900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Desde LegalCar nos hacemos eco de un estudio publicado sobre el casco en bicicleta de octubre de 2014 no deja ver con claridad si el casco ciclista tienen efectos protectores frente a heridas como las hemorragias craneales y deja latente que deben realizarse más pruebas y estudios para descubrir cuáles pueden ser los problemas que este casco padece en su homologación.

Lógicamente circular en bicicleta protegidos con un casco ciclista frente a no llevarlo nos protege frente a arañazos, y hasta incluso de fracturas en la cara o cráneo, pero siguen sin protegernos en todos los cascos frente a lesiones cervicales e frente a hemorragias intracraneales.

Teniendo en cuenta de que en este estudio han analizado  a unos 700 ciclistas que han padecido algún accidente, queda demostrado que el casco les ha ayudado frente a laceraciones o arañazos más leves y frente a alguna fractura, y por la tanto sigue siendo más efectivo que si no lo llevaran puesto mientras circulan en bicicleta. Si nos paramos a analizarlo, el casco ciclista protege a los mismos cuando éstos tienen un percance en solitario, es decir que nadie más se ve implicado. Sí, les protege frente a laceraciones y posibles fracturas, pero ¿qué ocurre cuando estos ciclistas tienen un accidente contra un vehículo a motor? Lógicamente cuando esto ocurre, los ciclistas sufren heridas más graves dadas las velocidades que alcanzan los automóviles. Se debe estudiar en mayor detalle cómo deben ser los cascos de los ciclistas para poder protegerles en estos casos, al igual que protegen a los que circulan en ciclomotor o en motocicleta.

Como esta problemática del casco no se ha resuelto todavía y parece estar algo alejada la solución debemos intentar que estos accidentes se produzcan en la medida de lo posible.

  • Los conductores deben formarse en el respeto hacia los ciclistas cuando circulan por las mismas vías.
  • Se debe fomentar el uso de la bicicleta. A más bicicletas en las calles y más cultura ciclista, menos vehículos a motor, y por tanto menos accidentes.
  • Se debe fomentar el uso de buenas prácticas ciclistas (el uso de luces obligatorias, e uso de vestimenta reflectante que permitan que se les vea con mayor anterioridad, etc.)
  • Se debería realizar una reducción en las velocidades máximas donde conductores y ciclistas comparten las vías

Quizá la solución es que se realice un refuerzo en los cascos, como unos parámetros de homologación más estrictos, pero como es de suponer, los fabricantes de cascos aseguran que para que el casco tenga efectividad frente a un accidente donde esté implicado un vehículo a motor, debe ser muy similar a un casco de moto.  Eso sí, sería muchísimo más incómodo para los ciclistas en cuanto a su peso y en cuanto a problemas de ventilación, y de visibilidad lo que lo puede llegar a convertir en contraproducente.

Por lo tanto, deben realizarse más estudios que demuestren la efectividad del casco y más estudios que determinen cómo debería ser para la real protección de los ciclistas.

En LegalCar Abogados somos expertos en la reclamación de indemnización por accidente de tráfico.

¿Tienes dudas? te llamamos sin compromiso.

Por favor, seleccione una forma válida