900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

¿Quieres ser un conductor que previene riesgos practicando la conducción eficiente? Te explicamos en qué consiste, sus claves y por qué se pueden reducir los accidentes de tráfico con ella.

Bienvenidos a la conducción eficiente o, lo que es lo mismo, a adaptar tus hábitos a la hora de conducir tu vehículo para conseguir que sea más inteligente, cómoda y preventiva en situaciones de riesgo, y aproveche todas las innovaciones tecnológicas que ofrecen los vehículos actuales.

Tu estilo a la hora de conducir influye tanto en el gasto de combustible, como en el mayor o menor deterioro de tu vehículo, y ello repercute también a la larga en el denominado “efecto invernadero”, por las elevadas emisiones de CO2 que producen, que influyen en una mayor contaminación, y que podemos reducir utilizando técnicas de conducción eficiente.

¿Qué es la conducción eficiente?

Mediante esta práctica los conductores utilizamos una serie de medidas o pautas cuya finalidad es reducir la contaminación, conseguir un bajo consumo de carburante y disminuir los riesgos de la circulación, aprovechando las ventajas tecnológicas de los vehículos modernos.

Esto te va a permitir disminuir la tensión provocada por el hecho en sí de conducir, mejorándola y eliminando situaciones de estrés, y vas a poder además ahorrar combustible y reducir la contaminación atmosférica.

¿Cuáles son sus claves?

Ten en cuenta las siguientes reglas para utilizar en tu día a día tu vehículo de una forma eficiente:

  • En el arranque y puesta en marcha no pises el acelerador al arrancar para no consumir combustible. Si tu motor es diésel debes esperar unos segundos antes de iniciar la marcha, y si es de gasolina, debes salir nada más arrancarlo.
  • En el inicio de marcha usa primera, pero solo unos segundos y cambia de inmediato a segunda.
  • Acelera de manera progresiva sin pisar a fondo el pedal. Si tu motor es diésel cambia de marcha entre las 1300-2000 revoluciones, y si es de gasolina entre las 1500-2000.
  • Utiliza las marchas largas y a bajas revoluciones para que tu vehículo consuma lo menos posible, y más o menos a una velocidad constante, y no frenes y aceleres innecesariamente.
  • Intenta retrasar la reducción de marchas en las subidas, acelerando suavemente, y circular con marchas largas utilizando la inercia para las bajadas.
  • En las curvas debes adaptar la velocidad, sin acelerar y dejando que el coche circule por inercia, lo mismo que en las rotondas.
  • Cuidado con el exceso de carga, porque el peso extra aumenta el consumo, y vigila calefacción y aire acondicionado, que también lo incrementan hasta un 25%.

La conducción eficiente previene accidentes de tráfico

Mediante la conducción eficiente vas a conseguir, además de reducir el consumo de carburante y disminuir la contaminación, reducir los costes de mantenimiento de tu vehículo y aumentar la seguridad.

Puedes ayudar también a incrementar la seguridad vial siendo especialmente prudente con la velocidad, que ya sabemos que es un factor de riesgo a la hora de conducir y que dispara el consumo, circulando a una velocidad media constante, y manteniendo la distancia de seguridad para contar en caso de peligro con tiempo suficiente para reaccionar.

En una posible situación de riesgo, debes estar preparado para reaccionar levantando el pie del acelerador y evitando frenazos bruscos, que pueden desencadenar un accidente. Para es importante que circules con precaución, muy atento a las circunstancias del tráfico para poder prever anticipadamente un posible momento de peligro.

Es importante que mantengas siempre la distancia de seguridad, no solo para evitar riesgos innecesarios en caso de que surja cualquier problema en la carretera, sino que también te permitirá ahorrar combustible si no utilizas los frenos más de lo estrictamente necesario, evitando así tener que acelerar después de frenar.

Adaptar tu conducción a las circunstancias te permitirá advertir con tiempo cualquier imprevisto que pueda surgir, adelantándote a ellos para poder reaccionar adecuadamente y evitar un posible accidente.