900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

¿Sabes que el perito biomecánico es una figura esencial en algunas reclamaciones por accidentes de tráfico? Te contamos sus funciones y en qué casos es necesaria su intervención profesional.

A raíz de la entrada en vigor, en enero de 2016, de la Ley 35/2015, que supuso un cambio sustancial en el sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, conocido por todos como Baremo de Tráfico, se modificó de manera importante la reclamación de determinado tipo de lesiones, siendo la más sustancial y la que menos favorece a las víctimas la relativa a las lesiones más leves.

Aunque siempre ha sido motivo de fricción entre perjudicados y aseguradoras la tramitación de estas lesiones leves, con el nuevo Baremo las cosas se complican muchos más, especialmente en el caso de los denominados por la nueva normativa “traumatismos menores de la columna vertebral”.

Dentro de este grupo, el caso más conocido por todos es el de las lesiones cervicales, o llamado también esguince o latigazo cervical.

La modificación respecto a estas lesiones parte de una demanda de las aseguradoras desde hace muchos años sobre la picaresca de muchos perjudicados por accidentes con este tipo de daños, que siempre desde el punto de vista de las compañías, se exageraba para conseguir una mayor cuantía.

Sin entrar a valorar que en ocasiones esta circunstancia se ha dado por algunos perjudicados en detrimento de los lesionados de verdad, de lo que estamos seguros, también es cierto que en LEGALCAR hemos comprobado, por la experiencia de muchos años defendiendo el interés de los lesionados, que cada caso es un mundo y que cada víctima se ve afectada de distinta manera por un mismo tipo de daño corporal.

Las lesiones cervicales existen, y en muchas ocasiones, pese a lo que digan las aseguradoras, pueden llegar a ser verdaderamente incapacitantes para los lesionados.

Es en este tipo de daños en el que las compañías de seguros tiraban de los informes biomecánicos para tratar de demostrar que, debido a la levedad del golpe (sobre todo se trataba de colisiones a baja velocidad) era imposible que se hubieran producido lesiones.

¿Qué es el Perito biomecánico?

Este tipo de profesionales suelen ser ingenieros especializados en biomecánica, una ciencia que combina la física, las matemáticas, la medicina o la ingeniería, y que trata de explicar las lesiones producidas en el cuerpo humano a partir de una combinación de todas esas disciplinas.

A partir de ahí, elaboran un informe pericial en el que, por norma general, en concreto cuando son encargados por las compañías, prima el criterio mecánico por encima del médico.

Cuando se produce un alcance a baja velocidad, o con escasos daños materiales, el artículo 135 del Baremo de Tráfico actual indica con el denominado “criterio de intensidad”, que para que haya lesión, y por tanto obligación de pago por parte de la aseguradora, tiene que existir una adecuación biomecánica entre la lesión sufrida y el mecanismo que la ha producido.

El informe de perito biomecánico encargado por la aseguradora

A menudo hemos tenido que lidiar con informes de peritos biomecánicos presentados como prueba por las compañías de seguros en un juicio en reclamaciones por accidentes de baja intensidad. El escenario típico es el siniestro con daños materiales escasos y lesiones cervicales.

Normalmente estos informes están llenos de complejas operaciones matemáticas y fórmulas que, básicamente, lo que vienen a decir es:

  • Que para que una víctima sufra un esguince o latigazo cervical es necesario que se produzca un movimiento brusco de su cuello hacia adelante y hacia atrás.
  • Que para que esto ocurra, la colisión tiene que ser de cierta intensidad.
  • Esa colisión mínima que desemboca en un movimiento que provoque una lesión cervical la denominan fuerza Delta V, es decir, el cambio de velocidad que experimenta un vehículo a consecuencia de un impacto por otro vehículo.
  • Los informes de un perito biomecánico aportados por las compañías de seguros en los juicios por accidentes de tráfico, gozan, en general, de muy poca o nula credibilidad por los jueces.

¿Qué debe tener en cuenta un perito biomecánico en su informe?

La mayoría de los informes emitidos por un perito biomecánico son prácticamente iguales, y en LEGALCAR no hemos tenido problema alguno para desmontar de manera contundente sus argumentos.

Y es que estos informes no analizan en concreto una colisión, sino que establecen unos parámetros generales para este tipo de golpes.

En consecuencia, no tienen en cuenta todos los factores que intervienen en ese accidente en particular, como son la posición de la víctima en el momento de la colisión, su edad, sexo, antecedentes médicos y complexión física, su peso, la masa de los vehículos, el tipo de asiento, o la colocación del reposacabezas, entre otros muchos.

En definitiva, se utilizan fórmulas generales, pero no se analizan las distintas variables de ese accidente en concreto. La realidad es que un informe emitido por perito biomecánico en esta línea no tiene nada que hacer si la víctima tiene muy bien acreditado con su documentación médica la existencia de la lesión.

Además, en muchos de estos casos, y en LEGALCAR lo hacemos en muchas ocasiones, la víctima puede presentar, junto a sus documentos médicos que acreditan la existencia de la lesión, un estudio biomecánico de limitaciones corporales, que eche por tierra las operaciones matemáticas y abstractas del perito de la compañía, con pruebas tan contundentes como el Test de Romberg (que es una prueba de equilibrio) o la valoración goniométrica (evaluación funcional de la movilidad del paciente, sea cervical, lumbar o dorsal).