900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

¿Tú también utilizas gadgets al volante? Si eres un amante de los gadgets y te encanta llevar tu vehículo lo mejor equipado posible… ¡cuidado!

Hay muchos tipos y algunos nos ayudan a mejorar la funcionalidad de nuestros vehículos o motos. El mercado ofrece infinidad de posibilidades con opciones para todos los gustos para conseguir un “full equipe” a tu gusto.

Sistemas para facilitarte el aparcamiento o controlar la presión de los neumáticos y ahorrar combustible, espejos anti-ángulos muertos, cargadores USB o rastreadores GPS, son algunos de los gadgets más populares que sin duda te facilitan la conducción y te aportan mayor seguridad.

Pero no todo vale.

Aunque existen, algunos gadgets están completamente prohibidos. Si los utilizas corres el riesgo de encontrarte, como mínimo, con una multa por sorpresa y la retirada de puntos del carnet.

Aquí tienes algunos de ellos:

Cabezal del cinturón de seguridad

Utilizar el cabezal del cinturón de seguridad para conducir sin estar escuchando el molesto pitido que te avisa porque no llevas el cinturón abrochado es un error.

Para empezar, no llevar puesto el cinturón implica un riesgo para tu vida y para la Seguridad Vial y su utilización evita lesiones graves en caso de accidente.

Pero, además, circular sin llevarlo puesto cuando es obligatorio es una infracción grave que te va a costar una multa que ronda los 200 € y puedes perder hasta 3 puntos del carnet de conducir.

Colocar de ocupante una muñeca hinchable o maniquí para acceder al Bus-Vao

Acceder al carril Bus-Vao de la A-6 en Madrid está permitido siempre que viajen como mínimo dos personas en el vehículo.

Pero algunos conductores, a pesar de viajar solos, ponen la picaresca en marcha y buscan alguna “solución” para cumplir este requisito; arriesgándose a ser multados.

¿La opción más fácil? Llevar como pasajero a un muñeco hinchable o un maniquí, que visten, peinan y adornan como si fuera una persona normal, y colocan en el asiento del copiloto para que parezca que son dos ocupantes los que viajan en el vehículo.

Otro error.

No es difícil que los agentes se aperciban de la rigidez de un muñeco o un maniquí y la broma puede costarte 200 € de multa.

Inhibidor de radares

Muchos conductores se plantean adquirir este tipo de gadgets para evitar las multas por exceso de velocidad, pero no saben qué dispositivos de aviso de radares están permitidos y los que están prohibidos.

No es lo mismo un inhibidor o un detector, que están prohibidos, que un avisador de radares, que es el único sistema permitido.

El avisador de radares, incluido en el GPS y en APPS que dan el aviso, los sitúan en el mapa y alertan al conductor de su proximidad. Su uso es legal.

El detector de radares, que rastrea y localiza los más cercanos, está prohibido, su utilización se considera infracción grave y si te pillan la infracción te va a costar 200 € de multa y la retirada de 3 puntos del carnet.

El inhibidor rastrea el radar y anula su funcionamiento. Es una infracción grave y te puede salir muy cara, a ti y al taller que te lo instale. Tú puedes ser sancionado con multa de hasta 6.000 € y la pérdida de 6 puntos del carnet. Y el taller se puede encontrar con una sanción de hasta 30.000 €.

Como dice la DGT, avisar es legal. Detectar e inhibir no lo es.

Reprogramación de centralita

El “cerebro” de nuestro vehículo es la centralita. Cada vez son más potentes y sofisticadas y controlan toda la parte electrónica que está programada para gestionar el funcionamiento del coche.

Es posible que se te ha pasado por la cabeza la tentadora idea de reprogramarla, pensando que una “pequeña” modificación de sus parámetros te va a permitir conseguir un mayor rendimiento del motor, aumentar los caballos de potencia, o ahorrar en combustible.

Pues cuidado. Porque no está permitido modificar los parámetros establecidos por el fabricante. Y puedes tener problemas con la ITV y con el seguro, además de perder la garantía oficial del fabricante.

Aunque no todas las reprogramaciones están prohibidas o son ilegales, sí lo son, por ejemplo, las que buscan modificar los sistemas de anticontaminación del vehículo.

