900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Poner una denuncia para que me arreglen la bici tras un accidente es una duda que muchos ciclistas tienen tras un accidente, en el que la mayoría de los usuarios de este sistema de transporte desconocen los pasos a seguir, y que, en cualquier caso, siempre va a depender del tipo de accidente, la dinámica del mismo y la posibilidad o no de reclamar esos daños materiales de la bici, además de las lesiones que el perjudicado haya podido tener.

En la actualidad, muchos trabajadores utilizan la bicicleta para acudir a sus puestos de trabajo, ahorrando costes en desplazamientos y ganando rapidez, además de contribuir a proteger el medio ambiente. Muchos turistas también utilizan la bicicleta, además de todos aquellos usuarios de la misma que la usan para hacer deporte.

Los accidentes de bici más graves, ocurridos en vías interurbanas, han provocado en este año en nuestro país varias víctimas mortales, siendo la principal causa de estos accidentes el no guardar los vehículos la pertinente distancia de seguridad de metro y medio con el ciclista, además de circular con exceso de velocidad y en ocasiones bajo los efectos del alcohol o las drogas.

En las grandes ciudades el uso masivo de la bicicleta ha provocado la implantación del carril bici, que si bien es un sistema que tiende a facilitar la circulación de los ciclistas, también es fuente de accidentes, en ocasiones porque los demás usuarios de la vía no respetan el carril bici, y así nos encontramos a peatones que cruzan o invaden el carril bici sin apercibirse de la presencia de las bicicletas.

En otros casos, los ciclistas olvidan circular respetando al resto de usuarios de la vía, cruzándose de manera temeraria en la trayectoria de otros vehículos, y poniendo en peligro su propia integridad física y la del resto de los usuarios de la vía.

La solución pasa porque todos, ciclistas, peatones y resto de vehículos de cuatro ruedas, convivan en armonía cumpliendo con las normas de seguridad vial y respetando las prohibiciones y limitaciones de cada uno.

El ciclista que sufre un accidente de tráfico podrá reclamar por accidente de bicicleta, tanto por los daños materiales de su bici como por las lesiones sufridas, en caso de no ser culpable exclusivo del accidente. En ocasiones puede existir una responsabilidad compartida, es decir, que tanto el ciclista como el otro interviniente, hayan tenido una parte de culpa en el siniestro.

En la actualidad, muchas compañías de seguros han sacado pólizas específicas para bicicletas, siendo muy recomendable que los usuarios de las mismas de manera habitual cuenten con estas coberturas para el caso de sufrir un accidente.

Para poder reclamar lo primero que hay que tener en cuenta es determinar de forma clara la culpa en el accidente. Para ello es conveniente llamar a la Policía o a la Guardia Civil para que acudan a levantar un atestado o parte de accidente que recoja los intervinientes, la dinámica del mismo y quien ha sido el responsable del siniestro. Este documento servirá al ciclista para reclamar con garantías a la aseguradora del responsable.

Tras la modificación del Código Penal en el año 2015, desaparecen los juicios de faltas y los accidentes de tráfico dejan de tramitarse mediante denuncia del perjudicado.

Por lo tanto, no es necesario poner denuncia para reclamar el arreglo de la bici, pero sí es muy importante que la víctima acuda cuanto antes a asesorarse con LegalCar y que éste dirija la reclamación a la aseguradora responsable, ya que de este modo la misma tendrá que hacerse cargo del abono de los daños materiales de la bici y de los daños personales.

En ocasiones la bicicleta dañada tras el accidente puede repararse, sin embargo, en otros casos la reparación excede del coste de la misma, y en ese supuesto la aseguradora tendrá que abonar el valor venal de la bici, contando siempre con que dicho valor se incrementará o reducirá dependiendo de modelo, antigüedad etcétera.

Hay que tener en cuenta que es raro que el perjudicado disponga aun de la factura de compra de la bicicleta, sobre todo si la misma tiene ya unos años de uso, si bien pueden usarse como referencia los precios de modelos similares en internet o un documento del establecimiento donde se adquirió la bici que indique el precio de un modelo exacto o similar al dañado

Cuando la bici es susceptible de repararse, la aseguradora tendrá que hacerse cargo del coste del arreglo, para lo cual es necesario contar con fotografías de los daños, y una peritación, presupuesto de arreglo o factura de reparación.

Normalmente además de los daños de la bici, el ciclista sufre lesiones, estando especialmente expuesto físicamente y considerándose a todos los efectos, el accidente de bici como si fuera un atropello.

Esos daños personales también deben indemnizarse por la compañía y para cuantificarlos, la víctima va a necesitar de ayuda de LegalCar, pues tendrá que demostrar de manera fehaciente y con la documental médica la entidad de los mismos, el tiempo que ha tardado en curarse, y las secuelas o incapacidades que puedan haberle quedado.

En LEGALCAR hemos tramitado con éxito multitud de reclamaciones derivadas de accidentes de bicicleta y contamos con un equipo especializado en este tipo de siniestros, insistiendo siempre en que antes de dar cualquier paso, es muy importante que la víctima conozca sus derechos y sepa de antemano los pasos que tiene que dar para poder reclamar el arreglo de los daños de su bicicleta y en caso de haber sufrido lesiones, la compensación que le corresponda por las mismas.