El juicio por accidente de tráfico

El juicio por accidente de tráfico

En muchas ocasiones, las reclamaciones por accidentes de tráfico pueden culminarse sin necesidad de llegar a juicio, la mayoría de las veces porque gracias a la labor de los abogados especialistas en accidentes de tráfico, y a su negociación con los abogados y/o tramitadores de las compañías contrarias, se llega a un acuerdo que pone fin al procedimiento, sea civil o penal.

En otras ocasiones, sin embargo, es necesario acudir a juicio, y en este sentido debe distinguirse si nos encontramos ante un procedimiento penal o uno civil.

En un accidente de tráfico tendremos que ir a juicio, o bien porque nos discutan la culpa, bien porque discutan las lesiones, o porque nos discutan ambas cosas.

JUICIO EN PROCEDIMIENTO PENAL

En sede penal podemos ir a juicio en un procedimiento derivado de un Juicio de faltas, o en un penal derivado de unas Diligencias Previas, por ejemplo en un caso de alcoholemia.

El Juicio de faltas comienza con denuncia del perjudicado contra el conductor del vehículo responsable del accidente, y una vez el lesionado pasa consulta con el médico forense, éste emitirá un informe con los días de hospital, impeditivos, de curación y secuelas que hayan quedado. Ese informe se traduce, de acuerdo con el Baremo de tráfico, en una cantidad indemnizatoria, a la que se puede añadir el factor de corrección, gastos médicos o de otra índole, daños materiales en caso de no haber sido abonados, y cualquier otro gasto reclamable. El abogado especialista en accidentes de tráfico que esté tramitando el procedimiento será el encargado de cuantificar la reclamación de cara al juicio.

No podemos olvidar que en un juicio de faltas la carga de la prueba la tenemos nosotros, que somos los denunciantes, por lo que nuestro abogado será quien se ocupe de preparar la prueba, recopilando todos los medios de que intente valerse de cara al juicio.

En el juicio penal es preceptiva la asistencia de la víctima, como denunciante, igual que el denunciado, y si hay testigos, tendrán que comparecer igualmente al acto del juicio, al igual que la Policía, o Guardia civil, o peritos médicos o reconstructores de accidentes, es decir, cualquier testigo o perito que propongamos.

Aunque en un juicio de faltas no es preceptiva la presencia de abogado, es decir, que el denunciante (víctima) puede defenderse a sí mismo, en LEGALCAR siempre recomendamos que las víctimas de accidentes pongan la defensa de su caso en manos de especialistas, quienes conocen el modo de preparar las pruebas en un juicio por accidente y podrán defender con conocimientos jurídicos y técnicos a la víctima, para conseguir una sentencia favorable a sus intereses.

Los Juicios de faltas, no obstante, han desaparecido tras la entrada en vigor, el pasado 1 de julio, de la reforma del Código Penal, y actualmente solo se celebran por este sistema los que pasan a calificarse como “delitos leves” según la reforma, aunque la reforma es tan reciente que las sentencias son diferentes según el Juzgado y la localidad.

Si estamos en un Juicio penal, derivado por ejemplo de una alcoholemia, es preceptiva la asistencia de abogado y procurador, los hechos enjuiciados se tramitan como delito y no como falta, y el juicio tarda más en señalarse, pero la dinámica es la misma, teniendo en cuenta que va a intervenir también un fiscal, que igualmente presentará su escrito de acusación, y que de alguna manera estará “de nuestra parte”.

JUICIO EN PROCEDIMIENTO CIVIL

En un procedimiento civil, la reclamación cambia, pues en este caso no se denuncia al conductor del vehículo responsable del accidente, sino que se demanda a la aseguradora de dicho vehículo directamente.

Estos procedimientos suelen ser más largos en el tiempo y suponen unos gastos para el lesionado, aunque hay despachos como LEGALCAR abogados que trabajan fórmulas en beneficio de las víctimas para que esto no sea un impedimento. Sin embargo son procedimientos que siempre compensan económicamente, puesto que las indemnizaciones que se consiguen son mayores.

A diferencia de los casos de los procedimientos penales, en los juicios civiles los lesionados no tienen que asistir, porque la defensa es ejercida por el procurador y el abogado designado, salvo en los casos en que la compañía de seguros demandada solicite en la audiencia previa como prueba que la víctima o demandante acuda a declarar en juicio.

Igualmente el abogado encargado de defender el caso se ocupará de pedir toda la prueba que sea necesaria para garantizar el éxito del caso.

En cualquier caso, en muchas ocasiones se llega a un acuerdo en “puerta”, es decir, justo antes de entrar en juicio, en los casos de juicios de faltas, y en los civiles, suele iniciarse una fase de negociación entre la audiencia previa y el juicio que muchas veces culmina en acuerdo satisfactorio para ambas partes, sin necesidad de tener que esperar a la fecha de juicio.

En LEGALCAR abogados siempre recomendamos acudir al especialista, puesto que los abogados que se dedican a ello conocen el funcionamiento de los Juzgados, el tipo de procedimiento, y van a guiar a la víctima para conseguir siempre la mejor indemnización.

Consulta a nuestros abogados para accidentes de tráfico totalmente gratis.