Asegúrate antes de decidirte a reprogramar la centralita de tu coche y valora los inconvenientes (perjudicar la vida del motor o aumentar del consumo de combustible).

Tintar los cristales delanteros

En España está prohibido tintar la luna delantera de los vehículos, al igual que la ventanilla del conductor y del copiloto.

Sí se permite, en cambio, tintar los cristales laterales traseros y la luneta trasera.

Si estás pensando en tintar los cristales delanteros de tu coche, sea por motivos de estética (que queden todos iguales), porque prefieras que desde fuera no se vea su interior o porque piensas en los beneficios que tienen en cuanto a seguridad y confort (menos luz), es mejor que te olvides de ello.

¿Problemas?

Primero, no vas a pasar la inspección técnica de vehículos (ITV), lo que significa que tu coche no podrá circular.

Segundo, el capricho puede costarte una multa de 200€, a la que vas a añadir otra por llevar esos cristales tintados, que te va a suponer 100€ por cristal y la obligación de retirar inmediatamente dichas láminas.

Tapar la matrícula

Si eres de los que pasan por alto infringir las normas de circulación, en especial las referidas al exceso de velocidad, es posible que hayas pensado en alguna alternativa para no ser “cazado” en los radares y evitar las multas.

¿Las opciones más utilizadas? Desde tapar la matrícula con dibujos, publicidad, o adornos, hasta utilizar pañuelos para que no se vean bien o doblarlas ligeramente para que los radares no puedan leerlas, una práctica muy extendida entre los motoristas.

Pues está sancionado. Circular con la matrícula legible y en perfecto estado es obligación de todos los conductores.

Si circulas con la matrícula tapada de modo que se dificulte su identificación, la infracción es grave y te pueden sancionar con 200 € de multa, igual que si no la llevas iluminada.

Pero si la manipulas para evitar que sea identificada e interferir en los sistemas de vigilancia del tráfico, entonces ya se trata de un delito o infracción muy grave, y la multa te puede costar hasta 6000 € y la pérdida de 6 puntos del carnet de conducir.

Deslimitar la moto

Si eres motero y se te ha ocurrido la idea de conducir una moto sin limitar con una cilindrada superior a la que tienes autorizada en tu carnet de conducir, o estás pensando en adquirir una moto solo limitada “en los papeles”, tienes un problema.

En España, hay 4 tipos de carnets de moto dependiendo de las cilindradas, (motos de 50cc, 125cc, motos limitadas a 48 cv y el que se consigue tras dos años con el carnet anterior, que te sirve para conducir cualquier tipo de motos).

Si te pillan, debes saber que a todos los efectos es como si estuvieras circulando sin carnet de conducir, y esto es un delito tipificado en el artículo 384 del Código Penal.

Como mínimo, lo que te va a pasar es que te impongan una sanción económica y la pérdida de 4 puntos, y la propuesta de retirada del permiso de conducir por 2 años.

Y todo ello sin hablar de las posibles responsabilidades penales, dependiendo del caso concreto.

Quitar DB Killer del tubo de escape

Es una tentación para cualquier motero amante de las motos y del ruido, conducirla con el tubo de escape libre. Es decir, quitando la pieza “DB Killer” que sirve para silenciar en gran medida el sonido de la moto y así conseguir más ruido y que el tubo de escape suene más.

Este capricho puede salirte caro y te vas a encontrar con una denuncia por circular con la moto que no se ajusta a las disposiciones relativas a ruidos, con el escape libre, sin silenciador de explosiones o con este ineficaz.

Si el ruido supera los 81 decibelios, según la Directiva 70/157/CEE, estarías incumpliendo la normativa sobre nivel sonoro admisible en vehículos automóviles.

Piénsalo bien porque la sanción consiste en 200 € de multa.

En resumen:

Algunos gadgets pueden mejorar la funcionalidad de tu vehículo, tu confort y la seguridad tanto tuya como de tus pasajeros, y son recomendables y a veces incluso necesarios.

Pero no merece la pena arriesgarse con “inventos” que, en el mejor de los casos, te van a suponer infracciones administrativas (y en algún caso responsabilidad penal), multas (algunas muy cuantiosas) y hasta pérdida de puntos del carnet de conducir.