900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Si estás buscando un abogado para conseguir tu indemnización por Latigazo Cervical tras un accidente de tráfico te explicamos todo lo que necesitas saber en este artículo escrito por LegalCar. El latigazo cervical es el nombre que recibe el movimiento brusco que realiza el cuello tras el impacto, este movimiento puede generar lesiones graves en la víctima, incluidas secuelas como: hernias discales, protrusiones y rectificación de la lordosis cervical. Las lesiones cervicales, son las más comunes tras un accidente de tráfico, sobre todo en las colisiones traseras, la gravedad dependerá de la velocidad a la que se haya producido el impacto y la posición en la que se encontraba la víctima.

Si has sufrido un accidente de tráfico como ocupante o como conductor sin ser el culpable exclusivo del accidente, tienes derecho a recibir indemnización por latigazo cervical. ¿Cómo se reclama? ¿Cuánto es la indemnización? Te lo contaremos a continuación.

 

LATIGAZO CERVICAL

El año pasado hubo muchos cambios en la forma de tramitar las indemnizaciones por accidente de tráfico, afectando sobre todo a los lesionados leves. Durante este año desde Legalcar nos dimos cuenta de que gracias a los cambios muchos lesionados no han podido reclamar su indemnización por que no cumplían con los nuevos criterios.

En 2017 hasta ahora no se prevé ninguna actualización de los procedimientos, la única pequeña actualización  que ha sufrido el Baremo de Tráfico, ha sido el incremento del 0,25% en las cuantías a pagar, debido a que ese ha sido el incremento aprobado para las pensiones, pues en el Baremo de 2016 el artículo 39 indica que este será actualizado cada año tomando como base al incremento de las pensiones y no el IPC.

 

CONSECUENCIAS

Si has sufrido una lesión, como consecuencia del latigazo cervical, tiene que tomar en cuenta los siguientes criterios:

  • Criterio cronológico: debes acudir a urgencias dentro de las 72 horas una vez ocurrido el accidente.
  • Criterio de intensidad: quiere decir que los daños del vehículo hayan sido de cierta entidad, siendo aceptable daños en los vehículos superiores a 400€, en caso contrario, la compañía puede asegurar que por la baja intensidad de la colisión no es posible que se produzca el accidente.

Aunque dentro del Baremo se incluyen otros criterios, los comentados anteriormente son los que más han afectado al lesionado durante el año anterior y probablemente continúe la situación.

 

LESIONES RELACIONADAS

El latigazo cervical puede generar diferentes lesiones que pueden variar sus síntomas, entre las lesiones más comunes se  encuentran:

  • Esguince cervical: es una lesión que en principio no es grave, pero genera dolor en la zona del cuello y hombros, rigidez, mareos, adormecimiento de manos, visión borrosa, problemas de memoria, entre otros síntomas. Estos suelen mejorar con tratamiento rehabilitador y analgésicos.
  • Rectificación de la lordosis cervical: la columna cervical tiene una curvatura natural, que la hace mantener la cabeza en una mejor posición, la pérdida de esta curva se denomina rectificación, siendo la secuela de muchos accidentes de tráfico. Los síntomas son: dolor de la región cervical, dolor de cabeza constante en la región occipital o la parte inferior de la cabeza, también dolor que se irradia miembros superiores, sensación de vertical,  adormecimiento de extremidades y problemas para dormir.
  • Protrusión discal: es el abombamiento de la fibra de un disco de la columna vertebral, en este caso de la zona cervical. El líquido que se encuentra dentro del disco puede resultar irritante para los nervios, sin embargo, dentro de los discos no hay nervios, por los que muchas veces las protrusiones no generan síntomas, sin embargo, pueden generar dolores y molestias en la víctima.
  • Hernia discal: las hernias se forman cuando se rompe el anillo fibroso, por lo que el centro del disco se sale hacia afuera produciendo la hernia. Los síntomas de la hernia incluyen: dolor en la contractura muscular irradiado a hombros y brazos, mareos, debilidad, ansiedad, dolor de cabeza, movilidad limitada, debilidad y entumecimiento.

