¿Has sufrido un accidente y el culpable se dio a la fuga? Conoce cómo y cuándo puedes reclamar la compensación económica que te corresponda y por qué vas a necesitar ayuda legal.

Seguro que has oído o conoces algún caso de un accidente de tráfico donde el responsable ha huido del lugar sin detenerse. En los medios de comunicación lo hemos visto todos en varias ocasiones. Es posible que incluso te haya tocado a ti sufrir una mala experiencia de este tipo.

Los motivos que provocan que un conductor se dé a la fuga tras provocar un accidente pueden ser muy variados, pero el nexo común que siempre se repite es el miedo del responsable a las represalias o consecuencias del siniestro que acaba de producirse por su culpa.

Esta tensión o nerviosismo se multiplica cuando el conductor sabe que está cometiendo algún tipo de infracción, como circular sin carnet de conducir, o con el carnet retirado por haber agotado los puntos, hacerlo sin seguro obligatorio, o incluso bajo los efectos del alcohol o de las drogas.

Este tipo de situaciones predisponen al conductor a abandonar el lugar del siniestro, sin caer en la cuenta de que adoptar esta postura no hace sino agravar más aun las consecuencias de los hechos cometidos, además de que según en qué casos, podrá ser imputado por un Delito de Omisión del deber de socorro.

Si eres víctima, podrás reclamar, si bien con una serie de condicionantes que vamos a ver dependiendo del tipo de accidente de que se trate, y teniendo en cuenta que es necesario contar siempre para reclamar estos casos con la ayuda de un LEGALCAR.

 

¿Qué hago si tengo un accidente y el culpable se da a la fuga?

Supongamos que vas circulando normalmente y de repente un vehículo se salta un stop y colisiona fuertemente contigo, abandonando inmediatamente el lugar de los hechos. Nos encontramos en una situación donde los nervios suelen jugar malas pasadas y en muchas ocasiones la capacidad de reacción en ese momento no es la adecuada.

Pongamos otro caso por desgracia muy común en nuestras carreteras: un coche que circula a gran velocidad embiste violentamente a varios ciclistas que circulan correctamente sin detenerse, como si nada hubiera ocurrido. O muy habitual también, el atropello de un peatón por un vehículo que se da a la fuga abandonando el lugar.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que estos casos pueden tener dos desenlaces distintos, que condicionan el modo de reclamar:

  • Que, aunque inicialmente se haya dado a la fuga, el vehículo responsable sea localizado e identificado después (bien por la investigación posterior que se haga, o porque el conductor se lo piense dos veces y acabe entregándose y reconociendo los hechos).
  • Que, pese a las gestiones realizadas con posterioridad, no haya sido posible dar con el culpable del siniestro.

 

En cualquiera de los dos casos, los pasos iniciales a dar en tras un accidente con un coche fugado son los mismos:

No perder la calma, no mover el vehículo ni tocar nada del escenario de los hechos y llamar de inmediato a la Policía o Guardia Civil para que levanten un Atestado. Esta prueba es fundamental para que posteriormente podamos reclamar contando con un documento que acredite que el accidente ha existido y que el responsable se ha dado a la fuga.

Los agentes harán una investigación ocular del lugar del siniestro, vestigios y huellas encontradas, restos del otro vehículo, que les permita reconstruir el accidente acreditando que hay un tercer implicado que ha abandonado el lugar de los hechos.

En ocasiones, la presencia de cámaras en la zona o edificios colindantes pueden ayudar a la identificación del vehículo que se ha fugado.

>Además, la víctima debe facilitartodos los datos que pueda recordar del culpable (modelo, color, como era el conductor o incluso parte o la totalidad de la matrícula).

Recabar todos los datos que se pueda de testigos presenciales, e intentar que esperen a que lleguen los agentes para declarar lo que han visto. Su testimonio puede ser decisivo en un procedimiento judicial por el accidente.

Avisar a los servicios de emergencias o en su defecto acudir al Hospital más cercano de inmediato, para una valoración exhaustiva de las lesiones sufridas.

Contactar lo antes posible con LEGALCAR, profesionales independientes que conocen la normativa de tráfico y la tramitación de este tipo de siniestros. La víctima no va a saber cómo empezar a reclamar, a quien hacerlo, y la cosa varía si se localiza al vehículo fugado o no.

 

¿Quién se responsabiliza de los daños?

Como ya hemos visto, en un accidente provocado por un vehículo que se da a la fuga puede ocurrir que posteriormente se localice al conductor fugado, o que, por el contrario, no se consiga averiguar quién ha sido el responsable.

En el primer caso, es obvio que si se consigue averiguar quién es el interviniente y culpable del siniestro, será su aseguradora quien se haga cargo de los daños y perjuicios sufridos por la víctima.

¿Pero qué ocurre si no se puede averiguar la identidad del conductor y datos del vehículo responsable que se ha dado a la fuga?

En estos casos la reclamación debe dirigirse al Consorcio de Compensación de Seguros, una entidad pública que cubre aquellos casos no cubiertos por las aseguradoras, como es un accidente con vehículo desconocido, con coche robado o sin seguro, o los daños causados por los llamados “riesgos extraordinarios”, como pueden ser inundaciones, corrimientos de tierra o terremotos.

Para que el Consorcio de Compensación de Seguros nos pague una compensación por los daños sufridos con un vehículo que se ha dado a la fuga, tendremos que demostrar que el accidente ha ocurrido y que ha intervenido un tercero que abandonó el lugar de los hechos

Para eso es tan importante contar con el Atestado o los testigos presenciales, es decir, medios de prueba lo suficientemente consistentes como para que el Consorcio reconozca su obligación de indemnizar.

 

¿Qué puedo reclamar y cómo?

La buena noticia es que cuando tenemos perfectamente acreditado tanto el accidente como la intervención de un vehículo que se ha dado a la fuga, el Consorcio de Compensación de Seguros no suele poner demasiados problemas para pagar, aunque como en todos los casos, será necesario contar con ayuda de un abogado para que valore los daños y negocie la oferta en nombre de la víctima.

En cuanto a lo que se puede reclamar, es importante tener en cuenta que el Consorcio no lo paga todo. A diferencia de la cuantía que paga una compañía de seguros, que incluye daños materiales y daños personales, el Consorcio solo paga los personales, es decir, las lesiones.

Esto significa que no podremos reclamarles los daños de nuestro vehículo (del tipo que sea) salvo en tres excepciones: que resultemos fallecidos en el siniestro, quedemos incapacitados para nuestro trabajo, o hayamos necesitado como mínimo una semana de hospitalización a causa de las lesiones sufridas en el accidente.

¿Eres víctima de un siniestro con un vehículo fugado? ¿Tienes dudas o no sabes si puedes reclamar tu caso? Contacta con LEGALCAR y nuestros abogados, expertos en tramitaciones con coches a la fuga te informarán de manera gratuita sobre la viabilidad de tu reclamación y cómo realizarla con garantías.