900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Con la llegada del verano, aparece en el horizonte la imagen de los desplazamientos masivos en coche  en busca de  playa, sol y  descanso.

Si tenemos hijos pequeños, a la hora de preparar nuestro viaje hay una cosa que nunca debe faltar: La silla de seguridad de nuestros hijos.

Recuerda que si tu hijo no mide más de 135 cms, siempre deberá viajar en los asientos traseros y con su sillita adaptada a su talla y peso.  Los más pequeños y como mínimo hasta los 4 años, deben viajar en un sistema de retención orientado en el sentido contrario de la marcha.

Debemos de tener en cuenta que los bebés y niños  no son adultos en miniatura. El cuello de un niño pequeño es muy corto y la zona abdominal y pectoral excesivamente grande en comparación con un adulto. En los menores de 4 años, la resistencia de sus músculos, huesos y ligamentos es diferente a los adultos: Son más frágiles y necesitan mayor protección.

Las zonas de mayor riesgo de lesión en un niño son cabeza, cuello y columna vertebral. Estas son las partes del cuerpo donde más debemos incidir en la seguridad de los niños. ¿Cómo las protegemos viajando en un vehículo? Haciendo uso de un sistema de retención a contramarcha.  En caso de una desaceleración brusca, las fuerzas en cabeza y extremidades se concentran donde se unen al cuerpo: cervicales, vertebras y espina dorsal.

Si el niño viaja en una silla de espaldas a la marcha, su cabeza apoyaría en el respaldo y desaceleraría junto al vehículo: No es el cuello quien sujeta la cabeza sino el respaldo del  asiento de seguridad. Las sillas de  espaldas a la marcha mantienen en línea la columna vertebral evitando daños en cervicales o medula, siendo el respaldo de la silla que quien absorbe y distribuye la energía en caso de accidente.

Hoy en día, en el mercado encontramos gran variedad de modelos de sillas a contramarcha. Recuerda siempre acudir a un punto de venta especializado donde te prueben siempre la silla antes de comprarla para ver si se adapta bien tanto a tu vehículo como a tu hijo.

El niño que por razón de su talla deba hacer uso de un  sistema de retención infantil siempre deberá hacerlo. No valen excusas como: “voy aquí al lado”, “dentro del pueblo no hace falta”, “yo conduzco muy bien”. Nunca pasa nada…hasta el día que pasa y lo podemos llegar a lamentar de por vida. Y además, si viajas con tu hijo sin su silla reglamentaria te expones a una denuncia de 200€, retirada de 3 puntos del carnet e inmovilización del vehículo.

CONSEJOS PARA VIAJAR SEGUROS CON LOS PEQUES

 

  1. Revisa la instalación de la silla. Cerciórate de que está bien instalada. Igual que revisamos los niveles de aceite del coche o la presión de los neumáticos, hay que revisar si la silla está correctamente anclada. Si tienes dudas, acude a la tienda donde la compraste para que te la revisen.
  2. Los arneses no pueden estar retorcidos o doblados. Esto resta seguridad en la silla además de que puede provocar molestias a los niños. El arnés siempre recto y sin retorcer. Recuerda que en una silla acm, el arnés siempre debe de salir por detrás del hombro del niño.
  3. El arnes debe estar siempre bien ceñido al cuerpo del niño. Si caben más de dos dedos a la altura del hombro, el arnés estará flojo. Si el niño viaja en un sri grupo 2-3, el cinturón de seguridad debe ir bien ajustado. La banda ventral ceñida a la cadera, nunca sobre el estomago y la banda transversal sobre el hombro.
  4. Debemos realizar paradas  cada dos horas de viaje y sacar al niño de su silla. Igual que los adultos debemos estirar las piernas y el resto del cuerpo, los niños deben hacerlo también.
  5. Mantén el coche bien ventilado y a los pasajeros bien hidratados, sobre todo en las horas centrales del día, cuando el sol está más fuerte.
  6. No bajes la guardia en los trayectos cortos, pues es donde mayormente se concentran los accidentes.
  7. No le des el pecho o el biberón al peque mientras el coche va circulando. Podríamos tener un accidente o un simple frenazo y la mamá podría salir despedida de su asiento y caer sobre el bebé en caso de darle el pecho o un bache en mitad de la carretera mientras damos el biberón podría provocarle al bebé un atragantamiento. Si hay que parar para atender al niño, paramos y descansamos.
  8. Disfruta del viaje y de las vacaciones pero siempre haciendo uso de los sistemas de retención infantiles.

No olvides compartir el Hashtag  en tus redes sociales, ayúdanos a que ningún niño resulte lesionado por accidente de tráfico  #VIAJOSEGUROENMISILLITA

Jesús Rodríguez

Jesús Rodríguez
Ciudadano Ponle Freno 2016
@Seguviale