900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Tramitar una indemnización por muerte en accidente de tráfico en 2019 no es sencillo, hay varias formas de calcular la compensación económica a percibir por fallecimiento, queremos describir quién, qué conceptos y cómo se reclama.

Sufrir la muerte de un familiar o de alguien de nuestro entorno en un accidente de tráfico supone una dura experiencia difícil de superar.

A esa dificultad por lo traumático de la pérdida, se une la necesidad de tramitar la reclamación que corresponda a la aseguradora del responsable del accidente, que resulta muy complicada para las familias, pero a la que tienen derecho cuando el fallecido no es el culpable exclusivo del accidente.

En muchas ocasiones, un accidente con resultado de muerte puede dar lugar también a responsabilidades de índole penal, sobre todo en los casos de conductores que han dado positivo en alcoholemia y son los culpables del siniestro.

Por ello, la necesidad de contar con apoyo legal especializado en fallecimientos se hace imprescindible para las familias de las víctimas, no solo a nivel jurídico, sino también como ayuda y acompañamiento para tramitar un proceso de reclamación que no es sencillo y que requiere de conocimientos específicos en la materia.

A ello se le añaden las complicaciones derivadas de siniestros donde hay dudas sobre la culpabilidad o no están claras las circunstancias en las que se producen.

Se han dado incluso supuestos en los que, pese a que inicialmente puede parecer que el fallecido es el responsable del accidente y, por tanto, no hay posibilidad de reclamar por parte de las familias, es posible no obstante percibir una compensación, según el caso.

¿Quién puede percibir una indemnización por muerte en accidente de tráfico?

Para saber quiénes tienen derecho a reclamar hay que acudir al Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las Personas en Accidentes de Circulación (Ley 35/2015, de 22 de septiembre), que se conoce como baremo de Tráfico, y que entró en vigor en enero de 2016.

El nuevo sistema mejora en gran medida las cuantías a percibir en los casos de grandes lesionados y de fallecidos, si bien su complejidad y la multitud de conceptos que deben tenerse en cuenta para hacer el cálculo de las mismas requiere analizar cada caso en particular.

La indemnización por muerte en accidente de tráfico la reclaman y perciben los beneficiarios del fallecido, que son aquellas personas con una relación de parentesco o afinidad específica con la víctima, y que resultan perjudicados por la muerte de aquella.

El nuevo baremo regula estos casos en los artículos 61 a 92, estableciendo respecto de la regulación anterior beneficiarios nuevos, acordes y adaptados a las nuevas situaciones familiares y personales de los tiempos que vivimos.

Así, los familiares que tienen derecho a que la aseguradora del responsable del accidente les indemnice por la muerte de un familiar en accidente de tráfico son:

El cónyuge viudo, en los casos en los que no se haya separado legalmente ni se encuentre inmerso en trámites de divorcio en el momento del accidente.

Para poder reclamar el cónyuge debe acreditar una convivencia de cómo mínimo 15 años, y a partir de ahí percibirá una mayor cantidad por cada año más de convivencia.

Se incluyen en este apartado a las parejas de hecho inscritas en el Registro.

Los ascendientes, que son los padres de la víctima fallecida. Si el hijo tenía más de 30 años en el momento del fallecimiento la cantidad se incrementa.

Para el caso de que los padres hayan fallecido, la compensación económica que les correspondería sería percibida por los abuelos de la víctima.

Los descendientes, que son los hijos del fallecido, siendo indiferente el número de hijos que sean. Las cantidades en estos casos varían según la edad que tengan en el momento de la muerte del progenitor.

En caso de que haya fallecido uno de los hijos de la víctima, la compensación pasa a los nietos, que cobran una cantidad independientemente de la edad que tengan.

Los hermanos, perciben una compensación que varía dependiendo de la edad que tengan el momento del fallecimiento de la víctima.

Los allegados, figura nueva introducida por el Baremo actual y que se refiere a aquellas personas que acrediten convivencia de al menos 5 años con la víctima fallecida y que tienen con ella un especial vínculo emocional o de afectividad.

Dentro de estos casos estarían los hijos de padres divorciados que conviven con su progenitor y la víctima, que sería su nueva pareja, o las parejas de hecho que conviven desde hace años, pero no están inscritas en el registro.

¿Qué conceptos se reclaman en una indemnización por muerte en accidente de tráfico?

Los beneficiarios del fallecido en un accidente de tráfico pueden reclamar, según indica el baremo de Tráfico 2016, tres conceptos distintos:

  1. El perjuicio personal básico (Tabla 1.A)
  2. El perjuicio personal particular (Tabla 1.B)
  3. El perjuicio patrimonial, que a su vez se divide en lucro cesante y daño emergente (Tabla 1.C).

El perjuicio personal básico es el que sufre cada beneficiario del fallecido por el mero hecho de serlo, según la relación anterior. Es decir, valora la cantidad que perciben los ascendientes, descendientes, hermanos, cónyuge o allegados que lo son de la víctima del accidente de tráfico, y se recoge en la Tabla 1.A del baremo.

En cambio, el perjuicio personal particular es el que sufren algunos de los beneficiarios atendiendo a sus circunstancias y grado de afectividad o vinculación con el fallecido, y que suponen adicionar al perjuicio personal básico otras cantidades en concepto de compensación económica por accidente de tráfico.

Se recoge en la Tabla 1.B del Baremo que valora 9 tipos de perjuicio personal particular, como son la discapacidad física o psíquica del beneficiario del fallecido (que sea superior al 33%), el ser el único perjudicado de su categoría, el fallecimiento de progenitor único o la convivencia del perjudicado con el fallecido.

En cuanto al perjuicio patrimonial, se divide en lucro cesante y daño emergente y se recoge en la Tabla 1.C del baremo de Tráfico.

El primero se refiere a perjuicios económicos derivados del fallecimiento de la víctima, mientras que el segundo hace referencia a los gastos y pagos que los beneficiarios tienen que asumir a consecuencia de la muerte del familiar (sepelio, entierro, desplazamientos y manutención de familiares al lugar de siniestro, o repatriación).

¿Cómo se reclama una indemnización por muerte en accidente de tráfico?

Tras un accidente de tráfico con resultado de muerte, la aseguradora del responsable, sobre todo si la culpa de su asegurado es muy clara, va a moverse con rapidez y tratará de contactar con la familia del fallecido lo antes posible, sobre todo para evitar que se asesoren o contacten con LegalCar.

Por ello, para reclamar con garantías es necesario buscar un buen asesoramiento legal para que los beneficiarios de la víctima reciban cuanto antes la ayuda que necesitan en esos momentos.

Cada accidente es diferente a los demás y las compensaciones, como hemos visto, varían en función de cada caso. Por eso y teniendo en cuenta que las aseguradoras no van a facilitar información ni van a explicar en qué consisten las mismas, y que además sus ofertas siempre van a ser lo más bajas posibles, hay que valorar cada una de las circunstancias que rodean el siniestro para que los beneficiarios del fallecido perciban las cantidades que les correspondan.