 

TIPOS DE LATIGAZO CERVICAL

Según la DGT existen tres tipos de latigazo cervical según el tipo de impacto. De esta forma nos encontramos con el impacto trasero, el delantero y el lateral.

Si la colisión con el vehículo es trasera, el cuerpo del impactado se desplaza junto con el asiento hacia delante. El tronco se va hacia delante mientras la cabeza de forma inicial  lo hace hacia atrás, sufriendo una hiperextensión inicial. Después la cabeza se desplaza hacia abajo provocando una hiperflexión.

En el caso de que el impacto sea frontal, la secuencia que se produce es justamente la opuesta a la descrita anteriormente. Primero la cabeza realiza una hiperflexión al desplazarse hacia abajo para acabar efectuando el movimiento de hiperextensión hacia atrás.

Cuando el choque es lateral lo normal es que la cabeza y el cuello se desplacen hacia los lados empezando por el lado desde el que se produce el impacto. El deslazamiento de cuello y cabeza en este caso se produce con un movimiento de inclinación lateral. Aunque el esquema biomecánico del whiplash es más complejo en la realidad.

Otros factores como: la posición de la cabeza y del cuerpo del ocupante impactado; la dirección del vehículo; el tipo de asiento; la posición del reposacabezas; y hasta la fisionomía o las condiciones médicas del accidentado, inciden y afectan a las posibles lesiones.

Las lesiones tienen unos síntomas que a veces pueden presentarse inmediatamente  en otros casos transcurrido un tiempo desde que se produce el accidente. Es fundamental acudir al médico y someterse a una revisión.

A cualquiera de estas variaciones de latigazo cervical se une otro factor que influye directamente en la lesiones y por tanto en el cálculo, el grado de intensidad del impacto.

 

INDEMNIZACIÓN POR LATIGAZO CERVICAL

Las indemnizaciones por accidentes de tráfico se componen de la suma de varios conceptos, dentro de estos se incluye el tiempo que la persona ha tardado en recuperarse  y las posibles secuelas. En el caso de las lesiones derivadas del latigazo cervical, dependerá de la lesión.

 

El tiempo de curación se indemnizará de la siguiente forma:

  • Perjuicio Personal Particular Básico: lo días en los que la víctima ha estado acudiendo al tratamiento rehabilitador, la indemnización es de 30,075€ diarios.
  • Perjuicio Personal Moderado: Es normal tras una lesión cervical que se le recomiende a la víctima estar de baja por un periodo prudencial, estos días son contemplados e indemnizados con 52,13€.
  • Perjuicio Personal Grave/ Muy grave: aunque no es muy común en las lesiones cervicales comentadas, puede ocurrir que el lesionado sufra una fractura de vertebra, siendo muy grave, por lo que deberá estar hospitalizado. Estos días se indemnizan con 75,18€ o 100,25€ dependiendo del estado del lesionado.

 

Indemnización de las secuelas:

Además, se indemnizará las secuelas (síntomas que quedan en el lesionado tras culminar el tratamiento rehabilitador y que no tienen cura. Las posibles secuelas en una lesión provocada por un latigazo cervical son:

  • Algias postraumáticas: 1 a 5 puntos.
  • Artrosis postraumáticas: 2 a 8 puntos
  • Agravación de artrosis previa: 1 a 5 puntos
  • Hernia discal: 1 a 15 puntos
  • Limitación de la movilidad de la columna cervical: 5 a 15 puntos

Los puntos por secuelas se pagan de acuerdo a las tablas publicadas en el Baremo de Tráfico, el valor de cada punto dependerá de la edad del lesionado, no es lo mismo una secuela a los 15 años que  a los 60.

 

SECUELAS

Se denominan secuelas aquellas molestias residuales de mayor o menor envergadura que persisten en el lesionado una vez que se ha terminado el proceso curativo, el tratamiento rehabilitador y se ha recibido el alta médica por estabilización de las lesiones.

Una lesión cervical que en principio parecía ser solo un esguince, puede complicarse, y según la gravedad, tener una sintomatología, como los dolores constantes, vértigo o mareos, sensación de hormigueo, parestesias, o limitación de la movilidad, entre otros síntomas.

