900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Si necesitas interponer una demanda por accidente de tráfico, conoce a quién se puede demandar, cómo se hace y qué se puede conseguir.

Lo primero que debes saber es que hay varias formas de gestionar una reclamación derivada de un accidente de circulación.

En este sentido, el tipo de accidente (más o menos grave), la postura de la aseguradora (oferta motivada o respuesta motivada), el devenir de toda la tramitación previa a la decisión de demandar (negociación con la compañía), y lógicamente las opciones de obtener una sentencia favorable a los intereses de la víctima, son algunos de los puntos que deben tenerse en cuenta a la hora de valorar si se tiene que interponer una demanda frente a la compañía de seguros.

Antes y después de interponer una demanda civil, la víctima tiene que asesorarse con LegalCarNo podemos olvidar que en un pleito civil hay riesgo de costas si la demanda no está bien planteada.

¿A QUIEN SE PUEDE DEMANDAR?

La demanda por accidente de tráfico se interpone contra la compañía de seguros que tiene la obligación de indemnizar a la víctima por los daños y perjuicios sufridos.

Hasta la reforma del Código Penal que entró en vigor en julio de 2015, la mayoría de las reclamaciones por accidentes se tramitaban en los Juzgados de Instrucción a través de los Juicios de Faltas.

Se trataba de procedimientos penales, bastante rápidos, y sin gastos, donde la víctima denunciaba al conductor responsable del siniestro, que podía ser condenado en sede penal, con la responsabilidad civil directa de la compañía de seguros.

Tras la reforma del Código Penal desaparecen los Juicios de Faltas. La consecuencia de ello es que, salvo alguna excepción de reclamación de lesiones por accidente de tráfico que sigue siendo posible ejercitar en vía penal, la víctima que quiera reclamar los daños sufridos en un siniestro tiene ahora que interponer una demanda civil contra la compañía de seguros del responsable del accidente de tráfico.

¿CÓMO SE HACE?

Es importante saber que no todas las reclamaciones derivadas de accidentes de circulación se resuelven demandando a la aseguradora.

Cuando la víctima acude a LegalCar, se le explican las opciones que hay para reclamar. En ocasiones es posible llegar a un acuerdo extrajudicial con la compañía de seguros a través de una negociación y evitar así tener que demandar, ya que estos procesos, a diferencia de los Juicios de Faltas, sí tienen unos gastos a los que debe hacer frente el perjudicado.

También debe tenerse en cuenta que la víctima tiene que saber los riesgos que corre interponiendo una demanda. En caso de perderla, tendrá que hacer frente no solo a sus gastos, sino también a los de la parte contraria, si resultara condenado en costas.

Por eso debe valorarse cada caso de manera personalizada. Y por eso también es fundamental que la víctima de un accidente de tráfico consulte con LegalCar si compensa interponer una demanda.

¿QUÉ SE PUEDE CONSEGUIR?

Al interponer una demanda por accidente de tráfico contra la aseguradora, se está reclamando que resulta justa y adecuada para la víctima atendiendo a la entidad de los daños sufridos.

Por tanto, lo que se puede conseguir es lo que persigue el espíritu de la ley, es decir, que la víctima sea debidamente resarcida en todos los perjuicios sufridos a consecuencia del siniestro.

Como ya sabemos, las compañías de seguros siempre ofrecen en sus ofertas motivadas de indemnización cantidades que en la mayoría de los casos están por debajo de lo que realmente corresponde a los perjudicados, y casi siempre las discusiones vienen a la hora de valorar las lesiones o daños personales.

Ese suele ser casi siempre el motivo que lleva a la interposición de una demanda civil por accidente de tráfico. Si, por ejemplo, me corresponden 5000 euros de indemnización, y la compañía solo me ofrece 2000 en vía amistosa, lógicamente tendré que demandarla porque su oferta es insuficiente y no se corresponde con la realidad de los daños que tengo acreditados.

Sin embargo, puede haber otros motivos para demandar. Por ejemplo, que la compañía de seguros niegue la culpa, es decir, que no considere que tiene obligación de indemnizar a la víctima, bien porque hay versiones contradictorias, bien porque no considere a su asegurado responsable del siniestro, o incluso porque niegue la existencia del accidente.

Estos casos son más complejos y requieren recopilar más documentos acreditativos de la culpabilidad del contrario. Así, informes de peritos reconstructores de accidentes o testigos presenciales que pueden en su momento declarar en el juicio a nuestro favor, son algunas de las pruebas que pueden aportarse junto con la demanda por accidente de tráfico.