Google ha ido perfeccionando durante los últimos años sus coches autónomos para intentar evitar accidentes de tráfico en vías urbanas. Las nuevas mejoras en el software de los vehículos autopilotados de Google van encaminadas a sortear determinados objetos aparte de otros vehículos. Y es que la mayor parte de los accidentes de tráfico que se producen en vías urbanas tienen que ver con despistes de peatones al cruzar la carretera o ciclistas que pasan por donde no deben.

Es por tanto el factor humano el que termina marcando el que ocurran muchos de estos accidentes. Despistes de conductores al volante que no ocurren en los coches autónomos de Google. De hecho, el buscador más famoso del mundo ya ha apuntado acerca de algunas de las ventajas de sus coches que guardan relación, como no podía ser de otra manera, con dicho factor humano. Los vehículos de Google no se despistan ni se cansan y, además, pueden procesar más información al mismo tiempo.

Los coches sin conductor de Google

Los coches de Google han recorrido ya más de tres millones de kilómetros en los dos últimos años, tiempo durante el cual se ha denotado el bajo índice de siniestralidad de estos vehículos frente a los coches conducidos por seres humanos.

Según la compañía, son once accidentes de tráfico en los que sus coches se han visto implicados, aunque en ninguno de ellos ha habido heridos o muertos. Asimismo, ni tan siquiera la culpabilidad fue de sus coches experimentales, sino que, como asegura Chris Urmson, director del programa de conducción autónoma de Google,  los accidentes de tráfico tuvieron lugar a raíz de despistes o errores de terceros.

La mayoría de estos accidentes, hasta siete de los once que se han registrado, han sido tras una colisión por alcance en distintos semáforos. Pero este no el único dato relevante que desprenden los estudios de Google, que señala que cuantos más kilómetros recorre un vehículo mayor es la probabilidad de que sufra un accidente de tráfico. No en vano, Google llega a afirmar que cualquier coche en circulación que llega a un número de kilómetros determinado, tiene algún tipo de percance en carretera.

En este sentido, los informes de Google abren un debate sobre si las compañías aseguradoras deberían ofrecer algún tipo de bonificación a los conductores que recorriesen menos kilómetros al año con sus vehículos, pues son precisamente estos los que reportan un mayor beneficio a las aseguradoras.

En pos de evitar menos accidentes de tráfico que son consecuencia de un error humano, los fabricantes de coches multiplican cada año sus esfuerzos por incorporar nuevos e innovadores componentes de seguridad. Uno de ellos es el sistema de frenada autónoma de emergencia (ABS), que ha reducido en hasta un 40% el impacto de los accidentes por falta de atención o error del conductor.

El ABS funciona de tal manera que calcula cuando los cambios de distancia y velocidad pueden originar una colisión para, en ese momento, generar automáticamente una frenada de emergencia.

Google Maps y las alertas de tráfico

Google Maps es una de la aplicaciones para dispositivos móviles más utilizadas por los usuarios de smartphones y tablets. Igualmente, es una app que no para de recibir nuevas actualizaciones para mejorar la experiencia de uso de los usuarios; la última, las alertas de tráfico.

La próxima actualización de Google Maps ofrecerá información detallada sobre la condiciones de tráfico, al mismo tiempo que mejorará notablemente las sugerencias de ruta alternativas. La app servirá de mejor información para que los usuarios conozcan realmente cuánto tardarán aproximadamente en llegar a su destino.

Tal y como aclaran desde Google, “mientras vas en camino, Google Maps mostrará el tráfico en caso de la congestión a medida que te aproximas y cuánto tiempo estarás atrapado”.