900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

¿Has sufrido un accidente y quieres reclamar una indemnización por caída en Renfe? Conoce cuándo puedes solicitarla, cómo funcionan las indemnizaciones a Renfe y qué opciones tienes si la empresa no quiere pagar lo que te corresponde.

Los accidentes de tren no son muy habituales, pero cuando ocurren (en trenes de cercanías o en los de largo recorrido), suelen provocar daños de consideración en los ocupantes del mismo, que pueden reclamarse. De la misma manera, hay derecho también a reclamar cuando se produce una caída del viajero al entrar o salir del tren.

Para poner en marcha el mecanismo de reclamación a Renfe, es importante tener en cuenta que los primeros momentos son fundamentales de cara a no tener problemas en su tramitación.

Cuando el accidente de tren es grave (una salida de vía, una colisión), es mucho más sencillo acreditar el hecho que ha dado lugar a los daños. Pero en otros casos, puede ocurrir que la compañía pretenda imputar la responsabilidad en, por ejemplo, una caída, al propio viajero, en cuyo caso es necesario adoptar una serie de medidas para demostrar el derecho.

Es necesario, pues, recibir asesoramiento legal para que las indemnizaciones que tiene que pagar Renfe por los daños sufridos por los viajeros en un siniestro de tren sean debidamente pagados, y comprendan todos los conceptos a los que la víctima tiene derecho.

 

¿Cuándo puedo reclamar a RENFE?

En un accidente de tren el viajero es un ocupante del mismo, y, por tanto, no interviene en la dinámica del siniestro. En ese sentido, le es indiferente quien tenga que pagar, porque podrá reclamarla siempre.

Por ejemplo, si se trata de un accidente de tren donde el responsable del mismo es el maquinista, la víctima puede reclamar a través del seguro de responsabilidad civil de Renfe, al margen de que, a su vez, luego ellos puedan ejercer el derecho de repetición contra el maquinista en caso de acreditarse, por ejemplo, que circulaba con exceso de velocidad.

Para estos casos, es fundamental no moverse del lugar del siniestro, avisar a la Policía y los servicios de emergencias y al personal de Renfe para poner una reclamación, y procurar contar con el testimonio de testigos presenciales por si la aseguradora pretendiera imputar la responsabilidad a la víctima.

 

¿Cómo se reclama?

Lo primero que debe tenerse en cuenta es que en un accidente de tren es posible tener derecho a percibir varias indemnizaciones, que no son excluyentes entre sí.

Con cargo al Seguro de Responsabilidad Civil, la correspondiente al Seguro Obligatorio de Viajeros, y la que podría reclamarse en caso de que la víctima contara con un seguro de accidentes o de vida, o incluso seguros vinculados a sus tarjetas bancarias, de los que a veces nos olvidamos y que en ocasiones dan derecho a reclamar.

El proceso de reclamación a Renfe puede ser largo, sobre todo en siniestros graves, y requiere siempre de ayuda legal.

En LEGALCAR conocemos estos casos muy cerca y sabemos que el desconocimiento y la desinformación de las víctimas contribuyen a crear mucha confusión sobre los pasos a dar, los conceptos que se pueden reclamar, y el proceso en sí, que es complejo y requiere de conocimientos especializados.

De la misma forma, es importante que la víctima cuente con la información necesaria para ir recopilando toda la documentación que le hará falta para la reclamación. En casos graves de accidentes de tren, siempre va a levantarse un Atestado y a incoarse actuaciones judiciales para realizar una investigación a fondo del suceso y determinarse la responsabilidad en el siniestro.

Por ello, será necesario personarse en el procedimiento como perjudicado por el accidente y hacerlo con abogado y procurador.

En siniestros menos graves, la tramitación con Renfe indemnizaciones puede resultar menos compleja, pero igualmente será necesario asesoramiento para evitar que, por cualquier motivo, la aseguradora de Renfe no quiera hacerse cargo.

Ya hemos visto, además, que en estos casos pueden reclamarse. Cada una de ellas se tramita de distinta manera y en base a normativa diferente.

A la hora de reclamar daños personales y/o materiales que nos corresponda por el accidente de tren, debemos distinguir dos puntos:

  • Podremos reclamar a través del Seguro Obligatorio de Viajeros o SOV siempre, pues esta cobertura la tiene todo usuario de un medio de transporte público por el mero hecho de adquirir el billete o tarjeta de transporte, e independientemente de quien haya tenido la culpa. Se calcula conforma a un Baremo especifico dividido en 14 categorías. El SOV solo indemniza daños corporales, no los materiales.
  • Si el accidente se produce por responsabilidad de un tercero, podremos reclamar por RC (responsabilidad civil) a la aseguradora del mismo. Deberemos contar siempre con el asesoramiento de LegalCar que nos oriente y dirija la reclamación para que no quede ninguna partida por reclamar.

