900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Muchas personas utilizan de manera habitual el transporte público para desplazarse tanto por motivos de trabajo como por ocio, turismo o cualquier otro motivo. La mayoría saben que si tienen un accidente pueden reclamar una indemnización, pero muy poco conocen los requisitos para poder reclamarla, y el tipo de indemnización al que pueden optar dependiendo del tipo de accidente que hayan sufrido.

La indemnización por accidente en transporte público siempre se puede reclamar porque la víctima es ocupante o pasajera del mismo (tren, metro, autobús..), pero la cosa cambia dependiendo de si el pasajero sufre un accidente por su propia culpa, o por el contrario, si la responsabilidad es de un tercero o del propio transporte público.

LA INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTE DE TRÁFICO

Para conseguir que la reclamación de una indemnización por accidente en un medio de transporte publico prospere, hacen falta reunir una serie de pruebas sin las cuales puede complicarse hasta el punto de ser inviable la gestión del siniestro.

Así, lo primero es determinar la culpa en el siniestro para saber qué tipo de indemnización podemos percibir. Para ello es necesario contar por un lado con el billete o el título de transporte que acredite que íbamos en ese transporte público en el momento del accidente. También es necesario poner en conocimiento del conductor que ha habido lesionados, antes de abandonar el transporte publico.

Otro paso fundamental es solicitar la presencia de agentes de la autoridad que realicen in situ un Atestado donde se recoja la dinámica del siniestro, ya que este documento en su momento se remitirá a la aseguradora responsable y es muy difícil que puedan rebatirlo.

Por otro, para iniciar el proceso para obtener la indemnización deberemos poner una reclamación en el servicio de atención al cliente de metro, de la empresa de autobuses de que se trate, o de las oficinas de Renfe si el accidente ha sido en el tren. Junto a la misma debe aportarse cuanta documentación tengamos sobre el siniestro (fotografías del lugar del mismo, datos de testigos, copia del billete o título de transporte, lugar exacto o línea concreta donde ha ocurrido el accidente, datos del conductor si los tenemos, parte de lesiones, etcétera).

¿QUIÉN PAGA AL ACCIDENTADO?

El ocupante de un medio de transporte público tiene derecho a ser indemnizado por el Seguro Obligatorio de Viajeros (SOV), que tiene incluido siempre, porque es obligatorio, por el mero hecho de viajar en un tren, metro o autobús. Este seguro cubre solo daños corporales (lesiones) sufridos por el viajero, independientemente de quien haya tenido la culpa en el accidente. Por tanto, por este seguro el ocupante o pasajero cobra siempre.

Sin embargo, si el accidente ha ocurrido por la culpa del propio medio de transporte o de un tercero (por ejemplo un descarrilamiento de un tren, un vuelco de un convoy de metro, un accidente de autobús por un frenazo negligente de su conductor que va con exceso de velocidad, etcétera), seremos indemnizados también por responsabilidad civil (RC) y nos pagará la aseguradora de ese medio de transporte o tercero.

Esta segunda indemnización por RC es compatible con la que percibiremos por el SOV, de tal manera que en este segundo caso podremos reclamar dos indemnizaciones distintas pero perfectamente reclamables.

CÓMO SE CALCULA LA INDEMNIZACIÓN

La indemnización por el Seguro Obligatorio de Viajeros(SOV) se calcula en base a un baremo especial regulado en el Real Decreto 1575/1989 de 22 de diciembre por el que se aprueba el Reglamento del Seguro Obligatorio de Viajeros, y se valoran:

  • El fallecimiento, con una indemnización de unos 36.000 euros.
  • Las lesiones corporales, que están divididas en 14 categorías, desde las más graves a las más leves, estableciendo una serie de cantidades a cobrar en cada caso.

En el caso de SOV no hay que hacer ningún cálculo, ya que cada categoría recogida en el baremo engloba las lesiones que se indemnizan en cada una de ellas, y se trata de una sola cantidad por cada categoría a percibir.

Por otro lado, si nos van a indemnizar por el Seguro de Responsabilidad Civil (RC) las indemnizaciones se recogen en la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, más conocido como baremo 2016.

En este caso para calcular la indemnización deberemos contar con el asesoramiento de LegalCar, ya que el nuevo baremo tiene una complejidad importante, con multitud de factores, elementos correctores, y cantidades diferentes a percibir en cada caso y con una serie de requisitos. Ello implica que una persona que no conozca el baremo es fácil que no reclame todas las partidas a las que tiene derecho, por desconocimiento de la normativa y su aplicación.

De ahí que sobre todo si las lesiones sufridas son de cierta gravedad, sea necesario contar con LegalCar, sino lo que se puede reclamar dentro de lo que indica el Baremo 2016.

No podemos olvidar que ambas indemnizaciones (SOV y RC) son compatibles, por lo que habrá casos en los que la víctima pueda percibir dos indemnizaciones distintas, una por cada tipo de Seguro.

TIEMPO QUE SE TARDA EN COBRAR

El tiempo que se tarda en cobrar va a depender de muchos factores, siendo los principales:

  • El tiempo de curación de las lesiones sufridas por la víctima, ya que cuanto más graves hayan sido las mismas más largo será el periodo de recuperación. Lógicamente la reclamación a la aseguradora no podrá hacerse hasta que el lesionado haya terminado el tratamiento y tenga el alta médica, lo que en daños de mayor entidad puede alargarse meses, si es necesario un tiempo de baja laboral o incapacidad para hacer las tareas de la vida diaria, o de inmovilización, o si hace falta un periodo más o menos largo de rehabilitación o la necesidad de operaciones médicas, por ejemplo.
  • La buena o mala disposición de la aseguradora responsable para llegar a un acuerdo amistoso. LegalCar intentará siempre un arreglo extrajudicial a través de la negociación por el bien de la víctima que le ahorrará tiempo y gastos. Solo en el supuesto de que la oferta de la aseguradora no se corresponda con los daños efectivamente sufridos por el lesionado y esté por debajo de lo que le corresponde percibir, o en supuestos en los que por cualquier motivo la compañía de seguros niegue la culpa, será necesario acudir a un procedimiento judicial, que puede alargarse en el tiempo una media de dos años, teniendo en cuenta el colapso judicial de los Tribunales españoles.

LEGALCAR

En LEGALCAR llevamos muchos años defendiendo los derechos de las víctimas de accidentes en medios de transporte público de todo tipo, con un altísimo índice de éxito en nuestras reclamaciones. Ponemos al servicio de los lesionados un completo equipo profesional altamente cualificado que desde el primer momento acompaña a la víctima en el proceso de tratamiento, curación y reclamación de su indemnización por todos los conceptos a los que tenga derecho.

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita