Garantía de defensa jurídica

Garantía de defensa jurídica

Si has sufrido un accidente de tráfico debes saber qué cubre esta garantía de defensa jurídica, cómo se usa en caso de accidente de tráfico y si es rentable o no un abogado de una aseguradora. Por desgracia, lo hayamos sufrido personalmente o lo hayamos vivido con un amigo o familiar, todos hemos tenido alguna relación con los accidentes de tráfico.

Y lo peor de todo, es que, en la mayoría de las ocasiones, en esta experiencia, que siempre resulta en mayor o menor medida traumática para las víctimas y sus familias, nos encontramos perdidos, faltos de información, y no sabemos por dónde empezar para gestionar todas las responsabilidades derivadas del accidente.

Por eso, la víctima siempre va a necesitar una ayuda. Y para ello tiene que acudir siempre y lo antes posible a un abogado para accidente. Un especialista, experto en la materia relacionada con los accidentes de circulación, que además de acompañar al perjudicado en todo el proceso, le va a informar de sus derechos y le va a defender frente a la aseguradora obligada al pago.

Muchas víctimas piensan que contratar a un abogado para accidente particular es muy caro. Nada más lejos de la realidad.

Pero es que, además, la garantía de defensa jurídica es el mejor aliado del perjudicado que le va a permitir contar con ese abogado para accidente y además, que le salga gratis en todo o en parte según la cobertura que tenga incluida en la póliza.

Eso sí, hay que estar atentos por cómo están utilizando las aseguradoras esta cobertura, que una vez más, en ningún caso favorece a las víctimas.

¿QUÉ CUBRE LA DEFENSA JURÍDICA?

La defensa jurídica es una cobertura que todos debemos contratar en nuestras pólizas de seguro, porque en caso de accidente nos cubre la reclamación de daños y los gastos derivados de contratar a un abogado particular o externo a las compañías para que nos defienda.

La cobertura es diferente según la compañía, al igual que las cuantías de las mismas, y oscilan entre los 600 euros y los 3.000, según la aseguradora.

la defensa jurídica tiene una serie de particularidades que las aseguradoras utilizan a su aire, como es el reembolso de las cantidades pagadas por el perjudicado al abogado, pero previamente el perjudicado ha tenido que abonar esa minuta (eso sí, después de haber cobrado, como es natural, su indemnización).

Por otro lado, las pólizas no establecen las mismas coberturas por esta garantía de defensa jurídica, y en algunos casos las limitan, por ejemplo, cubriendo solo al asegurado y no a los pasajeros.

Y otro dato, las compañías se ciñen solo al reembolso de los honorarios de abogado y procurador, pero no cubren el gasto del perito médico que haya tenido que contratar la víctima para la valoración de sus lesiones. Este tema es muy discutido y empezamos a ver las primeras sentencias que obligan a la compañía a pagar este gasto, al ser necesario dentro del proceso de reclamación de la indemnización.

¿CÓMO SE USA EN CASO DE ACCIDENTE DE TRÁFICO?

Desde nuestra experiencia, os recomendamos siempre que busquéis el consejo de un abogado para accidentes ajeno a las aseguradoras, y le llevéis la póliza para que estudie la cobertura por defensa jurídica que tengáis incluida.

En caso de accidente de tráfico, el perjudicado dispone de un plazo de 7 días para dar el parte de siniestro a su aseguradora. Unas se mueven más rápido que otras, pero normalmente la compañía contactará con la víctima para “ofrecerle” servicios jurídicos de la compañía.

Si el perjudicado decide (como sin duda debe hacer si quiere una garantía en la protección y defensa de sus derechos como víctima) contactar y asesorarse con un abogado para accidentes externo a la aseguradora, es dicho abogado quien en su momento enviará una carta o email a la compañía con la designa de letrado particular, informándola de dicha designación a efectos, cuando todo el proceso acabe y el perjudicado perciba su indemnización, de tramitarle la defensa jurídica.

Hay que tener en cuenta que incluso en supuestos como los atropellos, las caídas en establecimientos comerciales, o los accidentes como pasajero de un medio de transporte público, es posible, según el caso, beneficiarse de la defensa jurídica en el caso de que la víctima cuente con póliza de hogar. Muchas de ellas disponen de defensa jurídica que cubre la designación de abogado particular en estos supuestos, dependiendo de sus coberturas.

¿ES RENTABLE UN ABOGADO DE UNA ASEGURADORA?

Rotundamente, la respuesta desde nuestra experiencia de más de 20 años defendiendo a las víctimas de accidentes de circulación, es NO.

Todas las compañías tienen entre ellas acuerdos y convenios que les permiten, buscando el propio beneficio, compensar unos siniestros con otros. En ese proceso lo que menos importa es el perjudicado, que queda reducido a un número de expediente que la compañía quiere cerrar lo antes posible.

En consecuencia, es fácil imaginar que el abogado de la aseguradora defiende el interés del seguro, y no el del lesionado, puesto que está de una u otra forma vinculado a la compañía.

Por ello, al abogado de la compañía, y por ende a la propia aseguradora, le es indiferente que la indemnización sea mayor o menor, y el estado en el que quede la víctima, ni sus necesidades, ni la historia (algunas de ellas tremendas) que subyacen detrás de un siniestro de tráfico.

Por el contrario, la ventaja del abogado para accidente, especialista en esta materia, es que no se casa con nadie, y su interés va de la mano del interés de la propia víctima.

Y esto es así, entre otras cosas, porque sus honorarios van a depender del éxito de su trabajo, al funcionar a porcentaje. Esto significa que cuanta mayor sea la indemnización que haya obtenido para el cliente, mayores serán sus honorarios.

Además de lo anterior, el abogado para accidente ajeno a las aseguradoras vela por los derechos del perjudicado en todo momento. Su labor es de información sobre los documentos que necesita, consejo sobre los pasos a dar, explicación de cada paso que se da en la tramitación y en la negociación, y si fuera necesario, defensa de sus intereses en un procedimiento judicial contra la compañía de seguros.

Muchos de los despachos de abogados que se dedican a la responsabilidad civil derivada de accidentes de circulación, incluyen dentro del servicio que prestan a la víctima la tramitación y gestión, una vez terminado el proceso, de su defensa jurídica.

LEGALCAR ABOGADOS

En LEGALCAR ABOGADOS contamos desde hace años con un amplio equipo de más de 50 profesionales dedicados en exclusiva a tramitar reclamaciones de indemnizaciones por accidentes de circulación. Nuestra experiencia nos ha demostrado la necesidad de que la víctima esté siempre bien acompañada y asesorada, y este servicio solo puede darlo con garantías un abogado para accidente que trabaje al margen de las aseguradoras.