Indemnización por caída en un supermercado

Indemnización por caída en un supermercado

¿Quieres saber si puedes reclamar una indemnización por una caída en un supermercado? Te explicamos cuándo tienes derecho a ella y qué debes hacer para reclamarla.

Seguro que conoces a alguien que ha tenido un accidente en un supermercado. Este tipo de situaciones son más habituales de lo que pensamos en la vida diaria, de la misma forma que cualquiera puede sufrir una caída en la vía pública, en una tienda o en un restaurante.

La mayoría de los usuarios desconocen cuándo pueden reclamar por los daños que hayan sufrido en este tipo de siniestros y el modo de hacerlo con garantías.

En este post vamos a aclarar las dudas más frecuentes y a dar las pautas fundamentales para saber qué hacer en estas situaciones, que podrán reclamarse siempre que se den adecuadamente los primeros pasos tras el accidente.

Como se trata de supuestos de responsabilidad civil, te explicaremos también por qué es conveniente siempre asesorarse con un abogado.

 

Me he caído en un supermercado

 

Imagina una situación tan habitual como ir a hacer la compra, y sufrir una caída porque hay un líquido derramado en el suelo que no hemos visto. Resbalamos, nos caemos, y todo puede quedar en un buen susto y alguna magulladura sin importancia.

Pero no siempre es así. Este tipo de accidentes sorpresivos y bruscos, pueden tener graves consecuencias para el usuario, porque normalmente se producen de manera violenta y lo más habitual es sufrir algún tipo de lesión más o menos grave, desde un esguince menos importante hasta una fractura, siendo las de cadera, por ejemplo, bastante habituales.

En muchas ocasiones, cuando el daño aparentemente no es grave, el perjudicado se levanta, y aunque se sienta dolorido, se marcha del lugar sin hacer nada más.

Como muchas veces los dolores derivados de este tipo de caída no aparecen hasta unas horas después, el lesionado se encuentra con que en realidad tiene lesiones, que van a requerir asistencia y tratamiento médico, y no tiene forma de demostrarlas, por haberse ausentado del lugar de los hechos sin avisar a los responsables del supermercado ni haber tomado las medidas adecuadas para acreditar el accidente.

Y estos casos son los que normalmente luego son muy difíciles o imposibles de reclamar.

Por eso, sea cómo sea el tipo de caída (aunque inicialmente parezca leve), es fundamental tener en cuenta que hay que demostrar que la responsabilidad es del supermercado y no del cliente, porque de lo contrario, su compañía de seguros negará el pago de cualquier tipo de indemnización.

 

¿Tengo derecho a una indemnización por caída en supermercado?

 

Como ya hemos visto, existen varios tipos de accidentes por caída que se pueden producir en un establecimiento de este tipo.

Aunque la más habitual es el resbalón motivada por manchas de líquidos o productos derramados en el suelo, puede producirse también por una baldosa defectuosa, o una zona de paso donde se puede tropezar con algún producto mal colocado.

Sin embargo, no todos los accidentes de este tipo pueden dar derecho a percibir una indemnización por los daños sufridos. Así, cuando ésta se produce por culpa o negligencia del propio usuario y sin intervención alguna de terceros, no hay nada que reclamar.

Pongamos un ejemplo que en LEGALCAR hemos escuchado alguna vez, y es cuando pagamos la compra y vamos cargados de bolsas, con tan mala suerte que tropezamos con una de ellas y nos caemos, lesionándonos.

Esto, que puede parecer difícil que ocurra, se ha dado en varias ocasiones. La víctima se cae por su propia culpa, y, por tanto, aunque la caída se haya producido en el propio supermercado, éste no tiene responsabilidad alguna.

En resumen: tendremos derecho a reclamar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos en una caída cuando ésta se produce por causas imputables al establecimiento.

En estos casos, para poder percibir esta compensación económica, deberemos acreditar no solo el accidente en sí, sino la relación causal entre éste y las lesiones sufridas.

 

¿Cómo puedo reclamarla?

 

Partimos de la base de que el ciudadano de a pie desconoce, como es normal, la normativa sobre responsabilidad civil, y aunque tenga una leve idea de que puede reclamar al supermercado por los daños sufridos, no sabe ni cómo, ni cuándo, ni lo que necesita para hacerlo.

Por ello, para reclamar la indemnización que en estos casos nos pueda corresponder, hay que tener claros unos pasos fundamentales, y acudir lo antes posible a un abogado para que nos oriente y nos asesore, y, sobre todo, defienda nuestro derecho frente a la aseguradora del comercio de que se trate.

Todos los establecimientos públicos cuentan con un seguro de responsabilidad civil, que cubre las indemnizaciones a las víctimas de accidentes sufridos en ellos.

Normalmente, no va a haber problema para reclamar esa indemnización si se toman las medidas adecuadas para demostrar tanto la caída como los daños.

Pero como ya sabemos que las aseguradoras nunca se ponen en el lugar de la víctima, y que como defienden su propio interés buscarán pagar lo menos posible al perjudicado, necesitaremos ayuda legal para que sea un abogado que conozca a fondo la normativa sobre responsabilidad civil quien reclame de igual a igual al seguro.

Para poder hacer la reclamación con garantías, vamos a necesitar acreditar los hechos, y para ello los primeros momentos tras ocurrir el accidente son claves.

¿Qué nos va a hacer falta?

No abandonar nunca el lugar de la caída hasta avisar a los responsables del establecimiento de lo ocurrido, y si vamos acompañados, poner de inmediato una reclamación en el servicio de atención al cliente del establecimiento.

Avisar tanto a la Policía como a los servicios de emergencias, para que acudan al lugar y disponer así de un Atestado y de un Informe Médico de primera asistencia que ayuden a demostrar que la caída se ha producido, y cómo ha ocurrido.

Recabar datos de testigos presenciales. Este tipo de accidentes casi siempre son presenciados por otras personas, al encontrarnos en un lugar público. Su testimonio será fundamental si por alguna razón el supermercado quiere eximirse de responsabilidad.

Sacar fotografías del lugar del accidente y de la causa que lo ha provocado. Como es fácil imaginar, si ésta se ha producido por una mancha, un líquido derramado, o una baldosa defectuosa, los servicios del establecimiento van a eliminar o reparar de inmediato el motivo de la caída, por lo que conviene acreditarlo con fotos.

Presentar una reclamación por escrito en cuanto se pueda en el servicio de atención al cliente del supermercado, especificando fecha, día, hora, datos de testigos, descripción de los hechos, y si es posible, acompañando el mismo con fotografías y del informe médico inicial.

Contactar con un abogado que se dedique a temas de responsabilidad civil cuanto antes. En LEGALCAR tenemos amplia experiencia en este tipo de casos y son muchos los que hemos tramitado con éxito en esta materia.

Realizar todos los trámites de una reclamación de este tipo por tu cuenta no es sencillo, por el desconocimiento y la falta de información. No vas a saber a qué tienes derecho ni cómo tienen que valorarte y pagarte los daños sufridos.

Por eso, si tienes que reclamar una indemnización por caída en un supermercado, contacta con LEGALCAR, y nuestros abogados te informarán sin compromiso sobre tu caso y las opciones de viabilidad.