Fractura de tibia y peroné en accidente de tráfico

Fractura de tibia y peroné en accidente de tráfico

En accidentes graves las fracturas de miembros superiores e inferiores son muy comunes, siendo la tibia y el peroné de los huesos más comprometidos tras un accidente de tráfico, según cifras aportadas por la DGT en 2014 4.281 personas sufrieron fracturas en piernas y tobillo.

La tibia  es el hueso más grande de la pierna, se conecta con la rodilla y con el tobillo, además es el único hueso que soporta el peso de la pantorrilla, por su parte e peroné es un hueso más pequeño que se encuentra ubicado paralelamente a la tibia, no soporta ningún peso, además tampoco se encuentra conectado con la articulación de la rodilla.

Normalmente estos huesos se fracturan juntos en el mismo traumatismo, siendo comunes las fracturas a la altura de la región proximal (cerca de la rodilla) o la parte distal (cerca del tobillo. Estas fracturas suelen ser abiertas, es decir que se rompe la piel.

Existen varios tipos de fracturas de Tibia y Peroné, siendo las más comunes las siguientes:

  • Fractura de meseta tibial: la meseta tibial es la parte del hueso más próxima a la rodilla, afectando la articulación de la misma. Al mismo tiempo la fractura de meseta tibial puede esta clasificada en:
  • Fractura de meseta tibial sin depresión: corresponde a una fractura en  la que no se desplaza el platillo tibial lateral, normalmente  ocurre en traumatismos leves.
  • Fractura desplazada y deprimida de la meseta tibial: es mas común en pacientes lesionados mayores de 40 años, necesita intervención quirúrgica y utilización de tornillos y placas de osteosíntesis.
  • Fracturas deprimidas o con hundimiento articular: se genera por la compresión pura de la meseta tibial lateral o central, es una lesión de baja energía común en pacientes mayores de 50 años.
  • Fracturas del cóndilo  medial: cóndilo es el nombre que recibe la cabeza de o protuberancia de un hueso  que encaja en otro, en este caso la cabeza de la tibia que encaja en la rodilla. En la tibia se tienen dos el medial y el lateral. La fractura del cóndilo medial puede provocar daños mayor en ligamentos y distensión de nervios.
  • Fractura de meseta tibial bicondílea: corresponde a la fractura de la meseta lateral y tibial, comprometiendo ligamentos lateral y al ligamento cruzado.
  • Fracturas con disociación Metafiso-Diafiasiaria: se caracteriza por ser una fractura transversal, afectando también a los nervios alrededor.
  • Fracturas diafisiarias de tibia: la lesión ocurre por debajo de la rodilla y por encima del tobillo, siendo común que se fracture también el Peroné. El hueso puede romperse en varios fragmentos, por lo que será necesario el material de osteosíntesis, en casos con menos de cuatro fragmentos se utilizarás el clavo intramedular y combinación de tornillos y placas en casos superiores.
  • Fractura de pilón tibial: una de las lesiones más difíciles de tratar, generalmente se desprende la tibia del tobillo, comprimiéndose y afectando los tejidos blandos de la zona.

FRACTURA DE TIBIA Y PERONÉ EN ACCIDENTE EN MOTO

 

Los accidentes en motos suelen ser bastante graves, provocando la mayoría del tiempo fracturas en los miembros inferiores. En nuestro despacho hemos tramitado casos de motoristas con fracturas en tibia y peroné a continuación os contaremos uno de estos:

A.M.D motorista de 25 años quien era repartidor de comida a domicilio se encontraba en su horario laboral, por una concurrida calle de la ciudad, cuando un  vehículo no respetó un seda al paso y atropelló al motorista, quien debido al fuerte impacto salió despedido de su moto, provocándole la fractura de tibia y peroné. Afortunadamente el joven se encontraba utilizando el equipamiento adecuado, porque las consecuencias del accidente pudieron ser mucho peor.

La fractura de tibia y peroné sufrida por A.M.D tardó cerca de 200 días en estabilizarse y un nervio distal  quedó afectado tras la lesión de forma leve, por lo que le generó una secuela. Nuestros abogados lograron obtener la indemnización correspondiente por las lesiones del motorista, quien ya se ha recuperado de su lesión y puede andar de forma normal, solo con un poco de dolor en algunas ocasiones por el daño del nervio.

Es importante destacar que al año pasado 2.599 usuarios de motocicletas y 669 de ciclomotores tuvieron que ser hospitalizados por sus lesiones y que fallecieron 219 motoristas, muchos accidentes como el comentado anteriormente pudieron evitarse.

FRACTURA DE TIBIA Y PERONÉ EN ACCIDENTE DE BICI

 

Al igual que en los accidentes de moto, los ciclistas están expuestos a sufrir grandes lesiones en sus accidentes, sobre todo si hay otro tipo de vehículo involucrado, como normalmente ocurre.

I.LG amante de las bicicletas y que usa este vehículo como medio de transporte, sufrió un accidente, debido a que un conductor se despistó al intentar adelantarla y la tiró de su bicicleta, el accidente le provocó fractura de tibia y peroné además de lesionarse el ligamento cruzado.

La ciclista lesionada necesitó 220 días para estabilizarse de su lesión debido a una series de complicaciones con el ligamento cruzado y la fractura, necesitó un periodo mayor de rehabilitación, logrando estabilizarse de su lesión sin secuelas adicionales a la retirada de material de osteosíntesis.

RECUPERACIÓN DE FRACTURA DE TIBIA Y PERONÉ

 

El tiempo de recuperación de cualquier lesión depende de cada personas, lo que a unas personas tarda en curar un mes en otras tarda hasta tres, pues son muchos los factores que intervienen como la edad, estado de salud, estilo de vida, entre otras.

En el caso de las fracturas de tibia y peroné  muchos médicos coinciden en que se suele estabilizar en 150 a 200 días, pero algunas veces hay complicaciones y otros nervios involucrados que alargan este periodo.

Lo importante si sufres una fractura como esta es que sigas las instrucciones de tu médico, también dependerá de si necesitas cirugía y material de osteosíntesis o no. En casos donde no es necesaria la intervención quirúrgica, la pierna del paciente será inmovilizada, recomendando que mantenga una postura determinada para ayudar a la recuperación.

Una vez finalizado el periodo de reposo y la fractura se haya consolidado se deben realizar terapias de rehabilitación para recuperar la fuerza y movilidad en área, siendo recomendados ejercicios isométricos y que ayuden con la flexibilidad, en algunos casos la hidroterapia es de gran ayuda.

LEGALCAR ABOGADOS

 

Si has sufrido un accidente de tráfico que ha sido provocado por la responsabilidad de alguien mas y como consecuencia tienes una fractura de tibia y peroné tienes derecho a reclamar una indemnización por tus daños. ¿No sabes cómo se realiza esta indemnización? Llámanos a nuestro número gratuito y nuestros abogados te ayudarán.

 

Abogados especialistas en accidentes de trafico

900901450 – Teléfono gratuito