900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Todos los usuarios de transporte público o privado tienen derechos como pasajeros, pero pocos conocen cuales son. En este artículo te explicamos qué hacer en caso de accidente.

Si los pasajeros sufren lesiones, tienen derecho a reclamar, que depende del caso concreto y del medio de transporte en el que viajan.

DERECHOS FUNDAMENTALES COMO PASAJEROS

Lo más importante que hay que saber es que el pasajero u ocupante de un medio de transporte tiene derecho a reclamar siempre y en todo caso, y que da igual quien haya sido el responsable, porque siempre podrán exigir esa compensación económica.

Lo segundo que debe tenerse en cuenta es que, lógicamente, dependiendo de quien haya sido responsable.

Un supuesto aparte es el caso de los pasajeros de, por ejemplo, un vehículo cuyo conductor ha dado positivo en alcohol o drogas, y sufren un accidente de tráfico. Las compañías de seguros se eximen de responsabilidad en estos supuestos, de acuerdo con las condiciones estipuladas en las pólizas. Aunque inicialmente se reclamará contra la compañía, pero finalmente ejercerá el derecho de repetición contra el conductor que ha dado positivo, que tendrá que asumir el coste económico con su propio patrimonio.

Una vez tenemos claro que el pasajero u ocupante siempre puede reclamar, lo que tenemos que ver es a quién se reclama la misma, y los distintos casos que pueden darse dependiendo de que viajemos en un medio de transporte público o privado.

SI ERES PASAJERO DE TRANSPORTE PÚBLICO

En caso de ser pasajero de un medio de transporte público, como puede ser un autobús urbano o interurbano, y sufrir un accidente, pueden darse varios casos:

  • El accidente ocurre por culpa del conductor del autobús en el que viajamos: en este caso podremos reclamar a la aseguradora del autobús una indemnización con cargo al seguro obligatorio, por los daños y perjuicios sufridos (responsabilidad civil), y también con cargo al Seguro Obligatorio de Viajeros o SOV (que cubre a cualquier pasajero de un medio de transporte público por el solo hecho de haber adquirido el billete o abono transporte de que se trate). Ambas no son excluyentes.
  • El accidente ocurre por culpa de un tercero (por ejemplo, un vehículo se salta una señal de ceda al paso y colisiona contra un autobús, lesionándose varios pasajeros): en este caso, se reclama por responsabilidad civil a la compañía de seguros del vehículo culpable, y, además, puede reclamarse con cargo al SOV.
  • El accidente ocurre por culpa exclusiva del propio pasajero, sin que intervenga nadie más. En este caso no hay derecho a reclamar por responsabilidad civil, pero sí con cargo al Seguro Obligatorio de Viajeros o SOV. Por ejemplo, el ocupante se cae al subir o bajar del autobús.

SI ERES PASAJERO DE TRANSPORTE PRIVADO

Imaginemos que viajas como pasajero en una motocicleta, o en un vehículo privado con tu familia o unos amigos, y sufres un accidente.

Como eres pasajero, vas a poder reclamar siempre, y lo único que cambia, igual que en el caso anterior, es a quién reclamas:

  • Si el culpable es el conductor del vehículo o motocicleta en la que viajas, se hará cargo de la indemnización que te corresponda la compañía de seguros del mismo.
  • Si, por el contrario, el accidente ha ocurrido por culpa de un tercero (otro vehículo, por ejemplo), tendrás que reclamar a la aseguradora del responsable. En este supuesto, el conductor del coche o la moto en la que viajas también puede reclamar ya que no es culpable del siniestro.

Puede darse el caso de que viajes en un taxi, Uber o Cabify como pasajero, y sufras un accidente. En este caso, se aplican las mismas reglas que si viajaras en un coche privado.

QUÉ HACER EN CASO DE ACCIDENTE

Lo primero que debes hacer es buscar un asesoramiento en accidente de tráfico como el que puede darte LegalCar que te gestione la reclamación que te corresponde. Cuanto antes vayas a informarte y asesorarte sobre tus derechos mucho mejor.

Debes tener unas pautas básicas, no obstante, para actuar con diligencia en los momentos posteriores al siniestro:

  • Llamar a la Policía o a la Guardia Civil para que acudan al lugar y levanten un Atestado. Este paso es clave para determinarse la culpa y hay que asegurarse de que en el atestado aparecen filiados todos los pasajeros de los vehículos implicados, para que la compañía no pueda poner en duda si quien reclama iba o no en el vehículo en cuestión el día del accidente.
  • Si las partes firman un parte amistoso, recuerda que también deben recogerse los datos de los ocupantes o pasajeros, por la misma razón. En algunos casos la aseguradora puede negar que un pasajero fuera realmente en el coche siniestrado. Y es importante que tengas una copia (o fotocopia) de dicho parte para poder gestionar la reclamación del accidente teniendo todos los datos.
  • Acude de inmediato a urgencias, y, en cualquier caso, antes de que pasen 72 horas desde el accidente. Si el siniestro ha ocurrido en un medio de transporte público y hay más pasajeros lesionados, conviene llamar a los servicios de emergencias para que realicen in situ la primera asistencia. Así también evitamos posibles dudas de la compañía de seguros sobre cómo se han producido las lesiones y si el pasajero viajaba en ese autobús.
  • Conserva tu billete o abono si viajabas en un medio de transporte público y pon una reclamación en la empresa de transportes correspondiente adjuntando copia del billete, fotos, datos de testigos y parte de lesiones, además de especificar día, hora, y lugar exacto del siniestro.