Ejecuciones en sentencias por alcoholemia – Alicia Torres

Ejecuciones en sentencias por alcoholemia – Alicia Torres

Dentro del proceso de enjuiciamiento de este tipo de delitos tenemos distintas fases:

  • Diligencias previas, si fuera necesario llevar a cabo algún tipo de investigación de los hechos.
  • Fase de juicio oral: celebración del juicio, bien a través del procedimiento del Juicio Rápido (en el mismo Juzgado de Instrucción), si vamos a dar conformidad, bien a través del Procedimiento Abreviado (en el Juzgado de los Penal), si queremos discutir o pelear los hechos imputados.
  • Fase de ejecución: la lleva a cabo el Juzgado de lo Penal correspondiente. En ella se trata de ejecutar la condena que se nos ha impuesto.

Debemos tener en cuenta que la pena que se nos va a imponer en este tipo de delitos es, por un lado, la retirada del carné, y por otro, privación de libertad, trabajos en beneficio de la comunidad o multa económica. Lo normal, en la mayoría de los casos, es la imposición de una sanción económica.

Recordaremos que la práctica habitual es que la entrega del carné de conducir se realice en el mismo momento de la celebración del juicio, momento desde el que podemos comenzar a computar nuestra pena de retirada.

Si bien, como hemos dicho, de la ejecución del resto se encarga el Juzgado de lo Penal (Ejecutorias). Para gestionar el pago de la multa, contamos con distintas facilidades, como por ejemplo, que el pago se realice mediante ingreso en la cuenta de consignaciones del Juzgado, por lo que siempre contaremos con justificante de nuestro pago; permiten el pago fraccionado de la misma, etc…

En este caso, encontramos un problema habitual que surge en los condenados, y es el retraso para el comienzo de la ejecución, lo cual viene derivado del cambio de Juzgado encargado de la gestión, por lo que es muy normal que entre la celebración del juicio y entrega del carné de conducir y el pago de, al menos, la primera parte de la multa, pasen varios meses.

Si se diera el caso de que no entreguemos el carné en el momento de recibir la sentencia y posponerlo para la ejecución, este problema puede agravarse puesto que nos encontraremos en un “limbo jurídico”, ya que no debemos olvidar que tenemos una sentencia, que en el caso de haber sido en un Juicio Rápido sería firme desde ese momento, en la que hemos sido condenados a una retirada de carné. Es decir, nuestro carné de conducir como título habilitante no es totalmente efectivo por resolución judicial. Si bien, la ejecución de la sentencia no ha sido efectiva. Por tanto, si nos paran en un control policial podemos encontrarnos incluso con una nueva citación judicial.

En la fase de ejecución, necesitaremos, además de nuestro abogado especialista, la figura de un Procurador. Aunque existen determinados Juzgados, que nos permiten, si hacemos el pago de la multa en un único plazo, no contar con este profesional, lo que supondría un pago menos que asumir.

Aunque en los casos de pago fraccionado de la multa o del resto de condenas (trabajos en beneficio de la comunidad o prisión) la presencia de este profesional es obligatoria.