El famoso artículo 135 del Baremo recoge también que para indemnizar una secuela por una lesión cervical menor es necesario que haya un “informe médico concluyente” que la acredite.

Es por ello por lo que es fundamental realizarse todas las pruebas diagnósticas posibles (radiografías, resonancias, etcétera) y asegurarse de que el informe final del médico rehabilitador y/o del traumatólogo recogen la existencia de esas secuelas, y no por manifestaciones del lesionado, sino por exploración física. Esto sirve para desmontar el criterio de las aseguradoras de que el dolor es subjetivo, lo que suelen utilizar para pagar menos.

En este sentido, en el Hospital Nacional de Parapléjicos ubicado en Toledo, un grupo de médicos ha comenzado un proyecto para encontrar un mecanismo más objetivo para medir el dolor en lesionados con secuelas por latigazo cervical de forma objetiva.

El Dr. Andrés Barriga, coordinador del grupo e investigador, indica que el 80% de los lesionados se recuperan favorablemente de la lesión, pero un 20%  padecen  secuelas derivadas de las lesiones sufridas.

La metodología de estudio que se va a utilizar es la exploración física, realización de cuestionarios y resonancia magnética del cuello y cabeza. El Dr. Barriga explica:

“Pensamos que en estos pacientes se está produciendo una sensibilización central, o sea que esta gente está percibiendo estímulos que normalmente no deberían ser sentidos dolorosos como dolorosos, es una sensibilización de los núcleos cerebrales que procesan el dolor”

El Dr. José Florensa, Jefe del servicio de Radiodiagnóstico, explica que se intenta a través de la resonancia magnética identificar marcadores cerebrales metabólicos del dolor, en donde en áreas cerebrales determinadas haya alteración en el  perfil metabólico, dependiendo del dolor.

Por otra parte, el Dr. Ángel Gil explica que la mejor forma de prevenir estas lesiones es estar atento a la conducción, respetar la distancia de seguridad, los límites de velocidad y también hacer buen uso del reposacabezas. El Dr. Gil indica que es importante ubicar el reposacabezas en línea con la parte superior de la cabeza y el respaldo del conductor, es decir, debería estar en posición vertical de 90 grados, y que la distancia no sea superior a 5 centímetros.

En cuanto a las secuelas, lo más habitual sería, en los casos más leves, un tiempo de curación de entre 15 y 60 días y que esta se realice sin secuelas o con una secuela leve (de 1 a 5 puntos) si el tratamiento rehabilitador ha sido efectivo.

En lesiones más graves, la indemnización por esguince cervical puede ser mayor, tardando más tiempo en curar (90 días de media, pero hay casos con un tiempo mayor de curación) y las secuelas son de mayor entidad, porque la sintomatología en el momento del alta comprende parestesias, limitación de movilidad, vértigos y mareos, dolor, etcétera, que no ha remitido del todo con el tratamiento.

Una de las secuelas más graves que puede padecer un lesionado de tráfico es una hernia discal postraumática, que en general siempre es discutida por las compañías, que suelen considerarla degenerativa. Para acreditarla, hacen falta pruebas complementarias (resonancias), e informes médicos que demuestren que la víctima no tenía antecedentes previos de lesiones cervicales. La reclamación de indemnización por esguince cervical con secuela de hernia discal es muy fácil que termine en un procedimiento judicial contra la aseguradora, que casi nunca la paga de manera amistosa.

 

DIAGNÓSTICO

El problema del esguince o latigazo cervical es que, si bien es fácil de diagnosticar, es difícil de objetivar, muchas veces las exploraciones complementarias no arrojan ningún resultado y no existe un tratamiento que sea realmente efectivo. Por ello la evolución, según qué sujetos, es distinta y variable, a lo que hay que añadir que en colisiones a baja velocidad o con escasos daños materiales, las aseguradoras suelen, por norma, negar el nexo causal, aludiendo a que con escasos daños en los vehículos no puede haber lesiones, lo que sin embargo y según reiterados estudios médicos y científicos no es así, ya que el mecanismo de la lesión es el mismo, y la práctica de los estudios demuestran que la lesión existe.

