Indemnización por accidente en trasporte público

Indemnización por accidente en trasporte público

En los transportes públicos pueden ocurrir accidentes y en estos casos, nuestros abogados pueden decirte si tienes derecho a una indemnización o no tienes derecho a una indemnización.

En las grandes ciudades de nuestro país se acumulan diariamente decenas de miles de vehículos. Los grandes atascos que forman han favorecido siempre la demanda de transporte público, ya sea el autobús, el metro o los trenes de cercanías. Estos medios de transporte han demostrado su eficacia a lo largo de los años y permite a miles y miles de ciudadanos ahorrar tiempo y dinero cada día. Sin embargo, siempre tenemos que tener en cuenta que en estos medios también pueden suceder accidentes.

Los accidentes en transportes públicos son, afortunadamente, muy poco frecuentes. Estas buenas estadísticas destacan aún más en el metro y en los trenes de cercanías. Estos dos sistemas están prácticamente automatizados y, lo que es más importante, su tránsito no se ve obstaculizado por ningún otro vehículo. No es el caso de los autobuses. Estos vehículos comparten la vía con cualquier vehículo, salvo en los casos de los carriles reservado para ellos. Además, su tamaño es bastante mayor al de un coche por lo que su manejabilidad es más complicada.

Así pues, los viajeros están expuestos a cualquier acción imprudente de los demás conductores  y a frenazos y acelerones impredecibles. Si además tenemos en cuenta que el viajero puede encontrarse de pie durante todo el trayecto o durante el momento de entrada o de salida del autobús; aumentamos el riesgo de sufrir daños materiales y personales en la caída.

A continuación comentamos las pautas básicas que hay que seguir para llevar a cabo con éxito la reclamación por la indemnización.

INDEMNIZACIÓN EN TRANSPORTE PÚBLICO

 

Pautas Básicas para la Reclamación de indemnización por Accidente en Transporte Público

Para conseguir iniciar el proceso de indemnización, uno de los elementos que la víctima tiene que mostrar es el título de transporte del día en el que se produjeron los eventos. Este título acreditará que la víctima viajaba en el transporte público en el mismo momento del accidente.

Para garantizar la indemnización también tenemos que conocer ciertas pautas para realizar en el momento mismo del accidente. Tras la caída o el golpe, la víctima no debe abandonar el autobús. Nada más sufrir el accidente hay que mantener la calma y llamar a los servicios de emergencia. Pero no solo hay que hacer eso, también tiene que expresar al conductor la lesión que ha sufrido para que éste detenga el autobús. El conductor, en estos casos, tiene la obligación de detener el autobús y realizar un parte del incidente que ha tenido lugar en su interior. Si la víctima abandonase el autobús, probablemente la compañía aseguradora del autobús negaría su responsabilidad en el accidente.

Una vez hemos solucionado los problemas principales, como son los daños personales (heridas, golpes, etc), es muy recomendable llamar a las autoridades, ya sea a la Policía o a la Guardia Civil. El agente levantará un Atestado en el que aparezcan todas las circunstancias que han tenido lugar en el accidente. Tanto el Atestado como el parte del conductor del autobús son elementos que facilitan en gran medida el éxito en la reclamación.

Ya hemos visto los elementos más importantes para lograr la indemnización que merecemos. Aun así, la experiencia de más de 20 años de LegalCar nos dice que las compañías aseguradoras siempre nos van a poner las cosas difíciles. Por esa razón es importante añadir todo lo que podamos a nuestra reclamación. Dentro de esta serie de datos incluimos las declaraciones de testigos, principalmente aquellos que estuviesen en el interior del autobús en el momento de los hechos. Todas estas declaraciones también las podemos incluir en el Atestado de las autoridades si son éstas las que han preguntado al resto de los viajeros por su versión.

Por supuesto, es importante asegurarse de que todos los datos del autobús aparecen en el Atestado o, al menos, en la reclamación. Estos datos son la matrícula, el número del autobús, la parada y/o el lugar específico del suceso.

En el caso de que en los días posteriores al accidente la víctima note nuevas molestias o lesiones, es esencial que acuda a urgencias cuanto antes. Solo si acudimos de inmediato, estas lesiones quedarán perfectamente documentadas. Tras un examen exhaustivo, obtendremos un informe completo que servirá de acreditación de los daños sufridos. Por lo tanto, este informe debe de adjuntarse a la reclamación.

Se puede dar el caso de que la víctima no haya podido llevar a cabo ninguna de estas pautas  (dar la versión del accidente, recabar datos y declaraciones, etc) porque haya sido necesario su traslado directo a un centro sanitario, aún puede alcanzar la indemnización que merece. Para ello deberá poner una denuncia en comisaría.

ACCIDENTE PROVOCADO POR UN TERCER CONDUCTOR

 

Para poder analizar las vías de reclamación y la forma en la que obtendremos la mayor indemnización, tenemos que diferenciar el caso en el que sea un tercer conductor el causante del accidente. En este caso, lo más lógico es que en la reclamación de l víctima, pueda contar con el testimonio del conductor del autobús en el que viajaba. Su declaración, que además aparecerá en el informe que el mismo conductor haga, será de gran utilidad para la víctima.

Como en cualquier caso, también es importante recoger todos los datos que podamos del tercero que haya causado el accidente. Respecto a esto, se puede dar el caso de que el responsable se dé a la fuga sin detenerse. Desgraciadamente, en los casos de choques con autobuses, el número de conductores que se dan a la fuga son mayores que en el resto de accidentes. En este supuesto, la víctima debe de dirigirse contra el Consorcio de Compensación de Seguros. Aun así, todas las demás pautas permanecen invariables porque necesitaremos el Atestado para probar que el tercero fugado es, efectivamente, el responsable del accidente.

LEGALCAR ABOGADOS

 

Como se puede apreciar, este tipo de casos es muy diferente al resto de accidentes de tráfico. En estos casos se ven involucrados elementos que dificultan, entorpecen y alargan cualquier intento de reclamación de una indemnización por accidente en trasporte público. Por esta razón resulta muy recomendable ponerse en manos de abogados especialistas en accidentes de transporte público. En LegalCar conocemos toda la normativa, tenemos la firme vocación y experiencia para ayudar siempre a la víctima y nos enfrentamos sin miedo a las compañías aseguradoras para tratar de impedir que impongan sus escasas cuantías indemnizatorias a la víctima.

Consulta a tu abogado totalmente gratis

900901450 – Teléfono gratuito