Cuando un taxista recibe golpe trasero

Cuando un taxista recibe golpe trasero

Ejemplo real de un caso tramitado por nuestro despacho de abogados en 2015. Se trataba de un accidente de tráfico por alcance en el que un taxista resultó lesionado. Finalmente el cliente recibió una indemnizacion 11.495,64€ en concepto de daños personales y daños materiales.

Los golpes traseros por alcance son el tipo de accidente de tráfico más común dentro de la materia de tráfico de vehículos. Normalmente se debe a una distracción del conductor que circula detrás y, además, por no guardar la distancia de seguridad recomendada. Atender a una de estas dos circunstancias suele evitar ese tipo de golpes. Lo principal en este caso, y quizá lo que primero hay que destacar, es que la víctima contacto muy pronto con LegalCar, especialistas en accidentes de tráfico.

El hecho de contactar desde un primer momento con LegalCar supone contar con la ventaja del asesoramiento de un profesional experto en la materia desde el principio de la reclamación por accidente. ¿Por qué es tan importante esto? Fundamentalmente porque los abogados especialistas de LegalCar conocen, no solo las leyes que intervienen en el procedimiento de reclamación por accidente de tráfico, sino también todas aquellas herramientas necesarias para conducir la reclamación por accidente al éxito. Y hablamos de éxito cuando el cliente recibe una indemnización por lesiones y daños materiales conforme a los daños sufridos en el accidente de tráfico.

En el caso de ejemplo de este artículo se trata de un alcance trasero cuando el taxista estaba parado en un semáforo en fase roja. El vehículo de detrás, por una distracción, golpeó al taxista en la parte trasera del vehículo, ocasionando importantes daños materiales en el taxi. La dinámica del accidente es clara: alcance trasero. La culpa está totalmente acreditada: el que golpea por detrás siempre tiene la culpa. Ambos conductores pudieron bajarse de sus vehículos por su propio pie, pero el conductor del taxi comenzó a sentir mareos y sensación de inestabilidad en el primer momento que puso un pie en el suelo. Testigos que presenciaron el accidente llamaron a los servicios de urgencias sanitarias y a la Policía. Ambos colectivos se personaron en el lugar en cuestión de minutos, atendiendo a ambos conductores. El taxista, tras ponerle un collarín en el cuello, fue trasladado en ambulancia al hospital más cercano para realizarle pruebas. Se le diagnosticó cervicalgia postraumática por latigazo cervical, que le provocó una rectificación de la lordosis. Este diagnóstico, habitual en accidentes de tráfico, lo comentamos con más detalle en otros apartados de nuestro Blog. Tras realizarse un seguimiento por su médico de cabecera, el taxista fue derivado a rehabilitación en una clínica especializada en lesiones provocadas por accidentes de tráfico, acogiéndose al Convenio Unespa para que su aseguradora se hiciese cargo de la factura de su tratamiento reahabilitador. Tuvo el alta en la clínica tras 35 sesiones de fisioterapia, en las que combinó masajes con terapias de calor y electroestimulación. Finalmente fue alta con secuelas, pues persistió una contractura muscular que le suponía tener unos síntomas concretos de mareos ocasionales, sensación de vértigo y dolores de cabeza.

En cuanto a daños materiales, como la culpa estaba totalmente acreditada, su entidad aseguradora se encargó de reclamar a la contraria la reparación del vehículo. Los daños fueron tasados en 2.589,16€ y en un mes tuvo el taxi reparado. A estos daños, se le sumaron todos los gastos de farmacia que fue acumulando durante todo el periodo de curación, que se alargó durante 3 meses y en el cual acumuló unos gastos de 154€ que justificó con facturas abonadas por los medicamentos comprados. Además, durante todo el mes que el taxi estuvo en el taller, además de por estar convaleciente de sus lesiones, el taxista no pudo trabajar con su herramienta principal, el taxi, por lo que sufrió un perjuicio económico en forma de lucro cesante, que se acreditó mediante Certificado del Gremio de Taxistas.

Se trató de llegar a un acuerdo amistoso con la entidad aseguradora contraria, pero ésta no cedió a las pretensiones de nuestro cliente y nos vimos obligados a acudir a la justicia para interponer la reclamación por todos los daños sufridos en el accidente. Se interpuso Denuncia a los 3 meses del accidente, una vez nuestro cliente ya tuvo el alta médica en rehabilitación. Fuimos llamados para revisión médico-forense a los pocos días.

Acudimos a Vista Oral al ser infructuosos todos los intentos de llegar a un acuerdo extrajudicial con la compañía contraria, puesto que no estaban de acuerdo en abonar el lucro cesante. Por tanto, todo el montante de la indemnización se basaba en los acreditados daños personales (valorados por el Médico Forense), los gastos de farmacia y un lucro cesante de 1 mes entero sin poder trabajar como consecuencia del accidente.

Se celebró Vista Oral que supuso un éxito para el despacho, pues en la Sentencia se condenó a la parte contraria a abonar todo lo que reclamábamos. A este montante se le sumaron los intereses legales que corrieron desde el día del accidente hasta esa fecha.

Finalmente nuestro cliente recibió una indemnización de 11.495,64€ por los daños sufridos en el accidente de circulación sufrido cuando circulaba en su taxi y recibió fuerte golpe trasero por parte de otro vehículo.

Una vez el cliente cobró su indemnización, abonó al despacho nuestra Minuta de Honorarios para que, una vez recibido el pago, el despacho tramitase lo que se conoce como Defensa Jurídica. La Defensa Jurídica, a la cual dedicamos muchos apartados dentro de nuestro Blog, es una garantía que la Póliza de Seguro de Autos recoge en sus clausulado y por la que la aseguradora se compromete a devolver hasta cierta cantidad de lo que su cliente abone a un despacho de abogados externo en concepto de Minuta de Honorarios. Gracias a su cobertura de Defensa Jurídica, este cliente recuperó el total de nuestra Minuta, por lo que nuestros servicios jurídicos en el proceso de reclamación de indemnización por accidente de tráfico le salió gratuita.

Como ya hemos comentado en otros apartados de nuestro Blog, esta forma de tramitar los casos de accidentes de tráfico ya no es posible, pues con la reforma del Código Penal de 1 de julio de 2015 las Faltas quedaron derogadas y por tanto la posibilidad de denunciar los hechos acaecidos en accidentes de circulación en los que no concurra imprudencia grave con consecuencias graves. Desde entonces, y más aún después de la entrada en vigor del Baremo Legal de Tráfico 2016, las reclamaciones por los daños sufridos en accidentes de circulación se tramitan a través de la vía civil, que comentamos en otras entradas del Blog, después de un necesario trámite extrajudicial previo con la compañía aseguradora responsable del accidente.

 

¿Tienes dudas en tu reclamación? te llamamos sin compromiso.