Defender a la víctima de un accidente grave o muy grave

Defender a la víctima de un accidente grave o muy grave

Por desgracia, son muchos los casos que se siguen dando cada día y que conocemos por los medios de comunicación, sobre accidentes graves o muy graves, que son todos aquellos con un largo periodo de curación, y que dejan, en la mayoría de los casos, importantes secuelas en la víctima. En LegalCar Abogados hemos conocido y tramitado accidentes de tráfico con grandes lesionados lesionados, en los que, además de la cobertura jurídica, hay que poner a disposición de la víctima y de sus familias todos los medios médicos, periciales, laborales y, sobre todo, humanos.

¿QUÉ ES UN ACCIDENTE GRAVE?

Una accidente de tráfico grave es aquel en el que la víctima o víctimas sufren daños personales importantes, es decir, sus lesiones requieren de una especial atención y, médicamente, son diagnosticadas con lesiones graves. Ahora bien, la definición de lesión grave no es tan fácil de definir pues, por ejemplo, hay casos en los que la lesión parece leve en un principio pero haciendo el seguimiento médico de la misma la evolución descubre que la lesión es de mayor gravedad que lo que parecía en un principio. Sin embargo, en otras ocasiones, el hecho de que son lesiones graves es más que obvio: pérdida de miembros, fracturas o, lamentablemente, fallecidos.

Los grandes lesionados, además del largo periodo de curación que suelen tener, también padecen secuelas importantes, que en la mayoría de los casos alteran de manera sustancial la vida de la víctima, y en muchas ocasiones producen una incapacidad total o absoluta.

Para evitar que se quede alguna lesión o secuela sin reclamar, es fundamental contactar lo antes posible con un despacho especializado en este tipo de siniestros, ya que deben estudiarse todas las posibles cantidades susceptibles de pedir indemnización, interpretando la normativa existente de la manera más amplia posible, para que no se quede nada sin solicitar.

INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTE GRAVE

El nuevo Baremo de tráfico que ha entrado en vigor el 1 de enero de 2016, mejora sustancialmente las indemnizaciones para grandes lesionados y fallecidos, si bien es tan amplio y establece tantas coberturas, que debe ser un especialista quien lo interprete para reclamar aquello a lo que el lesionado tenga derecho. Aunque es cierto que las cuantías para grandes lesionados han aumentado, hay que buscar la contrapartida en que las lesiones leves han visto rebajadas cuantiosamente las indemnizaciones.

Desde LegalCar Abogados siempre recomendamos, por la experiencia que tenemos en este tipo de casos, no dejar pasar el tiempo para asesorarse debidamente, pues los primeros días tras el accidente resultan fundamentales para establecer de forma clara y precisa las lesiones, y asesorar a la víctima y a sus familias para que sepan por dónde empezar a gestionar la reclamación.

EL ABOGADO ESPECIALISTA

¿Qué debe hacer el abogado para defender a la víctima de un accidente grave o muy grave?

  • Poner a disposición del lesionado un perito médico especialista en valoración del daño corporal, que debe realizar el seguimiento médico del mismo, a lo largo de todo el proceso curativo y hasta su estabilización lesional. Es importante tener en cuenta que ahora el nuevo Baremo obliga a mantener a la aseguradora al tanto de la evolución médica de la víctima y a facilitarle la información de que se disponga. De la misma manera, es necesario que el perito médico del lesionado haga lo mismo.
  • Solicitar a la compañía de seguros la OFERTA MOTIVADA, es decir, un pago a cuenta de una cantidad que la víctima puede utilizar para hacer frente a los gastos que vayan surgiendo inicialmente  tras el accidente. Debe tenerse en cuenta que se trata de un pago parcial, y no esté condicionado a renuncia a todos los derechos que puedan corresponder al lesionado. El abogado supervisará dicha oferta para comprobar que se ajusta a lo que marca la Ley.
  • Realizar el seguimiento médico del lesionado, poniendo a su disposición todos los profesionales que hagan falta para la curación de sus lesiones, orientándole sobre las pruebas a pedir o tratamiento a realizar. Los grandes lesionados también pueden necesitar, según qué casos, adecuar su vivienda para adaptarla a su nueva situación física (son supuestos de lesionados que tienen que utilizar una silla de ruedas, o que necesitan hacer obras por ejemplo en el baño para sustituir, por imposible acceso, una bañera por una ducha), o en otras ocasiones verse obligados a contratar los servicios de una persona para atenderlos, por imposibilidad de valerse por sí mismos.
  • Recabar todas las pruebas que acrediten la responsabilidad del contrario: Atestados, partes amistosos, testigos, fotografías del lugar del accidente…
  • Si las lesiones de la víctima derivan por su gravedad en una incapacidad total, absoluta o una gran invalidez, deben gestionarse y pedirse cuantas ayudas locales, autonómicas o estatales puedan reclamarse en su beneficio, y poner a disposición del lesionado especialistas en derecho laboral que velen por sus intereses en este sentido, solicitando las incapacidades que correspondan con el fin de dejar lo mejor posible cubiertas las necesidades de la víctima de cara al futuro.
  • Igualmente deberá reclamarse cualquier gasto derivado del accidente, justificándolo con las facturas y presupuestos correspondientes. Si el gran lesionado va a necesitar de manera permanente prótesis o similares también debe contemplarse en la reclamación que los mismos sean cubiertos por el seguro.
  • Una vez estabilizadas las lesiones, el abogado contactará con la aseguradora responsable para intentar un acuerdo extrajudicial. De no ser posible el mismo porque no se acepta por la contraria la reclamación formulada, será necesario acudir a la vía judicial, para lo que el abogado deberá recopilar todas las pruebas de que intente valerse la defensa de la víctima, empezando por el informe pericial médico que desglosará de manera pormenorizada el periodo de curación del lesionado y todas las secuelas que le hayan podido quedar, además de gastos, lucro cesante, daños materiales y otros.

LEGALCAR ABOGADOS

En cualquier caso, todo este proceso requiere conocimientos avanzados en la materia, mucha preparación, y una enorme voluntad de defender hasta el final los derechos de la víctima de un accidente grave. Por nuestra experiencia, sabemos que no hay indemnización que compense el drama de pasar por una situación tan traumática como un accidente grave o muy grave. De ahí que el apoyo humano y cercano de abogados especialistas en accidentes graves, como en LegalCar Abogados, resulte fundamental para contribuir desde nuestra experiencia a ayudar todo lo posible a la víctima y a sus familias.

Nuestro mayor éxito siempre ha sido la satisfacción de nuestros clientes, algunos de los cuales tras el paso de los años, han llegado a convertirse en parte de nosotros y de nuestra filosofía de trabajo.