900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Sufrir un daño cerebral irreversible en un accidente de tráfico cambia drásticamente la vida de la víctima. Para ella nada vuelve a ser igual. Conoce qué es este concepto y cómo reclamar el pago de este tipo de daño.

Aunque muy poca gente lo sepa, los accidentes de tráfico son una de las causas más frecuentes de daño cerebral. Muchos traumatismos graves provocados por un siniestro producen en las víctimas lesiones de tan gravedad que provocan lesiones cerebrales irreversibles. Estas cambian la vida tanto del perjudicado como de sus familias.

En todos aquellos siniestros donde el perjudicado sufre lesiones sin ser culpable pueden reclamarse los perjuicios sufridos. No obstante, la necesidad de contar con ayuda legal especializada es imprescindible. No solo para tramitar frente a la compañía el cobro de las cantidades correspondientes. También para acompañar y apoyar tanto a la víctima como a la familia en una situación muy delicada y difícil de sobrellevar.

¿Qué es daño cerebral?

El cerebro es una de las partes más delicadas y complejas del cuerpo humano. Se encuentra dividido en áreas y es responsable de funciones mentales tales como la memoria, la atención o la inteligencia.

Este daño puede producirse desde el nacimiento, motivado por diversas causas. Por enfermedades infecciosas, tumores, o, en el caso de los accidentes de tráfico, a consecuencia de un traumatismo. El origen traumático es el más habitual, denominándose traumatismo craneoencefálico o TCE.

El resultado de un TCE puede ser mortal en algunos casos. En otros puede provocar una discapacidad que puede ser cognitiva, funcional, o de ambas clases.

Tipos de daños cerebrales

Los traumatismos craneoencefálicos se clasifican en leves, moderados y graves, dependiendo del tipo de lesión sufrida:

  • Leve: la sintomatología consiste en mareos, cefaleas o alguna herida en la cabeza. En ocasiones, pasan desapercibidos. La víctima se queda en observación unas horas para ver evolución y si no hay complicaciones cursa alta a domicilio.
  • Moderado: tienen mayor gravedad. Suelen provocar pérdidas de memoria, cefaleas intensas o alteraciones de conciencia.
  • Grave: suele producirse en accidente de alta intensidad,. Cuenta con una sintomatología más acusada que evidencia una alteración importante del nivel de conciencia. El resultado de las pruebas neurológicas determinará el alcance de la lesión y marcan el tratamiento que en su caso pueda establecerse.
  • El traumatismo craneoencefálico (TCE) severo es ya un trauma craneal asociado a una calificación en la escala de coma de Glasgow igual o menor a 8 puntos. El 10% de los TCE de víctimas que ingresan en urgencias por este motivo, son severos.

Cuando esas lesiones son irreversibles, la víctima queda en una situación de mínima conciencia. En los peores casos, en estado vegetativo. Pudiendo estar meses, años o toda la vida de esa manera. Esto provoca también un verdadero drama para las familias, que permanecen todo ese tiempo a su lado cuidando y atendiendo al lesionado.

Como consecuencia de un accidente de tráfico

Las estadísticas indican que los TCE ocasionan el 1% de todas las muertes y suponen la causa del 50% de las muertes ocasionadas por accidentes de tráfico.

El nuevo Baremo de Tráfico modifica sustancialmente las indemnizaciones para víctimas con daños cerebrales. Establece un complejo sistema de normas y tablas que hay que saber interpretar y aplicar en cada caso concreto. Para lo que es necesario siempre contar con ayuda legal especializada.

La compensación económica a reclamar incluye:

  • Lesiones temporales (perjuicio personal básico y particular, que se subdivide en tres grados-muy grave, grave y moderado), que se calcula atendiendo al periodo de curación que ha tenido la víctima.
  • Perjuicio patrimonial por incapacidad temporal (que incluye los gastos de asistencia sanitaria y otros)
  • Lucro cesante por las lesiones temporales
  • Secuelas (funcionales y estéticas)
  • Perjuicio personal particular por secuelas. Este incluye tanto los daños morales y la pérdida de la calidad de vida debida a las secuelas tanto para la propia víctima como para sus familiares
  • Perjuicio particular por secuelas (daño emergente), que incluye los gastos de asistencia sanitaria futura que necesite el lesionado, rehabilitación domiciliaria o ambulatoria
  • Gastos por pérdida de autonomía personal (ayudas técnicas, ayuda de tercera persona, adecuación de vivienda, incremento por costes de movilidad, y otros)
  • Lucro cesante por secuelas

Las compañías de seguros se mueven muy deprisa en este tipo de siniestros porque las cantidades que tienen que pagar son muy elevadas y tratan de evitar que las familias de las víctimas reciban asesoramiento legal.

Por ello, es imprescindible que el perjudicado y sus familiares cuenten siempre con la ayuda de especialistas en accidentes de tráfico. No solo para calcular lo que le corresponde percibir. También es necesario ayudarles a tramitar todas las gestiones que hay que realizar, desde la hospitalización en los mejores centros o traslados según el tipo de lesión, especialistas que necesiten, pagos a cuenta para hacer frente a los gastos iniciales y otros trámites para los que van a necesitar mucho apoyo.

Federación Española de Daño Cerebral

Para ayudar a las víctimas con lesiones cerebrales, la Federación Española de Daño Cerebral, que nace en 1995, cuenta en la actualidad con más de 10.100 socios y agrupa a 41 Entidades Federadas.

FEDACE se vuelca en la defensa de los derechos de las personas con daño cerebral y sus familias promoviendo la inclusión y la atención familiar.

¿Tienes dudas? ¿Alguien de tu entorno ha sufrido daño cerebral irreversible en un accidente de tráfico? Contacta con LEGALCAR, te ayudamos con un completo equipo legal, médico y pericial, desde el primer momento y en cualquier ámbito que sea necesario para garantizar el éxito de la reclamación.