En el artículo 135 del nuevo Baremo de Tráfico 2016 se recogen una serie de requisitos que van a condicionar la reclamación por este concepto:

  • Debe acudirse a urgencias dentro de las 72 horas posteriores al accidente. Esto puede suponer un problema en los lesionados leves, porque los síntomas pueden aparecer en las horas posteriores al accidente y agravarse posteriormente, y si pasan 72 horas sin haber acudido al médico, podremos tener serios problemas para reclamar, porque la aseguradora en base a este requisito va a negar el nexo causal entre el accidente y las lesiones.
  • Debe haber una prueba médica “concluyente” que evidencia la existencia de la lesión. En principio, si en el informe de urgencias nos aparece en la radiografía una rectificación cervical, debería ser suficiente para acreditar la existencia de lesión. No obstante siempre recomendamos al lesionado realizarse pruebas complementarias (resonancias) para demostrar que dicha lesión existe, y si no tenemos antecedentes de consultas médicas por dicha lesión, aportar un informe médico que justifique que la misma es consecuencia directa del accidente.
  • También se exige en el artículo 135 que haya un criterio de intensidad, es decir, que los daños materiales sean de una entidad suficiente para que puedan provocar la lesión cervical. Este criterio, tan utilizado desde hace años por las aseguradoras para negar el nexo causal en accidentes de baja intensidad, sigue siendo motivo de discusión, por lo que se hace necesario recopilar otros medios de pruebas (periciales biomecánicas, informes diagnósticos) que sirvan para demostrar que puede existir lesión cervical en accidentes de bajo impacto.

 

FACTORES

El esguince cervical es una lesión de la columna cervical y se produce tras una forzada extensión y flexión del cuello junto con una oscilación violenta de la cabeza, de delante hacia atrás o al revés. Se produce tras un mecanismo de aceleración y desaceleración de energía transferida al cuello, que en muchas ocasiones se produce en colisiones de vehículos a motor, pero que puede darse en otro tipo de circunstancias. De dicha lesión se suceden gran variedad de manifestaciones clínicas.

 

Factor 1: los criterios del artículo 135 del Baremo

Tras la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico 2016 la reclamación de indemnización por esguince cervical ha cambiado radicalmente. El artículo 135 del Baremo está dedicado en exclusiva a los traumatismos menores de columna vertebral, especialmente a las lesiones de cuello.

Para que una aseguradora pague una indemnización por esguince cervical, es requisito imprescindible que se cumplan los criterios establecidos en el mencionado artículo 135, sin los cuales será muy difícil o inviable, según el caso, reclamar, y que son:

    • Criterio de exclusión, que significa que no haya otra causa, que nada tenga que ver con el accidente, que justifique totalmente la lesión cervical que pretende reclamarse.
    • Criterio cronológico, que implica la celeridad en el diagnóstico, es decir, que haya una primera asistencia médica a la víctima dentro del plazo de las 72 horas posteriores al siniestro. Aunque inicialmente no se sientan síntomas muy acusados, debe acudirse siempre de inmediato al Hospital más cercano para un primer diagnóstico. Más allá de las 72 horas las aseguradoras negarán la indemnización por rotura del nexo causal.
    • Criterio topográfico, lo que significa que tiene que haber una relación entre la zona del cuerpo afectada (en el caso del esguince cervical sería el cuello), y la lesión sufrida en el siniestro.
    • Criterio de intensidad, relacionado con los daños materiales leves, em siniestros de “baja intensidad”. Las compañías de seguros están negando el pago extrajudicial e incluso judicial para aquellos casos en los que el impacto es de “baja intensidad”, donde los daños materiales no superen la cantidad de 400-500€.

Las aseguradoras llevan años intentando que la jurisprudencia recoja que los impactos a baja inercia no generan lesiones, y ya que no se puede producir el mecanismo del latigazo cervical.

Al introducir este criterio en el Baremo, las compañías han conseguido “eliminar” la posibilidad de reclamar indemnización por esguince cervical con pocos daños materiales.

