900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Todos hemos oído hablar de ella, pero cuesta calcularla adecuadamente. Aprende todo sobre la distancia de seguridad y como te puede ayudar a evitar un accidente de tráfico.

A muchos conductores les cuesta entender que si un coche frena repentinamente y se produce una colisión el culpable siempre es el que hace el impacto y no el coche que se detiene. Esta polémica se debe a que si guardásemos un espacio prudente con el resto de vehículos, el conductor habría evitando la colisión, pero la verdad es que puede ser confuso calcularla.

¿Cuál es la distancia de seguridad?

La DGT la define como el “escudo protector” que puede evitar más de 24.00 accidentes si fuese respetada continuamente. En condiciones normales se  deben calcular dos segundos de espacio con respecto al vehículo que esté frente a nosotros. Una técnica fácil para calcularla es repitiendo “1101, 1102”.

Si está lloviendo o el asfalta está mojado o estamos circulando por un túnel, debe aumentarse a mínimo 4 segundos. Hay que tomar en cuenta que los “segundos” son calculados a velocidades prudentes, ya que como es lógico mientras mayor sea la velocidad, más metros se recorren en menor tiempo, por lo que los segundos mencionados pueden no ser suficientes.  A 120 km se recorren 66 metros en 2 segundos, a un velocidad de 90 se recorren 50 m.

¿Cómo puedo saber si estoy respetando la distancia de seguridad?

Para que la técnica de calculo que te mencionamos anteriormente funciones, lo ideal es que esperes a que el vehículo de adelante pase por una señal y a partir de ahí digas en alto mil ciento uno, mil ciento dos, al finalizar la frase, deberías pasar por la señal.

Si conduces por una carretera convencional, además deberás dejar un espacio extra  para posibles adelantamientos. Si eres tú el que adelantas, debes calcular que el coche tenga espacio suficiente para que su conducción siga siendo segura.

Si te gustan las matemáticas,  otras técnica que puedes utilizar es multiplicar por 0,5 cada km al que vayas, si vas a 100 km/h, la distancia que deberías mantener es de 50 m. Otro cálculo un poco más rebuscado es multiplicar por si mismo el numero de las decenas a las que vayamos si vamos a 120, el espacio deberá ser de 144 m.

Consecuencias de no respetar la distancia de seguridad

Hasta ahora hemos comentado la importancia de este tema, pero ¿Sabías que no respetarlo es considerado como una infracción grave? Por lo tanto pueden multarte, aunque no es tan común como una sanción por velocidad, los helicópteros Pegasus  también pueden multarte por este concepto.

Pero más allá de temas administrativos, la mayor consecuencia de no respetar este concepto, es que tu tiempo y espacio de reacción ante un frenazo imprevisto, será mucho menor y por lo tanto la colisión será inevitable.

Aunque no lo creas la DGT ha registrado en 2017 más de 145 fallecimientos por colisiones traseras o múltiples, el común denominador en estos casos es guardar una distancia no correspondiente a la velocidad a la que se conduce.

En caso de colisionar traseramente con otro vehículo, no tendrás derecho a resarcimiento económico por tus lesiones y si tu póliza no es a todo riesgo, tú deberás asumir los gastos del arreglo del vehículo. Por el resto de lesionados no te preocupes, tu aseguradora se encargará de abonar el resarcimiento que les corresponde por sus daños, esto incluye a los ocupantes de tu coche.

Queremos recordarte que no pasa nada si tus ocupantes reclaman su pago por lesiones, no debería porque afectarte en ningún aspecto, a menos claro, que el accidente tuviese como agravante la conducción bajo los efectos del alcohol, pues en estos casos, la compañía aunque paga a las víctimas tiene el derecho de repetir la cuantía contra el conductor.

Mucho se habla de la importancia de mantener una velocidad adecuada, pero como has podido comprobar a lo largo de este artículo, es igual de importante para una conducción segura respetar la distancia de seguridad con el resto de usuarios,  practícalo y difúndelo entre el resto de conductores.