Delito contra la seguridad del tráfico

Delito contra la seguridad del tráfico

El Delito contra la Seguridad del Tráfico se encuentra regulado en el Capítulo IV de nuestro Código Penal, y tipifican una serie de conductas consideradas graves y penadas en función de cada caso.

Los principales delitos contra la seguridad vial son:

  1. El exceso de velocidad, recogido en el artículo 379.1 del Código Penal, que consiste en superar por el conductor la velocidad permitida (60 km/hora en vías urbanas y 80 km/hora), que acarrea penas de privación del permiso de conducir de 1 a 4 años, y prisión de 3 a 6 meses, o multa de 6 a 12 meses o trabajos de 31 a 90 días.
  2. Conducir bajo los efectos del alcohol, drogas o sustancias psicotrópicas, recogido en el artículo 379.2 del Código Penal (dar una tasa de alcohol superior a 0,60 mg/l en aire espirado, con penas de privación del permiso de conducir de 1 a 4 años, y prisión de 3 a 6 meses, o multa de 6 a 12 meses o trabajos de 31 a 90 días.
  3. Conducción temeraria, es decir, conducir con temeridad manifiesta, por encima de la velocidad permitida o habiendo consumido drogas o alcohol por encima de los límites permitidos, poniendo en peligro a los demás usuarios de la vía, recogido en el artículo 380 del Código Penal, y que se castiga con penas de privación del permiso de conducir de 1 a 6 años, y prisión de 6 meses a 2 años.
  4. Conducción temeraria tipificada en el artículo 381.1 del Código Penal, con temeridad manifiesta, con manifiesto desprecio por la vida de los demás y poniendo en concreto peligro la vida e integridad de las personas, castigado con penas de privación del permiso de conducir de 6 a 10 años, y prisión de 2 a 5 años, y multa de 12 a 24 meses.
  5. Conducción temeraria tipificada en el artículo 381.2 del Código Penal, con temeridad manifiesta, con manifiesto desprecio por la vida de los demás y NO poniendo en concreto peligro la vida e integridad de las personas, castigado con penas de privación del permiso de conducir de 6 a 10 años, y prisión de 1 a 2 años, y multa de 6 a 12 meses.
  6. Negativa a someterse a las pruebas de alcoholemia o de drogas, tipificado en el artículo 383 del Código Penal, que acarrea penas de privación del permiso de conducir de 1 a 4 años, y prisión de 6 meses a 1 año.
  7. Creación de grave riesgo para la circulación (colocar en la vía obstáculos imprevisibles, derramar sustancias deslizantes o inflamables, no restablecer la seguridad de la vía cuando haya obligación de hacerlo), recogido en el artículo 385 del Código Penal, y castigado con penas de prisión o multa de 12 a 24 meses, o trabajos de 10 a 40 días.
  8. Conducir sin permiso de circulación (pérdida de vigencia del carnet de conducir o de los puntos del mismo, o haber sido privado del mismo, o no haber obtenido el mismo nunca), recogido en el artículo 384 del Código penal y cuyas penas (prisión/multa/quebrantamiento de condena) varían en función del tipo de delito cometido y sus requisitos para cometerlos.

En el año 2016, los jueces españoles dictaron más de 55.000 penas de privación del derecho a conducir, más de 2000 penas de pérdidas definitivas del permiso de circulación, y más de 27.900 penas de trabajos en beneficio de la comunidad. La Comunidad autónoma con más número de delitos contra la Seguridad Vial es Cataluña, seguida de Andalucía y Madrid.

Uno de los delitos contra la Seguridad Vial más frecuente en nuestro país lo constituye el circular bajo los efectos de las drogas o el alcohol.

Las consecuencias penales para este tipo de conductas se endurecen para los casos en los que el conductor que circula bajo los efectos del alcohol provoca un accidente de tráfico, que en ocasiones puede suponer cuantiosos daños materiales y personales para las víctimas, y que va a tener que asumir el culpable en su integridad, además de penas de cárcel para el culpable.

Existe mucho desconocimiento por parte de los conductores sobre cuando el hecho de conducir bebido va a suponer solo una infracción, y cuando un delito, y sin embargo es muy importante tenerlo claro. La tasa de alcoholemia va a condicionar la gravedad de la infracción.

Así, arrojar una tasa inferior a 0,60 constituye infracción, pero no delito. Si la tasa de alcohol oscila entre 0,25 mg/l y 0,50 mg/l, el conductor que ha dado positivo será castigado con multa de 500 euros y retirada de cuatro puntos del carnet de conducir.

Cuando se trate de conductores noveles o conductores profesionales la tasa de alcohol oscila entre 0,5 g/l y 0,15 mg/l, y cuando el conductor que ha dado positivo supera una tasa de 0,50 mg/l, la multa llega a los 1.000 euros con retirada de 6 puntos del carnet.

Si el conductor que circula bajo la influencia de bebidas alcohólicas, provoca un accidente de tráfico, causando daños materiales y personales a otro u otros usuarios de la vía, más allá de la responsabilidad penal que tendrá ese conductor, con posible pena de cárcel, al ser imputado por un delito contra la seguridad del tráfico, se encuentra el hecho de que su responsabilidad civil no está cubierta por su seguro, ya que todas las pólizas incluyen cláusulas de exención de responsabilidad en estos casos, de tal manera que responde personalmente y con su propio patrimonio de los daños causados.

Desde Legalcar hemos defendido siempre la conducción responsable. Sin embargo, si tienes un juicio rápido por algún delito de tráfico, contamos con abogados especialistas que pueden ayudarte con tu defensa.