900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Una de las preguntas más frecuentes que se hacen las víctimas de los accidentes de tráfico es si la indemnización que les ofrece la aseguradora es o no correcta. En la cuantificación de una indemnización intervienen muchos factores, por lo que no hay dos casos iguales, aunque pueda parecerlo.

La indemnización derivada de un accidente de tráfico depende de múltiples factores, por lo que no puede establecerse una regla standard. Cada lesionado es un mundo, y la evolución de uno u otro, aunque tengan la misma lesión, varía dependiendo de condicionantes tales como la edad, el sexo, los antecedentes médicos previos, los días que haya estado o no de baja laboral, el resultado de las pruebas médicas que se haga, etc.

Lo que sí podemos afirmar con rotundidad es que las ofertas de las aseguradoras son siempre a la baja. En todos los años que llevamos defendiendo víctimas de accidentes de tráfico, se  cuentan con los dedos de la mano los casos en los que la aseguradora que tiene que indemnizar haya hecho, de primeras, una oferta correcta por las lesiones y daños de una víctima de accidente.

Es por ello por lo que siempre aconsejamos no coger nunca la oferta de la compañía de seguros sin consultar antes con un abogado especialista. Si no se hace así, se puede estar renunciando sin saberlo a la posibilidad de reclamar lo que realmente nos corresponde más adelante.

Determinar si una indemnización es o no correcta es una labor que debe realizar siempre un abogado especializado. La mayoría de los clientes que nos llaman lo hacen porque están muy perdidos, sobre todo si no han tenido nunca un accidente, de tal manera que no saben lo que tienen que hacer ni lo que pueden reclamar.

Por ello desde LEGALCAR insistimos siempre en la importancia de los tiempos, es decir, que para que se pueda reclamar con garantías de éxito la indemnización que nos pueda corresponder, es muy importante que contactemos con un abogado especializado lo antes posible, no esperar tres meses para ver lo que nos ofrece la compañía de seguros y según lo veamos, llamar a un abogado para que nos diga si es correcta la indemnización. En esos casos normalmente poco se puede hacer por lo avanzado del caso, máxime ahora, tras la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico que nos deja importantes novedades legislativas que dificultan bastante las reclamaciones de indemnizaciones derivadas de accidentes de tráfico, especialmente en los casos de traumatismos menores de la zona vertebral (especialmente los conocidos como “esguinces cervicales”), y los casos donde los daños materiales en los vehículos son escasos.

Para saber si es correcta o no la indemnización, tenemos que atenernos a varios criterios básicos; por un lado el periodo de curación de nuestras lesiones, que englobaría los días que hemos tardado en estabilizarnos de las mismas, llamados ahora “lesiones temporales”, días que a su vez se pueden dividir, en función del nuevo criterio establecido en el Baremo 2016, partiendo del llamado “perjuicio personal básico” (30 €/día), y completándolo, solo en el caso de que se cumplan ciertos requisitos en el lesionado, con el llamado “perjuicio personal particular”, que a su vez se va a dividir en días con “pérdida de calidad de vida muy grave” (ingreso en UCI o estado comatosos o vegetativos), “pérdida de calidad de vida grave” (equivalente a los antiguos días de hospitalización del antiguo Baremo), y la llamada “pérdida de calidad de vida moderada” (serían los antiguos días impeditivos).

Por otro lado, la indemnización incluye las secuelas que nos queden tras el accidente. En este punto el nuevo Baremo 2016 nos trae una serie de tablas que habrá que aplicar siguiendo todos los pasos para determinar la secuela y la puntuación de cada una de ellas. El valor del punto de secuela se determina por la edad de la víctima en el accidente.

La indemnización a su vez puede englobar otros muchos conceptos, que dependerán de cada caso concreto, de ahí la importancia de conseguir asesoramiento de abogados especialistas: posibles incapacidades, los denominados “perjuicios patrimoniales”, que a su vez se dividen en el denominado “lucro cesante” (lo que he dejado de ganar a consecuencia del accidente de tráfico sufrido) y el “daño emergente” (los gastos que he tenido por el accidente).

Y además nos encontramos con un sinfín de variaciones que favorecen sobre todo, en casos de fallecidos y grandes lesionados a todas las personas que formaban el núcleo familiar de la víctima, que también tendrán derecho a una indemnización.

Por otro lado hay derecho a reclamar los daños materiales de nuestro vehículo, si no lo han arreglado, objetos dañados en el accidente, etc.

Como cada supuesto es diferente a los demás, debe consultarse siempre a un especialista. El nuevo Baremo 2016, que afecta a todos los accidentes que se produzcan a partir del 1 de enero de este año, es más complicado de aplicar por las variantes que tiene, por lo que para determinar y saber si, después de la estabilización lesional la indemnización que nos ofrece la compañía es la adecuada, hay que dejarse asesorar por el abogado que será quien pueda determinar si la misma es correcta.

Consulta a tu abogado totalmente gratis