Elegir otro abogado independiente

Elegir otro abogado independiente

El hecho de que el seguro propio cubra a los accidentados de tráfico no quiere decir que no se pueda elegir otro abogado independiente. De hecho, la defensa jurídica contemplada en las pólizas de seguro contempla la posibilidad de que la compañía cubra el coste del abogado independiente hasta un límite máximo establecido.

¿Qué diferencia a un abogado de la compañía y un abogado particular e independiente? La diferencia radica principalmente en la independencia del segundo. El hecho de que un profesional pueda actuar conforme a sus propios criterios hace que el abogado particular pueda trabajar por y para las víctimas, es decir, mientras que los abogados de compañía no pueden más que seguir las indicaciones de la entidad a la que defienden, los abogados particulares tienen total autonomía para ayudar a las víctimas de accidentes de tráfico. El asesoramiento de un abogado de compañía nunca podrá ser tan completo como el de un abogado independiente en tanto en cuanto se debe a los intereses de la compañía de la cual depende, por lo que nunca podrá compartir completamente el interés de la víctima. Sin embargo, el abogado particular, el abogado independiente, trabaja de manera externa a las compañías y por tanto puede compartir los intereses de las víctimas, pudiendo ofrecer un asesoramiento completo, tanto jurídico como médico, para maximizar la cuantía de la indemnización.

¿Cuál es la función del abogado? Con la reforma del Baremo Legal de tráfico la figura del abogado se ha visto reforzada en cuanto a que su intervención, si antes era muy importante para el devenir del caso, ahora resulta vital para el éxito de la reclamación. Conforme al antiguo Baremo el asesoramiento del abogado particular era básico para que la reclamación por los daños sufridos en accidentes de tráfico resultase exitosa. Aun así, su intervención no era preceptiva y muchos lesionados, ignorando las recomendaciones, trataban de gestionar sus asuntos directamente con las compañías, obteniendo fracasos estrepitosos. Sin embargo, con la reforma del Baremo esta posibilidad ha quedado prácticamente descartada, ya que las compañías se están aprovechando ofreciendo cantidades muy a la baja, sin valorar objetivamente la documentación médica de los lesionados. Por eso, la mejor opción para reclamar los daños sufridos en un accidente es a través de un abogado externo, particular y especialista en accidentes de tráfico.

¿Qué características tiene un abogado especialista externo a las compañías? En primer, la que comentamos más arriba: la independencia. El ser independiente hace que el abogado particular pueda compartir el interés de la víctima y así maximizar la cuantía en concepto de indemnización. En segundo lugar es especialista, es decir, es un profesional del Derecho dedicado en exclusiva a la materia del tráfico y las reclamaciones de indemnizaciones derivadas de los siniestros. Conoce, no solo la materia en la que trabaja y las leyes que rigen las reclamaciones, sino además, todas aquellas herramientas y conocimientos que se adquieren de la experiencia adquirida durante años de dedicación en exclusiva a los temas de tráfico. Finalmente, su minuta. Trabajamos a porcentaje, es decir, una cuantía en función de lo que finalmente cobra el cliente. Por tanto, hacemos depender nuestros honorarios del éxito de la reclamación y sólo cobramos cuando el cliente ya ha cobrado, por lo que no se paga nada por adelantado.

¿Qué es la Defensa Jurídica? ¿Gracias a ella la reclamación puede resultar gratuita? Efectivamente. Gracias a la cobertura de la Defensa Jurídica la reclamación por los daños sufridos en un accidente de tráfico puede ser gratuita ya que esta cobertura ofrece la garantía de que la compañía reembolsa al asegurado lo que éste haya abonado al abogado particular que libremente haya elegido. Por tanto, una vez el cliente ha pagado la minuta, ésta se reclama a su aseguradora para que se la devuelva. De esta manera, el trabajo del abogado externo y especialista puede salirle gratis a la víctima, que verá cómo los honorarios del profesional que ha elegido libremente para reclamar la indemnización le son reembolsados.