900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

¿Alguna vez te ha pasado que estás en el autobús y ha dado un frenazo? Hoy nuestros abogados responden a si se puede o no denunciar un frenazo. Cada vez son más comunes los accidentes ocurridos a viajeros de transporte público, entre los que las caídas en el interior de un autobús como consecuencia de un frenazo del mismo son los supuestos más habituales.

Sin embargo no siempre que se produce una caída dentro de un autobús a causa de un frenazo, la responsabilidad va a ser del conductor, por lo que debemos saber lo que tenemos que hacer en este tipo de siniestros para reclamar la indemnización que nos pudiera corresponder.

CÓMO DEBE DE CONDUCIR UN CONDUCTOR DE AUTOBÚS

El conductor de un autobús o autocar tiene una importante responsabilidad, puesto que traslada viajeros de un lugar a otro y es responsable de la integridad física de sus pasajeros. Dentro de sus funciones se encuentra el cobrar al viajero su billete, informar sobre las líneas de ruta o paradas, tratar de cumplir el horario establecido, y mantenerse en contacto por radio con el centro de control para informar de cualquier incidencia que pueda producirse, entre las que estaría la caída de un pasajero en el interior de un autobús.

Si cualquier conductor debe ser consciente de los riesgos que entraña la conducción y actuar de manera diligente al volante, el conductor de un autobús o autocar tiene que extremar dichas medidas, teniendo en cuenta que tiene a su cargo los pasajeros que transporta, con lo que ello supone. Su conducción debe de ser responsable y segura, respetando horarios e itinerarios, para realizar un servicio diligente y garantizar la seguridad de los pasajeros que transporta.

LA RESPONSABILIDAD DEL CONDUCTOR

Como hemos visto, en caso de sufrir una caída en el interior de un autobús a causa de un frenazo, habrá que determinar en primer lugar las causas del frenazo para valorar quién es, en caso de sufrir lesiones y daños, el responsable del siniestro.

Debemos tener en cuenta que no siempre en un accidente de este tipo tiene que haber colisión, puesto que la caída de pasajeros en el interior del autobús puede producirse por un frenazo sin colisión.

Así, un supuesto muy común es el de la caída de un viajero por un frenazo o acelerón del autobús, que puede darse durante el trayecto, o bien al arrancar después de hacer una parada. Si el frenazo o acelerón se produce con intervención exclusiva del conductor del autobús, que no ha actuado de manera diligente o no se ha asegurado antes de arrancar de que puede continuar la marcha sin poner en peligro la integridad física de los pasajeros que acaban de entrar en el autobús, será responsable del accidente causado.

Pero en otras ocasiones, el conductor del autobús frena para evitar un daño mayor, y el caso más común es cuando se atraviesa en la trayectoria del autobús otro vehículo o motocicleta. Este caso es muy común en los carriles bus de las grandes ciudades, cuando en un cruce un tercero no se percata de que el autobús se acerca y se cruza en su trayectoria, obligando al conductor del mismo a frenar bruscamente para evitar colisionar con él provocando con esa maniobra la caída de uno o varios pasajeros en el interior del autobús.

El problema de estos casos es que en muchas ocasiones el coche o moto que se ha atravesado en la trayectoria del autobús continua su camino sin detenerse, muchas veces porque ni siquiera se percatan de que han provocado un accidente.

El conductor del autobús va a detener el mismo, por lo que debe llamarse a la Policía o Guardia Civil para que levanten Atestado o Parte haciendo constar que el responsable del accidente ha sido un tercero. Si algún pasajero del autobús o el propio conductor se ha hecho con los datos (matrícula, color del coche, modelo) del tercero, se podrá reclamar a la aseguradora del mismo.

En el caso de no contar con esos datos, se hará cargo de la correspondiente indemnización el Consorcio de Compensación de Seguros, siempre que esté acreditado con la declaración del conductor del autobús, los testigos y el atestado correspondiente la intervención de un tercero en el accidente.

EL PAGO DE LOS DAÑOS CAUSADOS POR LOS FRENAZOS

En un accidente de estas características la victima puede tener derecho a percibir dos tipos de indemnización:

  • La correspondiente al Seguro Obligatorio de Automóviles (SOA), que se va a calcular atendiendo al sistema para valoración de daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación.
  • La derivada del Seguro Obligatorio de Viajeros (SOV)

El SOV cubre a todo viajero de un medio de transporte público y está incluido en el propio título de transporte, y va a indemnizarle en caso de sufrir lesiones en un accidente ocasionado en el desplazamiento de ese medio de transporte. Constituye una modalidad del seguro privado de accidentes individuales y las indemnizaciones fijadas por el mismo son compatibles con las derivadas de la responsabilidad civil. Solo se excluyen de esta cobertura los accidentes provocados por los propios viajeros, si están bajo los efectos de alcohol o drogas o si realizan actos dolosos.

Si el accidente se produce por culpa de un tercero, el viajero del autobús lesionado podrá reclamar indemnización con cargo al Seguro Obligatorio de Automóviles, pero también solicitar la indemnización que le corresponda con cargo al Seguro Obligatorio de Viajeros.

Para el caso de que el accidente haya sido culpa del conductor del autobús, podrá reclamar indemnización con cargo al Seguro Obligatorio de Automóviles (SOA) del propio autobús, y también le podrá corresponder indemnización con cargo al Seguro Obligatorio de Viajeros (SOV).

Y en el supuesto de que no haya indemnización, que se pueda reclamar, por responsabilidad de un tercero, siempre se podrá solicitar la que nos pudiera corresponder según el Seguro Obligatorio de Viajeros, si se dan los requisitos necesarios especificados en el mismo.

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita