Dónde sentar a un niño en el coche y utilizar un sistema de retención adecuado a él pueden salvar la vida en caso de que suframos un accidente de tráfico. Los niños también mueren en los accidentes de tráfico si no están seguros, y es que el 40% de los niños fallecidos en el año 2014 no usaban ningún sistema de retención infantil para coches.

Es muy importante tener en cuenta que los niños son siempre los más indefensos cuando tenemos un accidente de tráfico, por lo que sentarlo correctamente es de vital importancia. A partir de los 5 Km/h un niño puede salir despedido hacia adelante en caso de colisión, por lo que éste debe ir sujeto correctamente a su asiento. Nunca se debe cogerlo en brazos, ni llevarlo sin retención o hacer que comparta el cinturón con nosotros. Lo más seguro a la hora de proteger la vida de un niño es siempre un sistema de retención infantil adecuado.

SENTAR CORRECTAMENTE A UN NIÑO EN EL COCHE

Para sentar correctamente a un niño en el coche hay que tener en cuenta algunos factores importantes como su edad, su altura o su peso. Para ello, el Gobierno aprobó hace un par de semanas una modificación del artículo 117 del Reglamento General de Circulación que obliga a aquellos niños que midan menos de 1’35 metros deberán ir siempre sentados en los asientos traseros del coche, a no ser que en esas plazas ya haya otros niños más pequeños.

La modificación del reglamento entrará en vigor a partir del próximo uno de Octubre e incluirá también la obligación de instalar los sistemas de retención infantil según los consejos del fabricante. Existen dos tipos de sistemas de retención homologados: en sentido de la marcha, para los más mayores; y en sentido contrario, para los más pequeños.

ACCIDENTES DE TRÁFICO CON VÍCTIMAS MENORES

Aunque las cifras descienden con el paso de los años y el aumento de las medidas de seguridad, hasta 60 niños al año  fallecen en accidentes de tráfico, y otros 6000 resultan heridos. El 37% de estas víctimas son niños de entre 10 y 13 años, aunque este número no se corresponde solo con aquellos que estaban en un coche, sino también con atropellos o percances sufridos conduciendo una bicicleta, porque a esa edad ya suelen ir solos por la calle sin compañía de un adulto. El segundo grupo de edad que más accidentes tiene es de los 3 a los 6 años, con un 27%. Le siguen aquellos de entre 7 y 9 años con un 23% y entre 0 y 2 años con un 13%. Estos últimos si se corresponden casi exclusivamente con accidentes sufridos dentro de un vehículo. Las niñas suelen ser más víctimas de accidentes de coche mientras que los niños sufren más accidentes como peatones o conductores de bicicletas.

La gravedad de estos accidentes está íntimamente relacionada con el uso de los sistemas de seguridad infantil. Entre los niños fallecidos, el 40% no llevaba sistema de seguridad infantil, el 32% usaba cinturón de seguridad, el 18% un dispositivo de seguridad infantil y del 10% restante no se tienen datos.

Hay que tener en cuenta que cuando un niño sufre un accidente de tráfico, las posibilidades de que sufra múltiples traumatismos en órganos vitales es mucho mayor debido a su tamaño. Además, debido a que su boca y garganta son más pequeñas existe mayor riesgo de que se ahoguen por tragar la lengua.  Por contra, como sus huesos no están osificados completamente, sufren menos fracturas.

Aunque parezca seguro, el cinturón de seguridad puede agravar las lesiones del menor. Esto se debe a que en un golpe brusco puede clavarse sobre la zona abdominal produciendo perforaciones y laceraciones en los órganos internos. No usar un buen sistema de seguridad infantil en el coche puede condenar a un niño.

LOS NIÑOS TAMBIÉN MUEREN EN LOS ACCIDENTES

Alrededor del mundo mueren unos 500 niños cada día en todo el mundo por accidentes de tráfico, lo que supone que mientras que usted leía este artículo han fallecido tres menores. Por ello la ONU promovió la III Semana Mundial de la Seguridad Vial, que no es más que una iniciativa de concienciación para que los gobiernos tomen medidas para aumentar la seguridad en la carretera tanto para niños como para adultos.