¿Y si mi hijo conduce bajo los efectos del alcohol?

¿Y si mi hijo conduce bajo los efectos del alcohol?

¿Nunca has pensado qué pasaría si paran a tu hijo en un control de alcoholemia bajo los efectos del alcohol?. Los jóvenes españoles cada vez consumen alcohol a más temprana edad, según la fundación Pfizer uno de cada diez jóvenes de 12 a 18 años consume alcohol cada semana, según el Observatorio Español de la droga y las toxicomanías el 88,9%  de los jóvenes de 15 a 24 años ha consumido alcohol.

Más del 60% de los fallecidos jóvenes en accidentes de tráfico ha dado positivo en la prueba de alcoholemia, además es necesario recordar que las personas jóvenes son más sensibles a los efectos del alcohol, además estos efectos son mayores en los conductores noveles pues todavía no cuentan con la pericia necesaria.

Sabemos que como padres siempre querrás evitar situaciones de peligro para tus hijos, pero también sabemos que no puedes controlar cien por ciento lo que hagan, es por esto que te explicamos lo que debes saber si tu hijo ha sido pillado conduciendo bajo los efectos del alcohol.

NUESTRA RESPONSABILIDAD COMO PADRES

Si tienes un hijo que está comenzando a conducir debes recordarle sobre el peligro que implica conducir bajo los efectos del alcohol o drogas, no solo por el hecho de ser pillado en un control de alcoholemia, sino también por la posibilidad de provocar un accidente de tráfico que puede acabar con su vida o la de otras personas.

Además, es tu deber como padre dar el ejemplo, bien decía Einstein “Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás; es la única manera” los jóvenes, sobre todo adolescente y niños aprenden de lo que ven de sus padres, si has conducido en estado de embriaguez y tu hijo te ha visto, es normal que piense que esta es una conducta habitual.

Aunque tu hijo vaya a la autoescuela, no debes olvidar mencionarle tu mismo algunas normas que debe cumplir, como por ejemplo que si es un conductor novel la tasa de alcohol permitida es inferior, también recuerda hablar con este sobre los riesgos que conlleva el dar positivo en un control de alcoholemia y lo que implica negarse a hacer la prueba.

JUICIO RÁPIDO POR ALCOHOLEMIA  

En caso de que tu hijo haya dado positivo en un control de alcoholemia,  tendrá que ir a juicio rápido si la tasa de alcohol ha superado el 0,60 mg/l en la prueba, en este caso si la alcoholemia ha sido realizada en un control, se le hace saber a la persona que ha cometido un delito y que debe esperar la citación para su juicio.

En este juicio generalmente LegalCar busca llegar a un acuerdo con el ministerio fiscal, para negociar la pena que le será impuesta al conductor, dentro de las posibles condenas se encuentran:  de tres a seis meses de prisión, el pago de una multa de seis a doce meses, trabajo en beneficio de la comunidad por 30 días, la retirada del carnet de uno a dos años.

Otros aspectos a tomar en cuenta en caso de un juicio por alcoholemia es que en el supuesto de que el conductor tenga antecedentes penales la pena puede aumentar, por otra parte, si el conductor acepta los cargos tiene derecho a que la pena sea reducida en un tercio.

Si el control de alcoholemia es realizado porque ha habido un accidente, el juicio se puede alargar, pues  el juicio rápido probablemente sea suspendido hasta que se realice la tasación de los daños , de los que se tendrá que hacer responsable el conductor.

SANCIONES DE TRÁFICO POR ALCOHOLEMIA

Como comentamos en el apartado anterior la alcoholemia se considera un delito cuando se superan los 0,60 mg/l , pero como sabrás, la tasa de alcohol permitida es de 0,25 mg/l en aire espirado para conductores generales y 0,15 mg/l para noveles y profesionales.

Si el conductor ha superado la tasa de alcoholemia permitida, pero no ha sido superior a 0,60 mg/l tendrá que pagar una sanción administrativa ¿Cuánto dinero es? Depende de la tasa de alcohol.

El Reglamento de circulación establece que si la tasa de alcoholemia supera el 0,25 mg/l , pero si la tasa está por debajo del 0,50 mg/l la multa que debe pagar es de 500 euros además de la perdida de cuatro puntos en el carnet.

 Pero, si la tasa de alcoholemia está entre 0,50 mg/l y 0,60 mg/l  la multa ascenderá a 1000 euros y la pérdida de seis puntos en el carnet. En caso de que el conductor sea reincidente esta sanción se duplica.

Negarse a soplar en un control de alcoholemia es un delito de desobediencia y por lo tanto conlleva a una pena de prisión de máximo un año, además si los encargados de realizar la alcoholemia indican en el atestado que el conductor evidencia síntomas de conducir bajo los efectos del alcohol, este igual tendrá que pagar la multa y se le puede retirar el carnet de conducir.

 

900901450 – Teléfono gratuito