Sin embargo, la realidad está siendo, en el tiempo de vigencia del nuevo Baremo, que utilizando una prueba biomecánica que demuestre la existencia de lesiones en la víctima pese a la levedad de los daños materiales, la reclamación de la indemnización es viable, y no solo eso, sino que los Tribunales están fallando a favor de los lesionados.

 

Factor 2: la entidad de las lesiones sufridas (días de curación y secuelas)

La indemnización por esguince cervical varía en función del tipo de lesiones sufridas, las secuelas que nos hayan quedado, y la documentación médica que se pueda aportar a la compañía, además sobre todo del seguimiento y tratamiento que podamos justificar.

La horquilla es muy amplia, ya que depende de todo lo anterior, pero podemos encontrarnos en un caso normal con una indemnización que varía entre los 1.500 a los 6.000€, y en casos de esguinces cervicales de grado III o IV las cantidades pueden subir hasta los 10.000-15.000€ de media, dependiendo de si ha habido tiempo de baja o incapacitación, operaciones médicas, tiempo de rehabilitación, secuelas, etcétera.

Hay otros factores que también se han de tener en cuenta y que van a influir en el resultado lesivo, como son edad, sexo, posición del lesionado en el momento de la colisión etc.

Existen estudios que demuestran que las mujeres y los niños son más propensos a tener dicha lesión en un accidente o a que la lesión sea más intensa, y esto es debido a que la musculatura del cuello no es tan fuerte como la de un hombre o no esta igual de desarrollada.

Para aquellos casos que el cuello estaba girado en el momento del impacto, se ha demostrado que la mecánica del latigazo cervical es más agresiva, ya que la musculatura está en una posición que resulta más propensa a sufrir daños.

Igualmente hay que estudiar si el golpe se ha recibido encontrándose detenidos, y si ha dado tiempo a la víctima a prepararse para el impacto, pues en estos casos tiene tiempo de colocarse en una posición que permite amortiguar la fuerza del golpe, mientras que cuando se recibe de manera sorpresiva, la consecuencia lesiva es mayor.

Se olvida las aseguradoras de la única verdad médica que existe, indica que no existen lesiones, sino lesionados.Lo que supone que cada persona reacciona y se cura de las enfermedades y lesiones de forma diferente.

En ocasiones la víctima tiene antecedentes médicos previos que condicionan el resultado lesivo, pero que antes del siniestro eran asintomáticas y a raíz del golpe aceleran o agravan la sintomatología. Ejemplos de ello son protusiones o hernias anteriores, temas degenerativos, etcétera.

En resumen, el esguince cervical es una lesión que puede curar con el tratamiento adecuado rápidamente y sin secuelas o lentamente con largos periodos de convalecencia y hasta operaciones médicas, y en función de todos los factores mencionados la indemnización por esguince cervical será de mayor o menor cuantía.

 

EN QUÉ CONSISTE LA REHABILITACIÓN CERVICAL

En ocasiones, el esguince cervical no se manifiesta de manera automática nada más sufrir un accidente de tráfico, sino que en las siguientes 24-48 horas aparece la sintomatología dolorosa.

Para curar las lesiones cervicales, es necesario realizar tratamiento rehabilitador. La rehabilitación cervical ayuda en la curación del esguince, cuya sintomatología desaparece en ocasiones, mientras que en otros casos la curación no es íntegra y quedan secuelas.

En el caso de los accidentes de tráfico conviene acudir a un centro de rehabilitación especializado en tratar este tipo de lesiones. En virtud del llamado Convenio UNESPA, existen una serie de centros de rehabilitación repartidos por toda España, que dan tratamiento para curar estas lesiones sin cargo alguno para el lesionado, ya que es sufragado por nuestra compañía de seguros.

No obstante, hay que tener especial cuidado con el centro que se elige. En ocasiones la rehabilitación se queda corta, o no es suficiente para la curación de la lesión cervical, y es necesario realizar pruebas adicionales, como resonancias magnéticas, que sirvan para determinar el grado de la cervicalgia padecida y si existe lesión mayor, como por ejemplo una protusión o hernia discal, que puede ser traumática.

