Daños materiales a reclamar en una indemnización

En cuanto a la indemnización por los daños materiales, debe reclamarse o bien el arreglo o reparación del vehículo, o si el mismo es siniestro, hay que pedir además del valor venal, el llamado valor de afección, un incremento que oscila entre el 20 y el 50%, según cada caso. No obstante, esta reclamación tiene también sus particularidades, ya que si el lesionado prefiere arreglar su vehículo en lugar de aceptar el siniestro, podrá reclamarlo si no hay mucha diferencia entre el valor venal del coche y el valor del arreglo.

Cada caso hay que valorarlo de manera independiente, pero conviene asesorarse por un especialista, ya que los siniestros nunca compensan, puesto que lo que ofrezcan por el vehículo nunca va a dar para adquirir uno nuevo, y los coches con varios años de antigüedad pierden mucho valor aunque se encuentren en perfectas condiciones de uso.

Asimismo, la indemnización tendrá que comprender también todo aquello dañado en el accidente, por ejemplo el casco o la indumentaria en el caso de accidente de moto, cualquier objeto deteriorado como teléfonos móviles, gafas, ordenadores, sillas de coche de niños pequeños, etc. Siempre y cuando se pueda probar que dichos objetos se dañaron en el accidente.