En estos casos incluirá tanto los daños personales como los daños materiales (objetos dañados en el siniestro), así como el perjuicio patrimonial (lucro cesante y daño emergente)

 

¿Y si RENFE no me da lo que me corresponde?

En ocasiones las aseguradoras ponen problemas para pagar a la que se tiene derecho. Unas veces porque cuando son accidentes graves o muy graves, se pone en marcha un largo proceso burocrático y judicial que demora mucho la percepción de las indemnizaciones.

En otras ocasiones, como es habitual en general en la actitud de las compañías de seguros, la valoración de los daños se realiza a la baja y no recoge todos los conceptos a los que hay derecho.

Si Renfe no paga lo que corresponde, será necesario reclamarla por vía judicial. Para ello, si hay actuaciones penales abiertas, como por ejemplo en casos de accidentes graves donde hay heridos y/o fallecidos, hay que personarse como perjudicado, con LEGALCAR, y reclamar en el procedimiento todos los daños sufridos, aportando la documentación que los acredita.

Cuando los daños son más leves, pero no se pagan en su integridad, igualmente será necesario demandar a Renfe y a su aseguradora justificando la reclamación que se hace y demostrando tener derecho a percibirla.

El mejor camino para reclamar por un accidente de tren de la clase que sea es buscar ayuda legal. Si es tu caso, contacta con LEGALCAR y nuestros profesionales podrán orientarte sobre los pasos a dar y cuál es la mejor vía para reclamar por los daños y perjuicios sufridos.

 

Atestados y pruebas

Como es natural, siempre que se produce un accidente de tren de estas características, es necesaria la intervención de las autoridades que de inmediato acuden al lugar del accidente para levantar el correspondiente atestado.

Este tipo de accidentes requiere además una completa investigación para determinar las causas del siniestro, no solamente para averiguar la dinámica y la causa del accidente, sino también a la hora de depurar responsabilidades y sobre todo, a las víctimas.

El atestado elaborado por un accidente de este tipo será importante para las víctimas, de cara a la reclamación de los daños personales y materiales sufridos. En muchas ocasiones se abrirán unas Diligencias Penales en el Juzgado correspondiente donde deberán personarse las representaciones procesales de las víctimas.

Al tratarse el tren de un medio de transporte público de pasajeros, los mismos, que también tienen la consideración de ocupantes, están cubiertos por el Seguro Obligatorio de Viajeros (SOV), incluido en el billete de tren que adquirimos y por el que se nos dará en su momento con arreglo al baremo específico para este seguro.

Aparte de ello, tendremos que reclamar la responsabilidad civil de un tercero, de la que tendrá que hacerse cargo la aseguradora del responsable. En este sentido, el atestado ayudará mucho a determinar esa responsabilidad de cara a la reclamación de daños.

 

Documentación médica necesaria

Cuando sufrimos daños personales en un accidente de tren, va a valorarse en función de la documentación médica de la víctima. De ahí la importancia de tener claro que cuantos más informes y justificantes médicos tengamos, mejor podremos acreditar los daños personales sufridos de cara a la aseguradora.

Es posible que en un accidente de tren la primera asistencia médica nos la den los servicios de emergencia que acudan al lugar del siniestro. Es importante conservar ese informe inicial. Lo más habitual es que nos trasladen a un Hospital, pero si nuestras lesiones son más leves y no nos trasladan, deberemos acudir nosotros de inmediato a un centro médico, porque el diagnóstico inicial es el más importante.

Debemos asegurarnos de que nos hagan todas las pruebas que sean necesarias y de que el informe de alta especifique todas las lesiones que hemos tenido. En cualquier caso, la primera asistencia médica debe acreditarse antes de que hayan pasado 72 horas desde el accidente.

Posteriormente necesitaremos realizar tratamiento rehabilitador, que será más o menos largo según las lesiones que hayamos tenido. Debemos pedir además que nos hagan cuantas pruebas diagnósticas necesitemos para que nuestras lesiones queden bien acreditadas, tales como resonancias, TAC, ecografías, etcétera.

Por último, es fundamental un informe final del traumatólogo que indique cómo estamos después del tratamiento, y las secuelas que nos hayan quedado en su caso. Los justificantes de citas, informes de pruebas, y cualquier otro documento médico deben guardarse, porque son importantes para la reclamación a la aseguradora.