900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Aclara tus dudas si has tenido un accidente de tráfico y eres culpable sobre qué debes hacer, qué ocurre con los ocupantes de tu vehículo y cómo reclamar en caso de culpa compartida con el otro conductor.

Si ya de por sí sufrir un accidente de tráfico es una experiencia muy desagradable para todos, ser además el causante del mismo genera muchas dudas en los culpables, que desconocen hasta donde llega su responsabilidad y a qué se van a tener que enfrentar en función de las consecuencias del siniestro para terceros implicados en el mismo.

La culpabilidad es un elemento fundamental en la valoración y tramitación de un accidente de circulación, y el punto de partida para determinar qué puede reclamarse, quién puede hacerlo, y cómo gestionarlo.

¿Qué hago si soy culpable de un accidente?

Muchas veces hemos oído en LEGALCAR la frase de “he tenido un accidente de tráfico y soy culpable”.

Es cierto que en ocasiones no hay ninguna duda por el modo que ha tenido de ocurrir el accidente. Pero otras veces es una creencia particular del propio conductor que no es del todo cierta en muchos siniestros donde hay dudas sobre la responsabilidad.

Para los casos en los que seas culpable, sin duda alguna, del siniestro, no podrás reclamar si eres responsable exclusivo del accidente, ni por daños materiales sin por lesiones. La excepción es que cuentes en tu seguro con la cobertura por daños propios que cubriría los daños de tu vehículo.

De la misma manera, tu seguro deberá hacerse cargo del pago de las compensaciones económicas a los terceros que hayan resultado con daños materiales o personales en el siniestro.

¿Qué sucede con mis acompañantes?

Imagina que en tu vehículo viajan varios acompañantes, o en tu moto llevas de paquete otra persona.

Todos ellos son elementos pasivos del accidente de tráfico que has provocado, y, por tanto, tienen derecho, como ocupantes, a reclamar siempre a tu aseguradora por los daños y perjuicios que hayan tenido en el accidente.

Tu compañía deberá hacerse cargo del pago no solo de las lesiones, incluyendo la cobertura sanitaria a la que tienen derecho en base a los Convenios Sanitarios de las aseguradoras.

Si el accidente es grave y se producen fallecimientos, las actuaciones se van a tramitar por la vía penal, de la misma manera que si, además de ser culpable, circulabas bajo la influencia de bebidas alcohólicas o drogas, y provocas el siniestro.

¿Y si la culpa es compartida con el contrario?

Imagina que el accidente se produce no solo por tu culpa, sino también por la del contrario. Los casos de culpa compartida son muy controvertidos y suelen acabar en el Juzgado, porque las aseguradoras intentarán siempre eludir responsabilidad y achacarla a la otra parte para evitar el pago de los daños y perjuicios.

La culpa compartida se refiere al porcentaje de culpabilidad o responsabilidad en la dinámica del accidente, lo que significa que en su resultado han contribuido activamente dos o más partes intervinientes.

Es muy importante que, aunque inicialmente puedas parecer culpable, te asesores primero con un letrado experto, porque en LEGALCAR hemos comprobado cómo algunos implicados en un siniestro han desistido de reclamar cuando tenían derecho a ello, por no haber buscado en su momento ayuda legal.

El nuevo Baremo de Tráfico elimina la concurrencia de culpas sustituyéndola por la denominada “contribución a la producción del daño”, modificando el artículo 1.1 de la normativa y estableciendo una serie de pautas a la hora de cuantificar y valorar la participación activa de cada parte en el accidente.

Si has sufrido un accidente de tráfico y no eres culpable exclusivo, es posible que puedas reclamar el pago de una compensación económica. No esperes a consultar con un profesional y contacta con LEGALCAR, para obtener información y una valoración inicial de tu caso de manera gratuita.