 

CASO REAL

Así, Pedro J.L, de 26 años, sufrió una colisión trasera con daños materiales de 650 euros, y en el momento del impacto se encontraba con el cuello girado hablando con su acompañante. Como consecuencia de la colisión, el vehículo que conducía fue lanzado contra el que le precedía, con lo que recibió dos impactos en lugar de uno. Estuvo de baja laboral 45 días y recibió tratamiento rehabilitador durante su baja y un mes después. Ante la persistencia de la sintomatología su traumatólogo le prescribió una resonancia magnética cervical, que evidenció una protusión discal C5-C6. Tras presentar denuncia fue reconocido por el médico forense del Juzgado, quien emitió Informe de Sanidad por importe de 7.800 euros, al estimar que la protusión discal era traumática. La compañía aseguradora impugnó el informe alegando que los daños materiales eran tan escasos que no pudieron provocar una lesión de es tipo. Sin embargo Pedro aportó en juicio un informe de su médico donde se evidenciaba que no había tenido nunca consulta alguna ni antecedentes por cervicalgia. El Juez le dio la razón.

Mercedes S.T, de 34 años, sufrió un accidente con colisión trasera mientras viajaba como ocupante de un taxi. Estaba embarazada de 6 meses, motivo por el cual tuvo que cogerla baja laboral, pero no pudo tomar relajantes musculares ni antiinflamatorios debido a su estado, ni tampoco hacer una rehabilitación exhaustiva por su embarazo. Tras interponer denuncia, fue reconocida por el médico forense, quien emitió informe de sanidad en el que valoró que Mercedes había tardado 120 días de impedimento en curarse, pero que lo había hecho sin secuelas, por entender que el dolor que quedaba era residual y que se debía más a las molestias propias del embarazo, que al propio accidente de tráfico. Mercedes recibió una indemnización de casi 7.000 euros.

Esteban B.F, de 68 años, fue colisionado por un camión que se saltó un ceda el paso. El vehículo que conducía resultó siniestro total. Sin embargo, Esteban no sufrió lesiones de consideración, no tuvo baja laboral al estar ya jubilado, si bien estuvo con collarín cervical 7 días. Realizó 25 sesiones de rehabilitación. El médico forense estimó que había tardado en curar 45 días, 7 de impedimento (el tiempo que llevó collarín) y el resto de curación. Como Esteban ya tenía antecedentes cervicales, el forense estimó que le quedó como secuela una agravación de patología previa leve, que valoró en 1 punto. Esteban fue indemnizado con 2.200 euros.

Tras la despenalización de los juicios de faltas, la valoración de las lesiones, que en los casos anteriores se realizaba en el procedimiento penal a través del forense, se hará por un perito médico privado, que tendrá en cuenta los mismos parámetros pero en base al nuevo Baremo de Tráfico, y cuya misión será defender la existencia de esas lesiones y secuelas por la cervicalgia frente al informe médico de la compañía de seguros.

Por tanto, la reclamación de indemnización por un esguince cervical varía mucho de unos casos a otros, y por ello es fundamental documentar muy bien la lesión, hacer tratamiento, y asesorarse siempre por un abogado especialista, que conoce los modos y pruebas de demostrar la existencia de la lesión, y podrá asesorar a la víctima para que la reclamación prospere y la indemnización comprenda todos los conceptos a los que tiene derecho el lesionado.

 

LEGALCAR ABOGADOS

La lesión cervical suele ser la más discutida por las aseguradoras, debido al alto índice de fraude que ha existido desde hace años a la hora de reclamarse indemnizaciones por lesiones de cuello. Sin embargo, ello perjudica de manera notable los derechos de las víctimas reales de accidentes con lesiones de cuello, perjudicadas de manera clara por el artículo 135 del Baremo que supuso un éxito para las compañías en detrimento de los perjudicados.

En LegalCar somos abogados para accidentes de tráfico especialistas y con amplia experiencia en reclamación extrajudicial y judicial de indemnizaciones por latigazo cervical, sea leve o grave, con disponibilidad para atender tu consulta las 24 horas, los 7 días de la semana y los 365 días del año.