sea necesario buscar ayuda legal para reclamar.

¿Quién se hace cargo de los daños en un accidente?

La compañía del afectado por el accidente se hace cargo de la reparación de los mismos y posteriormente reclama a la aseguradora del responsable una cantidad fija que se establece en Convenio.

Como perjudicado en un accidente, dispones de 7 días para dar el parte de accidente a tu aseguradora.

Normalmente ésta va a enviar un perito para que valore esos daños, y determinar si se pueden arreglar o si el importe de esa reparación supera el valor del vehículo, en cuyo caso lo va a declarar siniestro total.

Si los daños se pueden arreglar, tu compañía emitirá un volante de reparación y seguirá el protocolo que ya hemos mencionado.

La cosa se complica si tienes el seguro a terceros, porque en ese caso, tu compañía no hará nada hasta que la del contrario reconozca la responsabilidad de su asegurado. Este proceso a veces se alarga en el tiempo con el consiguiente perjuicio para el afectado por el accidente.

¿Cómo puedo reclamar?

Ahora bien, ¿Qué puedes hacer si tu compañía se niega a pagar esa reparación del vehículo?

Pues bien, la duda de muchos perjudicados es a quien reclamar en esos casos en los que, por no estar conformes con la valoración del perito, el afectado decide reparar por su cuenta los daños y reclamar su importe.

Imaginemos un caso muy habitual que es cuando tenemos un vehículo con cierta antigüedad, pero en perfecto estado hasta el accidente, y el perito lo da siniestro, ofreciéndonos una cantidad muy baja (porque tiene en cuenta la fecha de matriculación del mismo) que ni de lejos nos permite adquirir otro vehículo parecido.

La mayoría de las veces estos casos van a terminar con una demanda judicial en los Tribunales, porque están fuera de los convenios entre compañías y lógicamente las aseguradoras no van a aceptar asumir ese coste por las buenas.

Debes tener en cuenta dos cosas:

  1. Primera, que la reclamación de esos daños debe hacerse a la aseguradora del vehículo culpable, aunque haya sido tu compañía la que te lo haya dado siniestro o se haya negado a repararlo.
  2. Segunda, que no debes hacer así la reclamación si el coste del arreglo supera de manera importante el valor venal de tu vehículo, porque en estos casos la jurisprudencia entiende que puede haber por tu parte un enriquecimiento injusto.

¿Necesito pruebas de que no soy culpable del accidente?

La respuesta siempre a esta pregunta es SÍ. La prueba resulta indispensable en cualquier reclamación por los perjuicios sufridos en un accidente de tráfico.

Estas pruebas son absolutamente necesarias si tienes el seguro a terceros, porque si eres culpable del accidente, los daños materiales tendrás que asumirlos tú. Pero si el responsable ha sido el contrario, tienes derecho a reclamar el pago de todos los perjuicios que hayas tenido.

No es sencillo tramitar una reclamación por daños materiales porque son muchas las variantes que se pueden dar y las aseguradoras no van a ayudarte.

Para salir de dudas, y asegurarte que en tu caso concreto puedes reclamar con garantías, contacta con LEGALCAR y recibirás un primer asesoramiento legal sin compromiso por expertos en accidentes de circulación.