900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Si hay algo que destaca en el nuevo Baremo de tráfico que ha entrado en vigor el 1 de enero de 2016, es la gran mejora las indemnizaciones para grandes lesionados y fallecidos. Aun así, sigue siendo muy complicada la interpretación de cada uno de los elementos a los que le corresponde una cantidad determinada. También hay que tener en cuenta que este aumento en las cuantías indemnizatorias para lesionados graves o fallecidos, se ha visto contrarrestada por las lesiones leves, que han visto rebajadas cuantiosamente las indemnizaciones.

Para concluir, vamos a explicar el procedimiento que seguimos lLegalCar para para defender a la víctima de un accidente grave o muy grave, es decir, para que la familia y el lesionado pueda desentenderse del trámite y para que la cuantía indemnizatoria sea la que de verdad le corresponde.

  • Primero, el abogado pondrá un perito médico especialista en el estudio y valoración del daño corporal a disposición del lesionado. Éste tendrá que estar presente durante todo el proceso curativo realizando un seguimiento médico del paciente. Este proceso acaba en llamada estabilización lesional. Según el nuevo Baremo de tráfico de este año, la aseguradora es la responsable de mantener la evolución médica de la víctima y a realizar un seguimiento de la información de que se disponga.
  • Después del trámite más importante que es el de asegurar la salud del lesionado, el abogado especialista solicitará a la compañía de segurosla oferta motivada.  Esta oferta deberá contener la cantidad suficiente para que la víctima pueda hacer frente a los gastos que vayan surgiendo inicialmente  tras el accidente. El abogado revisará la oferta teniendo en cuenta que se trata de un pago parcial y que nunca debe suponer la pérdida de futuros derechos de la víctima.
  • Tras estos trámites iniciales, el abogado debe de asegurarse de poner a disposición de la víctima todos los profesionales que hagan falta para la recuperación. Este seguimiento médico en muchos casos consiste en orientar a la víctima sobre las pruebas a pedir o tratamiento a realizar. Este seguimiento es más importante en los grandes lesionados que también pueden necesitar una serie de cambios especiales como por ejemplo adecuar su vivienda para adaptarla a su nueva situación física en los casos de lesionados que utilizan una silla de rueda o que tienen la movilidad reducida. Un cambio muy recurrente en este último caso es el cambio de una bañera por una ducha. En otras ocasiones también tendrán que contratar los servicios de una persona para atenderlos de forma constante ante la imposibilidad de valerse por sí mismos.
  • Centrándose en el juicio, el abogado debe recabar todas las pruebas que acrediten la responsabilidad del contrario. Esto es atestados, testigos, fotografías del lugar del accidente, partes amistosos, etc.
  • En los casos de invalidez, además, habrá que iniciar cuanto antes los trámites de gestión y petición de ayudas locales, autonómicas o estatales. También hay que tener en cuenta los aspectos laborales, por lo que será muy importante poner en contacto a la víctima con un abogado especialista en derecho laboral.
  • También deberá incluirse en la reclamación de indemnización cualquier gasto derivado del accidente, justificándolo debidamente  con las facturas y presupuestos correspondientes. Por ejemplo, si el lesionado necesitaría una prótesis o un elemento auxiliar similar, éste gasto debería de contemplarse en la reclamación para ser cubiertos por el seguro.
  • Finalmente, antes de iniciar una reclamación por vía judicial, el abogado intentará llegar a un acuerdo extrajudicial. Si en esta reunión el abogado considera que la indemnización que se ha propuesto es justa, la víctima se ahorrará la iniciación de un proceso por vía judicial. Aun así, si a la víctima le corresponde una cantidad mayor se iniciará un procedimiento que culminará con la cuantía que de verdad merece.