Indemnización en accidentes con alcoholemia

Indemnización en accidentes con alcoholemia

La concienciación ante el consumo de alcohol al volante por parte de la Dirección General de Tráfico, y demás colectivos relacionados con la seguridad vial, ha sido muy intensa en los últimos años. Aun así, nos encontramos con preocupantes datos que evidencian la falta de eficiencia de estas campañas.

Los análisis del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses indicó que el 43% de los conductores que fallecieron en 2013 presentaban alguna sustancia psicotrópicas en el organismo. La gran mayoría de los casos (70%), la sustancia era el alcohol. El año 2015, el 21% de los controles de alcoholemia realizados sobre conductores implicados en accidentes de tráfico dieron resultado positivo. Estos datos han justificado el aumento de controles de alcoholemia a más de 120.000 en 2016, incluyendo el control a peatones.

Este artículo quiere centrarse en las consecuencias jurídicas de los accidentes de tráfico en los que hay involucrado un conductor que ha consumido bebidas alcohólicas. Contaremos con la asistencia de un abogado alcoholemia Leganés para tratar esta cuestión tenemos que diferenciar claramente las diferentes situaciones según quién sea el conductor en estado de embriaguez. Después se especificarán los aspectos especiales de este tipo de reclamaciones.

INDEMNIZACIÓN SEGÚN QUIÉN SEA EL CONDUCTOR EBRIO

 

  • El lesionado es el conductor ebrio. En este primer supuesto se plantea que el conductor lesionado es el culpable del accidente de trá Como veremos más adelante, la relación entre la culpabilidad y la embriaguez se presupone por la jurisprudencia. Aun así, este conductor puede llegar a ser titular del derecho a la indemnización por los daños personales si no es el único culpable del accidente. Es decir, si el otro o alguno de los otros conductores también ha cometido un acto imprudente que haya resultado en el accidente de tráfico, el lesionado tendrá acceso a la reclamación de la indemnización.
  • El lesionado es el ocupante de un vehículo que conduce un conductor ebrio. La diferencia con el supuesto anterior es clara, el ocupante en principio no tiene culpa alguna de la embriaguez del conductor que le lleva. Por lo tanto, aunque el conductor sea culpable, el ocupante siempre tiene derecho a una indemnización por las lesiones sufridas.

En este caso, la cuantía indemnizatoria la tendrá que abonar el conductor ebrio, a no ser que sea el otro conductor el verdadero culpable del accidente. En un primer momento, serán las compañías aseguradoras de los culpables las que cubran las cuantías indemnizatorias. Sin embargo, como luego especificaremos, el consumo de alcohol al volante es una de las causas de exclusión de cobertura de todas las pólizas de seguros, por los que la compañía aseguradora se convertirá en acreedora del conductor ebrio.

  • El lesionado es el conductor no ebrio. En este caso la persona que ha sufrido las lesiones no ha ingerido bebidas alcohólicas y se ha visto involucrado en un accidente producido por culpa de un conductor ebrio. Sin duda, se trata de la situación más injusta para la víctima y, por lo tanto, la situación en la que tiene más posibilidades de obtener una indemnización justa.

Como se ha comentado anteriormente, la jurisprudencia apunta directamente al otro conductor como el responsable del accidente por el hecho de haber encontrado alcohol en su sangre. La víctima en estos casos está especialmente protegida y siempre tendrá acceso a una reclamación por indemnización de los daños materiales y personales.

ALCOHOLEMIAS

 

Cuando la víctima inicie un proceso de reclamación de indemnización por los daños sufridos en un accidente con consumo de alcohol, se encontrará con diversas particularidades. Estas especialidades son muy importantes para poder lograr la máxima indemnización posible. Por esta razón, desde LegalCar queremos insistir en la importancia de contactar con un abogado especialista en accidentes de tráfico. Los abogados conocemos de primera mano todos los detalles de cada tipo de accidente, incluyendo los casos de accidente con alcoholemia. Por lo tanto, siempre tramitaremos el proceso en favor de los intereses de la víctima.

La primera causa por la que se trata de un proceso especial es la intervención del Ministerio Fiscal. Otra cuestión que lo hace especial es la apertura de un procedimiento penal. Estos dos factores tienen una consecuencia directa habitual, que es la mayor lentitud de la tramitación.

La apertura de un proceso penal para tratar los casos en los que el conductor culpable se encuentra en estado de embriaguez ha sido una de las medidas que se han tomado para frenar el consumo de alcohol al volante. Por lo tanto, la figura del lesionado que quiere una indemnización cambia. En lugar de iniciar un proceso civil mediante denuncia, tendrá que presentar una querella criminal para poder ser la parte acusadora particular del caso. La acusación particular sólo podrá ser la víctima por ser la afectada directa del hecho. Aunque si la víctima hubiese fallecido, también tendrán consideración de acusación particular los familiares con cierto grado de consanguinidad y los allegados del fallecido.

También será importante en el proceso el testimonio que todos aquellos que puedan corroborar la culpabilidad de la parte acusada y todas las circunstancias relevantes que hayan rodeado el accidente. En esta cuestión resultan especialmente útiles los testimonios de agentes de la Policía o de la Guardia Civil que llevaron a cabo el oportuno Atestado en el momento posterior al accidente.

Respecto a la postura que mantiene la compañía aseguradora, hay que tener en cuenta que todas las pólizas de seguros tienen una serie de causas por las cuales se excluye la posibilidad de recibir una indemnización por los daños. Una de las causas principales es la presencia de alcohol en sangre del conductor culpable. Sin embargo, para reclamar la indemnización sí que hay que enfrentarse a esta compañía aseguradora porque es esta la que abonará la cuantía indemnizatoria. Posteriormente, la propia aseguradora abrirá un proceso interno contra el conductor ebrio efectuando una acción de repetición. Este nuevo proceso ya no importa a la víctima porque ésta ya ha recibido la indemnización.

TASAS MÁXIMAS DE ALCOHOL

 

tasa de alcoholemia

LEGALCAR ABOGADOS

 

Es importante insistir en la recomendación de dejar este tipo de casos en manos de un abogado especialista en accidentes de tráfico con circunstancias de alcoholemia. En LegalCar Abogados somos especialistas en accidentes de tráfico y alcoholemias. Estos procesos son complicados, extensos y con muchos matices importantes que, si se tienen en cuenta y se actúa en consecuencia, puede suponer un importante cambio en la cuantía indemnizatoria que reciba la víctima. Además, la mayoría de estos casos significan la apertura de un proceso penal, y un abogado especialista externo a la aseguradora de LegalCar Abogados es una garantía para alcanzar la máxima indemnización por los daños materiales y personales.