Indemnización por accidente de moto

Indemnización por accidente de moto

LegalCar es un despacho de abogados especializados en conseguir la mayor indemnización por accidente de moto siempre que no seas culpable. El hecho de que seas o no culpable del accidente de moto es cuestión de que nos llames al número de teléfono gratuito 900901450 y te diremos si eres o no culpable del accidente de moto, posteriormente te comunicaremos en la misma llamada cuanto debes de cobrar por tu indemnización por accidente de moto.

Los motoristas, junto con los ciclistas y los peatones, son las personas con mayor exposición a sufrir lesiones en un accidente de moto y por la tanto, aquellas personas que pueden recibir una indemnización por accidente de moto mucho mayor. El motorista no está protegido por su vehículo como lo están el resto de conductores, por lo que cualquier pequeño impacto lo sufre directamente en su cuerpo causando lesiones mayores. Además, aunque no exista una colisión, en muchas ocasiones el motorista se ve obligado a realizar maniobras evasivas para evitar la colisión con algún conductor que se haya comportado de forma imprudente. Por último no solo se enfrentan a los demás vehículos, sino que también se exponen a los agentes metereológico de forma mucho más intensa (lluvia, nieve, viento, etc) y a las malas condiciones de la vía o de los guardarraíles.

Pese a la lógica vulnerabilidad de este colectivo, desde LegalCar siempre hemos considerado que hacen falta mayores garantías para el acceso de los motoristas que han sufrido un accidente a su derecho a recibir una indemnización justa. Además, desde 2013 los accidentes de motocicleta en Madrid no han hecho más que aumentar, según un estudio de la RACC. A continuación comentamos las razones por las que ha aumentado la siniestralidad de las motos en la capital y planteamos las diferentes vías de reclamación de indemnización por los daños sufridos.

LA MAYOR INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTE DE MOTO

Madrid cuenta con un número elevado de motoristas habituales, concretamente, hay más de 185.000 motocicletas en la capital. Durante los últimos años, el número de motoristas se ha ido creciendo y, además, se ha producido un importante aumento de los desplazamientos con ciclomotor. Parece que estos cambios en los hábitos de los ciudadanos a la hora de desplazarse guardan relación con el aumento número de accidente, así que debemos de plantear si de verdad nos estamos adaptando como deberíamos a estos cambios.

La Dirección General de Tráfico se muestra reacia a admitir que existe un problema por el poco cuidado prestado a los motoristas. De hecho, en numerosas ocasiones ha cargado contra éstos afirmando que muchos de los accidentes de moto se deben a la falta de cuidado de los motoristas al adelantar. También indican que se saltan señales de stop o de ceda el paso y que circulan con exceso de velocidad, sobre todo en vías de circunvalación como la M-30 de Madrid. Finalmente, critican al colectivo motor que, en numerosas ocasiones adelantan sobrepasando el carril contrario, lo que supone un peligro especialmente alto para los ocupantes de los vehículos que se cruce.

En LegalCar abogados somos especialistas en indemnización por accidente de moto, por lo que no vamos a negar que todas las imprudencias expuestas por la DGT se dan en la realidad. Sin embargo, consideramos que se trata de una simplificación muy escasa de un problema que va en aumento. Nosotros preferimos tener un punto de vista un poco más amplio para poder entender todo el problema con claridad.

Para entender el problema, es necesario saber que Madrid tiene un tráfico muy denso, sobre todo en determinados momentos de la mañana y de la tarde. Se puede considerar que esta es una de las causas por las que ha aumentado el uso de las motos y de los ciclomotores. La diferencia entre ir al trabajo en coche o en moto puede ser de más de una hora cada día. Además de evitar el atasco diario, también se evitan los nervios por la puntualidad y la impaciencia. Esto último es, también, uno de los problemas a los que los motoristas se tienen que enfrentar. En muchas ocasiones, la impaciencia y el nerviosismo llevan al conductor a realizar maniobras imprudentes y rápidas sin haber analizado el entorno con claridad. Estos cambios bruscos de carril sin mirar si viene una moto demuestran que muchos conductores respetan poco a los motoristas.

Por otro lado, hoy en día no podemos considerar la moto siempre sea un segundo vehículo. Es decir, una gran cantidad de motoristas no tienen otra forma de desplazamiento (aparte del transporte público) además de la moto. Esto quiere decir que en muchas ocasiones, tengan que circular cuando las condiciones meteorológicas sean perjudiciales para la conducción.

Como conclusión, desde LegalCar queremos romper una lanza por el colectivo de los motoristas. Las conductas imprudentes denunciadas por la DGT están siendo claramente y ahora esperamos que las campañas de concienciación, además de las propias normas y sanciones de circulación, se centren en el respeto a los motoristas: un colectivo especialmente vulnerable y que va en aumento. Solo así podremos conseguir una convivencia eficaz entre las motos y los demás usuarios de la vía.

LA INDEMNIZACIÓN POR LOS DAÑOS SUFRIDOS

Tradicionalmente han existido dos vías principales. La primera es la vía penal y se iniciaba a través de una denuncia en la que se presentaba a la parte contraria como la responsable del accidente. A través de esta vía, se estudiaban los daños personales mediante un médico-forense y una consulta pericial técnica estimaba los daños materiales. Se trata de una vía rápida y cuyas consultas no implican gastos. Desafortunadamente, desde la reforma del Código Penal ha quedado limitada a casos especiales dejando el grueso de los casos a la vía civil.

La vía civil se inicia mediando una demanda dirigida directamente a la compañía aseguradora de la parte contraria. Esta vía es más costosa para el motorista denunciante puesto que se tienen que pagar los gastos del procurador y del perito médico valorador. Aun así, hay mecanismos para evitar, en gran medida, el pago de estos gastos. El asesoramiento de un abogado especialista en este tipo de reclamaciones puede servir de gran ayuda para orientar al motorista accidentado a elegir el camino que mejor garantice la máxima indemnización por accidente de moto.

Además de estas dos vías judiciales, hay que tener muy en cuenta la posibilidad de llegar a un acuerdo con la otra parte a través de la vía extrajudicial. De hecho, el nuevo Baremo Legal de Tráfico exige el intento de alcanzar un acuerdo previo antes de iniciar cualquier reclamación por vía judicial. A través de esta vía, ambas partes intentan alcanzar un acuerdo amistoso. Para ello, se debe de enviar toda la documentación médica a la compañía, la cual dispone de tres meses para responder e iniciar una negociación. Si la oferta resultante de esta negociación no satisface a la víctima, se podrá llevar a cabo a través de la pericia privada de un especialista. Ésta será enviada a la compañía, la cual tendrá un plazo de un mes para responder.

Finalmente, todas las pólizas de motos cuentan con la cobertura por la Defensa Jurídica. Esto quiere decir que si sufres un accidente de moto, antes de iniciar ningún proceso, tendrás que elegir entre el asesoramiento jurídico de la compañía aseguradora o el asesoramiento jurídico de un abogado externo especialista en accidentes de tráfico. Gracias a la Defensa Jurídica, ambos servicios son completamente gratuitos. Así que la elección simplemente será entre el abogado de la aseguradora, que le interesa una indemnización menor porque así favorece a su empresa, o un abogado especialista que trabaja por y para la víctima y que cobra en comisión por la indemnización por accidente de moto … Fácil elección, ¿verdad?

Consulta a tu abogado totalmente gratis

900901450 – Teléfono gratuito 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *