Cada día son más frecuentes los casos de delitos por alcoholemia al volante lo que lleva el caso a un juicio rápido por alcoholemia. Pese a las campañas que en este sentido se han puesto en marcha desde distintos organismos para evitar el aumento de este tipo de infracciones. Las estadísticas indican que anualmente más de 50.000 heridos en accidentes de tráfico tienen relación con la conducción bajo los efectos del alcohol.

Sin embargo de la misma manera, muchos conductores desconocen las sanciones a las que pueden enfrentarse en caso de dar positivo en un control de alcoholemia, y lo que es peor, que es lo que ocurre si conduciendo ebrios, provocan un accidente de tráfico en el que además, resultan lesionados otros usuarios de la vía, o incluso ocasionan la muerte de otras personas en un siniestro, incurriendo en un delito por alcoholemia que va a necesitar una defensa especializada como un abogado alcoholemia Leganés.

¿QUÉ ES UNA ALCOHOLEMIA?

La alcoholemia es un término que hace referencia a la cantidad de alcohol que hay en la sangre. El alcohol en la sangre no afecta de la misma manera a todas las personas, variando en función de circunstancias tales como el sexo (afecta más a mujeres que a hombres), la edad, el hecho de haber ingerido alimentos, la hora del día, la complexión física, etcétera.

La presencia de alcohol en sangre suele detectarse mediante unos aparatos denominados etilómetros a través de un test de alcoholemia, que nos va a indicar la cantidad de alcohol que hay en la sangre de una persona que ha bebido.

La tasa de alcoholemia que demos es la que va a indicar si nos encontramos ante un hecho que va a generar como consecuencia una sanción administrativa y la pérdida de puntos del carnet, o si por el contrario, seremos imputados por un delito contra la seguridad del tráfico por conducir bajo los efectos del alcohol, que se complica con consecuencias penales de importancia en el caso de que hayamos provocado además un accidente de tráfico con lesiones a otras personas.

¿CUÁLES SON LAS SANCIONES POR ALCOHOLEMIA?

Como ya hemos visto, dependiendo de la tasa de alcohol que arrojemos tras la prueba de alcoholemia, la sanción varía. Los supuestos son los siguientes:

  • Si la tasa oscila entre 0,25 mg/l y 0,50 mg/l, el conductor será sancionado con una multa de 500 euros y se le retirarán cuatro puntos del carnet de conducir.
  • Para el caso de que den positivo los conductores noveles o los profesionales la tasa oscila entre 0,5 g/l y 0,15 mg/l. Y en los supuestos en los que el conductor supera una tasa de 0,50 mg/l, la multa sube hasta los 1.000 euros y se le retirarán 6 puntos del carnet.
  • Para aquellos supuestos en los que el conductor es reincidente la multa se duplica.

El problema surge cuando el conductor que está circulando ebrio, provoca un accidente que causa daños materiales y/o personales en otros vehículos, porque en estos supuestos va a ser imputado por un delito contra la seguridad del tráfico, recogido en el  Código Penal, Capítulo IV, que establece en estos supuestos para todos aquellos conductores que arrojen una tasa superior a 0,60 mg/l en aire espirado o de 1,20 g/l en sangre, la imposición de una pena que oscila entre tres y seis meses de cárcel, una multa de seis a doce meses, trabajo comunitario de 30 a 90 días y todo ello con la prohibición de conducir durante un periodo de entre uno y cuatro años.

La diferencia es importante, porque además muchos conductores no saben que los casos de alcoholemia no están amparados por el seguro obligatorio, ya que las pólizas de seguro tienen este supuesto contemplado como causa de exclusión de responsabilidad, lo que significa que provoca un accidente conduciendo bajo los efectos del alcohol, su aseguradora va a indemnizar a las víctimas, pero después ejercerá el derecho de repetición contra él, que tendrá que reintegrarlas, y que pueden ser muy elevadas si ha provocado grandes lesiones o incluso la muerte de otra persona.

¿CÓMO SE TRAMITA UN DELITO DE ALCOHOLEMIA?

Seamos culpables o víctimas de un accidente de tráfico en el que hay alcoholemia, siempre debemos acudir a recibir el asesoramiento de un abogado especialista en este tipo de asuntos, ya que requieren de unos conocimientos específicos y sobre todo en el caso de haber provocado daños a otras personas la cosa se complica bastante.

Si damos positivo con más de 0,60 mg/l en la prueba de alcoholemia, los agentes de la autoridad nos imputarán un delito contra la seguridad del tráfico contemplado en nuestro Código Penal, y remitirán el atestado levantado a consecuencia de estos hechos al Juzgado.

Pueden citarnos para lo que se denomina un ‘Juicio rápido por alcoholemia’, para aquellos casos de delitos con penas no superiores a 5 años de cárcel. Este tipo de juicios suelen resolverse normalmente llegando a un acuerdo nuestro abogado con el fiscal, si se reconocen los hechos, con lo que la pena puede reducirse en un tercio.

Sin embargo para el caso de que hayamos provocado conduciendo bajo los efectos del alcohol daños materiales y/o personales a otros usuarios de la vía, se van a incoar diligencias previas en el juzgado de Instrucción del juzgado correspondiente al partido judicial donde ocurrieron los hechos.

En estos casos deberán practicarse todas las diligencias necesarias, como son la peritación de los daños materiales de los vehículos implicados y la valoración de las lesiones de los perjudicados, que serán reconocidos por el médico forense del juzgado, quien emitirá el informe de sanidad donde recogerá el tiempo que haya tardado en curar el lesionado y las secuelas que le hayan podido quedar, lo que luego se valorará económicamente a efectos de la correspondiente indemnización.

A la vista de las pruebas practicadas el juez decidirá si las actuaciones pasan a Procedimiento Abreviado, en cuyo caso el fiscal y la acusación particular preparan sus escritos de acusación y el abogado defensor del imputado por el delito de alcoholemia su escrito de defensa, señalándose la apertura de juicio oral, que se celebra en el Juzgado de lo Penal que corresponda.

Este tipo de juicios suelen tardar en celebrarse porque los juzgados de lo Penal suelen tener bastante retraso. En el mismo se practicará la prueba que se haya solicitado y finalmente el juez dictará sentencia.

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita